X BODEGA ROCK

Viernes 21 de agosto de 2015

Hornillos de Eresma

 

Después de un año de parón por problemas económicos, resurgió el Bodega Rock en Hornillos de Eresma. Este festival es uno de los más longevos junto al Olmedo Rock y al Atalaya. Todos ellos gratuitos y creados por gente entregada, la Asociación Cultural Hornillos Eresmás, con muchas ganas de trabajar y de ofrecer cada año un mejor cartel para su evento. Su financiación depende además del dinero que se obtiene con la venta de bebidas en las barras habilitadas a tal fin por lo que aunque preparan con esmero el concierto, al final, casi ni lo disfrutan por estar trabajando. En el caso del Bodega Rock, también cuentan con el apoyo de su Ayuntamiento y este año de la Diputación de Valladolid.

 

 

Para su regreso un cartel de lujo: Dunedain, Ankhara y Leo Jiménez. Grupos todos ellos con un montón de años a sus espaldas y un saber hacer increible sobre el escenario. La plaza del pueblo, de unos 190 habitantes..., presentaba un aspecto inmejorable, quizás la mayor afluencia de público en estos 10 años de festival. Gente de Valladolid, Madrid, Palencia, Ávila, Segovia...que no se quisieron perder a estas 3 bandas de heavy metal. Como siempre, resulta curioso ver mezclados a los lugareños, sobre todo a los más mayores con los "melenudos" de camisetas negras.

 

A las 22:30 salieron al escenario Dunedain con Carlos Sanz al frente como nuevo cantante de la formación abulense. Después de pasar por Melqart y dar caña con Iron What? el pucelano se embarca en este nuevo proyecto en el que sin duda encaja perfectamente pero es que con esa voz, este chico vale para cualquier grupo. Fueron desgranando temas durante una hora en los que la gente les arropó y cantó y coreó sus canciones."Buscando el norte" abrió la noche y desde ese primer instante el público ya estaba a tope."Noche de sueños" o "La rosa negra" le siguieron. La banda, aunque con poco rodaje aún juntos y menos directos todavía...tan solo uno de presentación en Ávila ofrecieron un buen espectáculo lo que hace pensar también en que cuando lleven 20 conciertos todos juntos serán unas máquinas. "1.000 golpes", "Mi alma sigue en pie", "El año de la rabia" desmostraban que Tony, Mariano, Miguel, Izko y Carlos estaban a gusto sobre las tablas. Para la recta final su aclamado himno "Por los siglos de los siglos" y ya el cierre con "Corazón de invierno". Una hora de auténtico y clásico heavy metal cantado en castellano.

 

Al filo de la medianoche llegaba el turno de Ankhara embarcados en una gira por sus XX años como banda. Por este grupo no pasan los años, siguen dando el mismo espectáculo, la misma caña y la misma entrega que han dado siempre y se nota. La gente tenía muchas ganas de verlos pues su última actuación por estas tierras fue en el Atalaya del 2013, casi 2 años atrás.

Comenzaron el show con "Demasiado tarde" y "un paso más" con un Pacho Brea a muy buen nivel vocal. Cecilio como siempre, dándolo todo con las 6 cuerdas, al igual que Sergio Martínez que se movía por todo el escenario. Más parado pero no por ello peor músico, Alberto Marín a la guitarra. Y desde el fondo, Jesús Alcalde aporreando la batería. El grupo fue desgranando temas de sus tres discos de estudio como "3.40", "Frío invierno" o "En mis manos". Escogieron un set de lo más cañero que apenas daba tregua. "Jamás", "Mente atormentada", "No digas nunca". Aquí llegó un breve parón donde Pacho dio las gracias a la organización y recordó que estos festivales gratuitos se financian a través de las barras por lo que pidió la colaboración de la gente.

Después siguieron con "Océanos" y la versión de "Powerslave" de Iron Maiden mientras el público la gozaba en la Plaza Mayor de Hornillos de Eresma. Y así se iba llegando al final para lo que se dejaron los trallazos "No mirés atrás" " Hasta el fin" y el broche de oro para cerrar con "Acordes" un tema impresionante tanto en la letra como en la música. Sin duda nos quedábamos con ganas de más pero faltaba tocar Leo Jiménez.

 

Pasaban unos pocos minutos de la 1:30 de la madrugada cuando sobre las tablas saltaba Leo la Bestia y su banda. Leo era el plato fuerte de la noche y así lo demostró el público que casi se vuelve loco cuando apareció. El repertorio que interpretó fue un compendio de temas de las diferentes bandas por las que ha pasado y sus propias canciones. Comenzaron con "Bebe de él" de su época de 037al igual que la siguiente en sonar "Caminos del agua". Tras "Insaciable" de su reciente "Demos, rarezas y kosas varias" llegó el turno de "Domination" una versión de los americanos Pantera. Para el corte "Misantropía" contó con la colaboración vocal de su amigo y road manager Tanke Ruíz. Ambos forman un dúo magnífico. De "Animal soliario" salió "No hay más canciones para tí" que nos llevó hasta "Impotencia" una canción de su época en Stravaganzza. Tampoco faltó de esta etapa su cover de "Hijo de la luna" de Mecano.

El cierre de la noche corrió a cargo de temas de su estancia en Saratoga. La preciosa y sentida "Parte de mí" y la cañera "Resurrección". Pero aún faltaba un corte más, "Tu destino" con el que ya sí concluyeron cerca de 2 horas de concierto metalero que no dejó indiferente a nadie.

 

Sin duda, el regreso del Bodega Rock fue un acierto tanto en el cartel, como en la asistencia con record de público que además, tenía muchas ganas de pasárselo bien. Esperamos que para el 2016 este festival nos siga sorprendiendo.

 

Crónicas

Volver a ValladolidWebMusical

Crítica y fotos hecha por Skaidana (septiembre 2015)