ATALAYA ROCK 2015

10/10/2015 - Polideportivo de Pozal de Gallinas, Valladolid

Txt: Jaime Priest
Fotos: David Izquierdo

Una vez más con entrada gratuíta, y una vez más tratando de sobrellevar el botellón que este tipo de eventos generan de forma casi inevitable, la undécima edición del Atalaya Rock ha reventado la asistencia una vez más llenando el pabellón municipal con más público si cabe que otros años, y lo que es más difícil, con similiar número con casi todas las bandas.

Un festival que ya tiene un gran reconocimiento y público garantizado, que se acerca desde toda la geografía nacional para disfrutar de una buena noche de heavy metal, y que, aun sin contar con bandas de primera línea, ofrece calidad, diversión, buenas instalaciones, precios asequibles en la barra, etc, que consiguen atraer año tras año a cerca de 2000 personas. En esta ocasión, repetían en el cartel por un lado Angelus Apatrida, que estuvieron ya en al año 2007, cuando poco a poco despegaban en el panorama nacional, y por otro Saurom, que también estuvieron en 2008.

Además, este año teníamos como golosina internacional a "Thunder mother", que se encontraban de gira por España y aprovecharon muy bien su actuación. Y cerrando el cartel, una grupo de versiones como viene siendo habitual, "Kiss fever band".

Muy puntuales, casi a las 20:30 de la noche saltaban a escena Sinaia, banda con apenas 2 años de trayectoria que se está metiendo en los carteles de varios festivales debido sobretodo a su propuesta musical, basada en el punk rock melódico, pero que se mezcla con el metal más potente o incluso hardcore si es necesario. Con cerca de 500 personas apoyándoles, poro a poco, se fueron sumando más a medida que iban llegando, pues casi siempre hay retraso en los horarios en estos festivales. Comandados por Valen, quien por 4ª vez se subía al escenario de Pozal de Gallinas, descargaron los temas de su único disco hasta la fecha "Cuiudadano Cliente", y precisamente el primero en sonar fue el que da título a dicho album.

El sonido muy potente, al contrario que ocurrió en su actuación en el Olmedo-Rock meses atrás, pero falto de empaque en algunas ocasiones debido a la acústica del recinto fue la tónica general de su actuación. En esta ocasión, presentaron a Isra como bajista estable en la formación, pues hasta ahora cubría el puesto si el anterior bajista no podía desplazarse para la actuación. "Primera vez" o "Reinicio" fueron muy coreados por el público, y es que se han prodigado mucho últimamente por la comarca ganando seguidores en cada visita. Para finalizar los temas "Dentro" y "Verbo" que ponían punto y final a casi 40 minutos de actuación, no sin antes hacerse una buena foto con el público.

A las 21:30 comenzan las suecas "Thunder Mother" ante un lleno pabellón que se animó pero bien al ritmo del rock and roll que estas 5 chicas desprenden en cada canción. Un estilo musical cercano a AC/DC tanto en ritmo como en sencillez que no seja indiferente a nadie, pues su desparpajo en escena y su buen rollo se contagian tras los primeros acordes.

Presentaban su segundo disco "Road Fever", pero también interpretaron temas de su album de debut "Rock ‘n’ Roll Disaster", de tal manera que fueron sonando "The dangeroues kind", "Enemy" o "Thunder Machine" sin bajar el nivel en intensidad en la actuación. En su penúltimo tema "please me", Giorgia Carteri rompio una cuerda de su Gibson sg, cogiendo rápidamente una les paul que sonó mucho más potente y cañera, elevendo la energía de la banda.

En su último tema "You make my day", su guitarrista se bajó a pie de pista para marcarse unaos riffs e improvisaciones entre el público, que la seguía allá por donde iba. Como decía, muy buen sabor de boca gracias a estas chicas que tiene un buen porvenir de continuar así.

A las 23:15 salen a escena los Pantera de Albacete, Angelus Apatrida, apodo que ya se va quedando corto, pues ellos mismos son una apisonadora en directo sin necesidad de apoyarse en este tipo de presentaciones. Dieron un repaso por toda su discografía, sonando temas de "The Call", "Give em war" o "Hidden evolition", a cada uno más cañero y violento, y es que estos chicos tocan de escándalo, pero además hacen temas que sus seguidores cantan y acompañan en cada riff o cada estribillo.

Su vocalista Guillermo se acordó de la primera ocasión en que actuaron en el Atalaya, y mostró públicamente su agradecimiento y confianza en la banda a los organizadores.

Cerca de la 1 de la madrugada actuaron Saurom, quienes, como ya dijimos la pricipio de esta crónica, también repetían actuación en el festival. Fue un concierto intenso por su parte, con algún fallo en el equilibrio sonoro de sus guitarristas. Su música, que ha ido evolucionando disdo tras disco, fue en su mayoría de la última etapa, con temas más sentimentales y romáticos, medios tiempos y mucha fusión con la músical folk.

Fueron sonando temas como "La leyanda de Gambrinus", o algunos de sus recien estrandos videoclips: "Sueños" ó "Vive", pero también cayeron temas antiguos como "El laberinto de los secretos" o "Dracum nocte".



Una vez que finalizó su actuación, buena parte del público decidió abandonar el recinto, entre ellos yo, pero aun así, más de medio aforó aguantó la noche y esperaron al sorteo de la guitarra Ibanez que tuvo lugar al finalizar su show "Kiss fever Band".

::: Atalaya Rock 2005 ::: Atalaya Rock 2006 ::: Atalaya rock 2011 ::: Atalaya Rock 2012 :::

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas