Vicente Amigo + Oscyl

Concierto Extraordinario Año Nuevo Oscyl

sábado 4 enero 2014. Sinfónica. Auditorio Miguel Delibes, Valladolid

Fotos de Antonio Macías
Cronica de Emilio Revilla

El pasado día 4 de Enero asistimos en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid a un magnifico espectáculo protagonizado por el genial guitarrista Vicente Amigo, junto con la Orquesta de Castilla y León dirigida por el maestro Joan Albert Amargós.

El concierto, homenaje al poeta Rafael Alberti, forma parte de la composición “Canción de un Marinero en Tierra” compuesta por Amigo en 1992, y renombrada en 1997 como “Poeta”.

La obra fue orquestada por el gran compositor cubano Leo Brower, gran amante del flamenco y que en 1967 ya compuso “Canciones Amatorias sobre coro mixto” en la que fusionaba la música clásica con textos de Lorca y Jose Hernandez, haciendo una primera incursión en la fusión de música y poesia.

Sobre Joan Albert Amargós, ganador por 10 veces del premio al mejor arreglista de España, poco se puede decir más allá de que es una de las máximas figuras musicales de nuestro pais en los últimos años. También es conocida la debilidad de este magnifico músico y compositor por los sonidos flamencos como queda patente en su composición del año 2002 “Proyecto Flamenco en Orquesta”. En el año 2005 también colabora con Vicente Amigo en “Un momento en el sonido”.

Respecto del artista principal, Vicente Amigo, hay que señalar a este Cordobés de Sevilla como uno de los máximos exponentes actuales de la guitarra flamenca. Músico que ha recorrido todo el mundo con sus acordes y ha compartido escenario con las mejores guitarras del mundo desde ya hace más de 20 años. Sus más fuertes influencias, según él mismo reconoce, son los maestros Paco de Lucia y Manolo Sanlucar de los que es digno heredero.


En una primera parte estrictamente flamenca el artista desplegó su maestría técnica y su ritmo que en un escenario acusticamente magnifico creó una atmósfera en la que los temas de diez minutos se sucedían y parecían incluso demasiado breves, solo interrumpidos por los intensos aplausos con los que el público respondía a la entrega de los artistas. Tras 45 minutos de espectáculo flamenco llegamos al intermedio tras el cual aparecieron en escena los más de 50 músicos de la Orquesta de Castilla y León.


Después de unos primeros minutos en los que se percibía un cierto tanteo entre los artistas y alguna pequeña descoordinación comenzo a fluir una esplendida mezcla de estilos en la que los flamencos eran orquesta y la orquesta era flamenca. Una simbiosis musical que pone de manifiesto la interculturalidad del mensaje musical y su potencial como instrumento de dialogo y acercamiento entre diversas formas de sentir. Por momentos los 50 instrumentos de la orquesta seguían e imitaban la rítmica de la guitarra de Amigo, sus punteos y sus bruscos cambios.

La dedicación a Rafael Alberti de esta obra se hizo aún más presente gracias a la colaboración del escritor vallisoletano Gustavo Martín Garzo que actuó como raspsoda recitando los versos de “Un Marinero en Tierra” de Rafael Alberti. Personalmente me pareció la aportación má floja de la
noche, no tanto achacable al gran autor Vallisoletano sino a quien le selecciono para la labor, pues se habría agradecido la elección de un profesional de la voz y no de la escritura.

En resumen asistimos a un espectáculo musical de primer nivel en un auditorio en el que verdaderamente se dignifica el talento y se ofrece un sonido que respeta profundamente al espectador. Y todo esto fue reconocido por el público al final del concierto, de tal manera que la insistencia de los aplausos, unos 15 minutos, obligó a un improvisado y breve “bis” por parte de los más de 60 artistas presentes en el escenario.  

 

 

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas