EL KANKA


07 de Marzo de 2015. SALA PLANB. SALAMANCA.

Texto y fotos: Sandra García Gómez


Juan Gómez Canca, más conocido como El Kanka, malagueño de nacimiento afincado en Madrid lleva más de 10 años compartiendo sus canciones frescas, irónicas y cercanas. En el año 2007 vio la luz su actual proyecto, El Kanka, un estilo de fusión particular que da vida a canciones que conjugan una variopinta combinación de estilos con una notable madurez y un alarde de cotidiana ironía en las letras. En 2013 ve la luz su primer LP, “Lo mal que estoy y lo poco que me quejo”, y en abril del 2014 lanzó “El día de suerte de Juan Gómez”, segundo trabajo de estudio tras una exitosa labor de crowdfounding. Este nuevo álbum ha sido producido por Juan de Dios Martín. Productor musical, multi-instrumentista y compositor, que ha trabajado junto a artistas como Amaral, Marlango o Xoel López, por citar algunos.

El Sábado en la céntrica sala Plan B de Salamanca, empezando puntual un concierto en el que presentaba su segundo álbum de estudio, El Kanka prometía una noche cargada de energía y buen rollo. Acompañado por Álvaro Ruiz a la guitarra, coros e instrumentos de cuerda varios y por Juan (Manin) como percusionista abrió la noche con No jodan la marrana, coreado de entrada por un público que abarrotó la sala y bromeando desde el primer momento.


Con el permiso de ustedes demostró que los músicos de los que se acompañaba son experimentados y polifacéticos, ya que Mani canta fragmentos de esta canción. Vengas cuando vengas, que en el disco cuenta con la colaboración de Carmen Boza, dejó claro que se puede hacer música con cualquier cosa: silbidos, voces…y que lo importante son las ganas.

Me alegra la vista, uno de los temas más pegadizos del disco y que el público conoce a la perfección, cuenta con un potente beatbox llevado a cabo por Manin, y la interacción a base de bromas con el respetable tampoco faltó. A ésta, siguió A dieta de dietas con unas armonías vocales muy cuidadas y sonidos con las voces llevados a otro nivel. La letra optimista y diferente se queda en la cabeza desde la primera escucha.

Qué bello es vivir, canción del primer disco de El Kanka, contó con juegos en las partes del coro con el público y con guiños a otras canciones que ya forman parte de la cultura popular.

En este momento del concierto El Kanka cede el protagonismo sobre el escenario a Juan (El Manin) para cantar una canción propia: Período de entreguerras acompañado de Álvaro Ruiz a la guitarra.

Volar, cantada por el Kanka a solas en el escenario (con cameo a Bustamante incluido), retoma el hilo del concierto para continuar con El día de suerte de Pierre Nodoyuna, y el momento estelar de Álvaro Ruiz en la parte “flamenca” del final de la canción que arrancó risas del público. Aprovechando el final de la canción, Álvaro se queda en el centro del escenario para interpretar Una de bandoleros, tema propio con aire claramente sureño acompañado por el Manin.

El Kanka retoma en ese momento su primer disco, desgranando Canela en rama, muy coreada por el público, y Lo mal que estoy y lo poco que me quejo, que no dejó que bajara el ritmo que vibraba en la sala. También sonó Refunk, momento en el que el ambiente festivo invitaba a bailar y en la que incluyeron guiños a canciones como “Escuela de calor” o “La macarena”.


No te veo gozar con aire cubano y un solo de percusión por parte de los tres artistas, anunciaba el final “oficial” del concierto que corría a cargo de A desobedecer, toda una declaración de intenciones que creó una especie de pogo en las primeras filas frente al escenario.

Los bises no se hicieron de rogar, y tras tener al público pidiendo a gritos Confieso, suena con el Kanka en solitario sobre el escenario y con un ritmo más lento a pesar de no estar incluida en la lista de canciones inicial. Rin Rin, otra canción lenta del primer disco que contó con la colaboración del público en los coros y con un balanceo de lado a lado dirigido por Manin creando un ambiente íntimo, anunció el final definitivo del concierto con un “chotis por bulerías” hablando de Madrid cantado por partes por El Manin, Álvaro Ruiz y el Kanka. Un final apoteósico y enérgico para un concierto impecable, optimista y original que deja claro que este artista tiene una proyección incuestionable y que deja con ganas de repetir tantas veces como se pueda.

 

 
 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas