LEE RANALDO

Ciclo Delibes+Acústico
Sala de Teatro Experimental.
Auditorio Miguel Delibes. Valladolid
5 de marzo de 2015

Texto: Borja Sánchez Mayoral
Fotos: Antonio Macías

Todo un privilegio para Valladolid contar con la visita de Lee Ranaldo, uno de los fundadores de Sonic Youth. La Juventud Sónica, disuelta abruptamente en el 2011, es una referencia imprescindible en el rock alternativo desde hace tres décadas. Su manera de componer artística e inteligente, con un juego de percepciones que provocan las afinaciones utilizadas en sus guitarras y la confluencia de esos tornados sonoros conseguidos mediante el feedback han dejado una estela ruidosa y brillante en el movimiento independiente.

Ranaldo es un guitarrista bien conocido en la escena underground y experimental. Desde 1987, fecha en la que editó su primer álbum en solitario, ha desarrollado una carrera que ha dado un giro en los últimos tiempos, orientándose más por la composición de canciones en una formato más convencional. Su álbum ‘Between The Times And The Tides’ (2012) marcó el inicio de esta etapa, continuada por ‘Last Night On Earth’ (2013) y el directo ‘Acoustic Dust’ (2014) -grabado en Barcelona-, ambos editados con su nueva banda The Dust. De estos trabajos interpretó temas en una Sala de Teatro Experimental con un aforo medio, algo que nos sorprendió dada la relevancia del músico neoyorquino.

A pesar de ser ‘Between…’  un álbum eléctrico su origen es acústico. Lee Ranaldo ha manifestado que siempre tocó la guitarra acústica, aunque muy poco en público, y había expectación en verle como se desenvolvía en el escenario en solitario con este formato. La verdad es que Lee estuvo muy cómodo desde el primer momento, mostrándose comunicativo y decidido. Son bastantes años de carrera, tiene muchas tablas y eso se nota. Además de poder apreciar su faceta de guitarrista acústico, tuvimos la oportunidad de disfrutar de su trabajo como cantante, puesto que en Sonic Youth las voces normalmente recaían en Kim Gordon y Thurston Moore, cantando Ranaldo unos pocos temas por disco o concierto. Aunque no lo hiciera con frecuencia anteriormente, a Lee siempre le ha gustado cantar.

Armado con una guitarra acústica amplificada y un juego de pedales, el estadounidense arrancó con “Home Chds” y continúo con “Off The Wall”. Los incisivos y potentes rasgueos a su guitarra, su personal voz  y su presencia bastaban para llenar un sobrio escenario iluminado con una tenue luz sobre un fondo claro. Una de las constantes de la velada fue la presentación por parte del músico de sus canciones, la mayoría con un carácter autobiográfico, que revelaban experiencias vitales contadas de una manera honesta. Fue el caso de “Xtina As I Knew Her”, donde hablaba de una chica muy especial que conoció en la adolescencia.

Desde el principio nos dimos cuenta que este peculiar formato acústico no iba a estar reñido con la fuerza ni la intensidad, y así pudimos percibirlo también en “Angles”, en el que cambió de guitarra –algo que haría repetidamente durante la actuación-, el cual sonó muy enérgico, generando con el pedal distorsión y teniendo ecos de folk y psicodelia. “Last Night On Earth” mantuvo de nuevo un buen equilibro entre su articulada voz y unas cuerdas, en esta ocasión muy rugosas, que producían bucles sonoros y su mano que las recorría por el mástil. Más popera se mostró “Tomorrow Never Comes”, con un registro vocal diferente y unas líneas más propias de un bajo, mientras que en la emocionante “Ambulancer”, en la que recordaba a un amigo suyo que murió joven, los pedales originaron reverberación y un efecto de eco en la voz.

La preciosa canción “Bushes And Briars” de Sandy Denny (Fairport Convention), al ser más tranquila, supuso un contraste y anticipó, con el público ya preparado, el pasaje más vanguardista de la noche, una larga pieza con la guitarra destinada a las interpretaciones más amplificadas, que contó con efecto de distorsión bajo los rasgueos, punteos conectados con el folk experimental, una forma de tocar impetuosa, proyección de acordes mediante loops, agitación y aproximación de la guitarra al micro y golpeo a la caja de resonancia, salpicando el conjunto, por momentos, de influencias de avant rock, noise y psicodelia.  

“Lecce Leaving” también tuvo empaque, utilizando asimismo unas campanillas, mientras que en “Hammer Blows” Ranaldo volvió a transmitir garra con recursos bastante expresivos, llegando a romper una cuerda y jugando con la vibración de las pulsaciones al crear un sonido de fondo que se iba diluyendo. Tras este tema se retiró del escenario regresando tras los aplausos e interpretando un par de bises. Con seguridad cogió un arco de violín y comentó que no estaba muy acostumbrado a hacer esto e inició “Key/Hole”, continuando la fase de exploración de sonidos y texturas. Lo cierto es que el autor de esta crónica ya vio a Lee junto a Sonic Youth introducir el corte “The Sprawl” de esa forma en Madrid en abril de 2010, aunque con guitarra eléctrica. Tras finalizar con el arco a modo de outro encaró el último tema de la noche, “Late Descent #2”, que sonó casi eléctrico, despidiéndose agradecido del auditorio.

Listón alto para el primer concierto del atractivo ciclo Delibes+Acústico, con excitantes e inquietantes vibraciones de la mano de este cantautor de folk experimental, una etiqueta con la que le gusta que le califiquen. Un interesante paso en la carrera de un músico acostumbrado a tocar con banda -aprovecho la ocasión para recomendar los discos mencionados de su nueva etapa-, o a realizar conciertos eléctricos en solitario donde también experimenta y nos invita a viajar por paisajes abstractos.

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas