Palito y Zahorí

Gondomatic, Valladolid, 3/10/2015

Txt. Chail.
Fotos: FernanSu y Víctor L. Gómez

 

Palito es una cantante que toca la guitarra de una manera muy particular, sus finos dedos se deslizan por las cuerdas de su eléctrica muy  suave, con  acordes de jazz y de bossa contando unas historias a veces ridículas, a veces absurdas, a veces  ni historias, retratos, trocitos de vida, fragmentos de conversación... un humor siempre está presente, un humor a veces un poco triste, habla de seres perdidos y desorientados, siempre tratados con ternura y originalidad.

Se gana al público desde el minuto 0 hablando con un marcado acento gallego de sus supuestos orígenes gaditanos. Enseguida aclara que está soltera y abierta a proposiciones. También que se fascinó en un concierto de Quimi Portet ("El del Último de le Fila que no es Manolo García") y que copiándole, grita "¡Libertad!" cada vez que quiere caldear el ambiente. En fin, una actitud de reírse de sí misma y de todo. Y lo mejor es que consigue que nos riamos y emocionemos con ella.


.

Hizo todo su disco de debut, que por cierto está muy bien hecho y tiene canciones estupendas. La acompaña Javier López de Guereña, "Zahorí", guitarrista del trío de Javier Krahe durante 30 años.  Las conexiones de este dúo con Krahe son evidentes, no sólo las personales. También el espíritu de la actuación recuerda al maestro Krahe, su complicidad con el público, si socarronería y sus historias surrealistas y a la vez tan reales.


El guitarrista hizo un par de temas en solitario, ya que en ausencia de su jefe ha aprovechado para estrenarse como cantautor y no lo hace nada mal.
-¡Toca la bonita! gritaba Palito desde la otra punta de la sala
- ¿Cuál?
- ¡La porno!


Y tocó una que no era porno pero era bien resultona, muy en la línea de Krahe.   

Se despidió Palito haciendo el tema que compuso para una murga femenina de Pontevedra basado en un hit de Miguel Bosé, que éstas no se atrevieron a estrenar nunca pero que triunfó en Valladolid.

El lugar donde se hizo la actuación, Gondomatic, merece mención aparte. A la vez lavandería, cafetería y sala de conciertos, merece la pena una visita. Enhorabuena por el lleno que consiguieron y esperamos que sigan programando música en directo.

Muy recomendable Palito, no os la perdáis cuando tengáis la ocasión.

.

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas