I edición

de Potorrock Valladolid

20 de junio de 2014. Sala Asklepios (Valladolid). 21.00. 5/7€

Jhana Sonido Electro-Orgánico

Las Sexpeares

Raw Paw

 

Txt: AnaInk

Fotos: Sandra garcía

El pasado viernes 20 de Junio se celebró el primer festival musical feminista y autogestionado de  Valladolid, el Potorrock, en la céntrica sala Asklepios. Organizado por Acción Feminista y Hacia el Sur del Atlántico a través del crowfunding.

El público de todas las edades fue llenando el recinto poco a poco y pasadas las  10 de la noche dos chicas de la organización se subieron al escenario para explicar brevemente el objetivo del festival y dar las gracias por hacer que fuera posible. El objetivo era fomentar y visibilizar la participación de la mujer en todos los ámbitos de la creación musical alternativa: desde artistas a promotoras y como público.

El primer grupo en romper el hielo fueron Raw Paw (Toledo) tres chicas, batería, bajista/coros y guitarrista/cantante, que viven y actúan en Madrid y era la primera vez que salían fuera de la capital y que era agradable ver un público como el pucelano que responde bien a las canciones. A destacar una versión punk de twist and shout de los Beatles y que el público se animó y la pista de baile se convirtió en la mejor zona para hacer pogos. Tras varias canciones tocaron una en español que presentaron en las pausas que hacían entre canciones.

Tras ellas, y una pausa de diez minutos, fué el turno de Las Sexpeares (Barakaldo) Otros tres miembros forman el grupo: un chico bajista, la guitarrista y cantante, y la batería. El grupo bajó el ritmo y el público lo notó dispersándose en algunos momentos. No fueron tan comunicativos como las Raw Paw y no hubo pausas entre sus canciones.

Para poner el cierre, Jhana Sonido Electro-orgánico (Valladolid) jugando en casa, preparó su pedal de loops, al filo de la medianoche, para realizar la prueba de sonido in situ antes de comenzar su actuación.  Su música se basa en cantar sobre una base grabada en el mismo momento a base de beatbox y percusión eléctrica.  Llegados a este momento el público ya estaba bastante caldeado y hubo gente que se subió al escenario a bailar y saltar, las camisetas sobraban y el sudor se veía en la frente de todo el mundo, lo que trajo consigo pequeños problemas técnicos. Su forma de tocar la guitarra eléctrica fue bastante potente en versiones como Whole lotta love de Lez Zeppelin o Born to be wild de Steppenwolf.

Sin duda una buena iniciativa a repetir en años próximos.

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas