DeKanteo

peligrodefusión…

14 de febrero 2015. CSA Las Dagas. Valladolid

Fotos: Inés Casado
Texto: una Rata del Esgueva

Si el año pasado tocaran en La Asociación Cultural Las Dagas A MAMARLA, preparando una conga de 40 personas, este año  el grupo encargado de mantener el espíritu carnavalero sería De Kanteo, con su fusión fiestera de ritmos, primando el reggae como aglutinador de todos ellos.

Nada tiene ya que ver esta formación con la que iniciara su andadura en el año 2007. Por entonces eran más flamenqueros, ahora hacen más ska.
Son siete miembros, maestro de sonido a la mesa incluido, que nos alegraron en una noche desdibujada por la lluvia.

Vitxu, su cantante principal, tiene un tono de voz cálido y alto, muy bien acompañado por la de una nueva adquisición,  una chica que da más color, si cabe, al grupo.


Llama la atención la incorporación de vientos varios, gaita en especial, que hacen que el cuerpo se mueva casi sin que uno quiera. Y si encima tienes a tu alrededor unas 90 personas que tampoco paran de contornear el cuerpo, pues para qué contarte más.

La noche del 14 fue una noche muy grata, para guardar en el recuerdo. Ya había visto al grupo en la Plaza de la Antigua, y hace un mes habían tocado en la Black Pearl, pero el ambiente que se aspiraba era especial, el grupo disfrutaba y eso se transmite, poco se tardó en conseguir lo que intento narrar, una noche especial en una ciudad en que la música se está minusvalorando a unos niveles alucinantes, y encima con la lástima de que hay grupos como éste que tienen una calidad simplemente arrolladora, y si no, me bastó tema y medio para saber que ese bajista y ese guitarrista no eran poco comunes.


Por lo visto tienen un tema grabado con Histéricas Grabaciones, la mona, más rumbero, pero creo que andan grabando cd.

De lo mejor de la noche fueron varias anécdotas. Una cuando el cantante se bajó a bailar con el público, otra el tema con el que suelen cerrar, que como tampoco hacen conciertos excesivamente largos, suelen repetir, y que por cierto lleva todo el día resonando la dichosa melodía dentro de mi cabeza (…la cruel realidaaaaad, de los …. rotoooos…). Y por último, cuando ya acabaron, y sólo quedaba Turbo, contrastado baterista de la escena local, alguien le dijo: “Turbo no te bajes, hazte un solo de batería”. A lo cual él, ni corto ni perezoso, y con su habitual alegría en la cara, pues continuó dándole a los platos, lo cual agradeció el respetable, y como se puso muy interesante el tema, el bajista subió a coger su instrumento y se puso a improvisar el acompañamiento, pero como esa noche era mágica y contagiosa, el guitarra que ya casi estaba fuera, traicionado por el ritmillo de la música fue llevado otra vez por sus piernas encima del escenario  y se puso a improvisar el ritmo marcado por sus dos compañeros. Muy guapo el final. Muy curioso que nadie sacara fotos o vídeos a mansalva, como suele ser habitual últimamente.

Y lo dicho. Esta noche creo que perdurará en mi recuerdo por mucho tiempo. Gracias a todos, el ambiente fue especial.

 


valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas