Leiva + Sidecars


Multiusos Sánchez Paraíso 17 de abril de 2015. Salamanca

Texto y fotos: Montse Sing


El primer concierto del madrileño en la ciudad, y uno de los últimos antes de cerrar la gira de su último disco en solitario “Pólvora”. Personalmente no soy fan del artista, pero de vez en cuando hay que salir de la zona confort y probar cosas nuevas. Los pocos temas que he escuchado y conociendo un poco el tipo de público que le sigue, contaba con que el recinto estuviera a reventar y particularmente de chicas. Claro, que a mi sorpresa, estaba equivocada. 

No sé si por decisión de la organización o por las circunstancias, la zona de gradería estaba cerrada (tapada con una gran tela negra) y poco antes de que Sidecars subiera al escenario, no estuviera la pista ni con un tercio del aforo. Aunque no me equivocaba con el tipo de audiencia.

Comenzó Sidecars con energía, característica de Juancho (también hermano del mismo Leiva) cantante de la banda y con un setlist bastante más corto de lo que me esperaba. Entre los éxitos que ciertamente fueron cantados por prácticamente todos en el recinto están: Anfetamina, Fuego Cruzado, Los Amantes, Contra las Cuerdas y Fan de ti. Al salir del escenario, la pista se llenó hasta un poco más de la mitad, pero igual con menos aforo al esperado. 


Llega Leiva, el plato principal de la noche, y el madrileño entra en escena con su aspecto destartalado pero meticulosamente arreglado. Tocó canciones de la formación que le metió al mundillo, Pereza, como Animales y Por mi tripa. También el single de su último álbum “Pólvora” y los éxitos que lo introducen como uno de los artistas más populares: Mi mejor versión, Palomas, Windsor, Afuera en la ciudad, Vértido, Aproximación, Miedo, Eme, Ciencia Ficción, Mirada perdida… Incluyó en su set el último single en el que colabora con Fito Cabrales, Carlos Raya y Carlos Tarque (MClan).


Para el bis, sorprendió al público tocando “Vis a Vis” con la guitarra acústica, pero pronto la dejó para terminar con el single más cantado de su último trabajo “Terriblemente cruel”. Y antes de cerrar, pidió al público que no sacara el móvil (he de decir que este es el concierto en el que más móviles en el aire he visto) y sólo algunos no se pudieron quedar con las ganas cuando empezaron a sonar las notas de Lady Madrid. 

 

Un concierto plano en cuanto emoción, genial en cuanto a sonorización y perfecto para seguidores de Leiva que se sepan todas sus canciones, porque la verdad es que yo esperaba algo un poco menos impersonal y con más sentimiento. 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas