MAMA LADILLA

Sala Arena. 9 de mayo de 2015. Madrid

Crónica y fotos: Laura Domínguez y Javier González

El gran despliegue promocional por las redes sociales los días previos (también conocido como la tabarra) auguraba lo que sería un espectáculo en toda regla. Con una puntualidad casi asombrosa para lo que son los músicos en general comenzó a oírse de fondo la melodía de uno de los clásicos del cine español que muchos reconoceríamos de aquellos sábados por la tarde viendo cine de barrio a la que rápidamente siguió un gran “Puchero de corcheas” para abrir la noche.

Estos chicos del norte de Madrid vinieron a presentarnos su undécimo trabajo, llamado “Coprofonía”. Ya el nombre del disco no te deja indiferente ni, mucho menos, su portada. La primera impresión que me produjo al ver la carátula fue la de pensar en cómo nos bombardean con excreciones desde los medios. La verdad es que pensé que iban a interpretar bastantes más canciones del CD ya que se trataba de un concierto presentación, pero el set list estuvo bastante equilibrado y tocaron un poquito de todo para dejar a todos contentos.

“Coprofonía” se presenta como un trabajo muy en la línea ladillera de una forma divertida. Nada que ver con su anterior trabajo, “Bilis”, que estaba cargado de rabia y de oscuridad, no por ello menos valorable que los demás. Sigue su estilo tan característico y admirable (desgraciadamente por pocos) con esa forma tan original de hacer música diferente, divertida y, a la vez, elaborada siendo sólo tres los valientes que se atreven a subir a las tablas ante una audiencia que no está clasificada en ningún rango de edad específico ni ninguna tribu social.

Su primer tema, “Puchero de corcheas”, empieza de una forma muy melódica-medieval hasta que una tos carraspera acaba con ella y empieza “la chicha”. Podría ser una carta de presentación en la que trata de explicar cómo nacen las canciones de la banda en forma de receta culinaria. Seguimos con “Padezco rock”, una sátira a todos los topicazos de los viejos rockeros del pleistoceno. El single del disco llamado “la paja” es más que curioso ya que en el estribillo se repite una y otra vez “hoy follo”. Mejor escucharlo. Para todos aquéllos que siguen literalmente las doctrinas establecidas por un libro considerado como máxima autoridad, Mamá Ladilla les dedica unas estrofas infantiloides (no merecen más) en “Fundamentalistas”. “Palabras de amor” se presenta como una versión mejorada de uno de los temas del trabajo en solitario de Juan Abarca que, si bien, en acústico no me aportó mucho, en Coprofonía me ha llegado mucho más. Para que veais que no todo es la letra en una canción. Aunque para canción curiosa por su letra, “Detritus”, una sucesión de situaciones probables descritas con todo lujo de detalles en las que cualquier persona puede descomponerse (de forma literal) y formar parte de la materia inerte del planeta. Simplemente genial.

Seguimos, ¿no? “Farloparlante” es la canción más bestia y directa, dedicada a todos los jefes que a los becarios les rompen el tafanario (expanda su vocabulario con Mamá Ladilla en cómodos y prácticos fascículos). “Is for llu” se mofa en modo country de las rupturas amorosas mientras que en “Locas” de ese subgénero femenino que te invita a tu casa para hacerte un jersey (por ejemplo). La siguiente en ponerse en el paredón es la propia banda en “Molto Obligado”. En ella se narran las penurias que pasan por amor las acompañantes de los fanes de la banda (tengo varios testigos que corroboran la historia).


Los dos últimos se me antojan un poco “cajón de sastre”, que no cajón desastre. El primero “Bici sin sillín mix” empieza con un guiño al famoso sketch de Martes y trece que continúa con una curiosa reflexión: “¿De qué se ríen los chinos?” y finaliza con chorrazo de juegos de palabras y trabalenguas. La última es una parodia al héroe de moda, “Jáisemberg”, el colofón final para este disco. Ni sobran ni faltan. No hay relleno ni se quedan cortos. Se trata de un disco que se oye de una vez y no se hace largo ni pesado.

De todas las canciones mencionadas anteriormente, destacaron en el concierto “Farloparlante”, “Bici sin sillín” y “Padezco Rock” entre otras. Rescataron “Primavera”, “Jamón Beibe”, “Pastel”, “Ataca”, “Chanquete”, “El mofeta Elías”, “Pobre principito” y una larga lista de canciones que serían estupendas para cualquier persona que quiera inciarse en el ladillismo. Una pena que el sonido de la sala no estuviera a la altura de las circunstancias. Otro aspecto a comentar respecto a la sala fue el sofocante calor que hizo durante todo el concierto. Si bien es cierto que en este tipo de conciertos suele hacer más calor debido a la algarabía y el movimiento eufórico de la gente, deberían haber tenido en cuenta ese detalle.

Nos vemos en el próximo.

+ de Mamá Ladilla en va-web:

Madrid 2014

Madrid 2013

Cronica Valladolid 2012

Crónica en Porta Caeli (2011)

Crónica Mirarock (2010)

Crónica en la Puerta Verde, Palencia (2009)

Crónica en Porta Caeli, Valladolid (2009)

Crónica en Burgos (2008)

Crónica en Porta Caeli, Valladolid (2008)

Crónica en Potemkin, Salamanca (2008)

Crónica en Potemkin, Salamanca (2007)

Entrevista (2006)

Entrevista (2004)

Cronica de Mama Ladilla, Desgarro Y Durox de Moyera (2004)

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas