Paco Díez y Raúl Olivar

Concierto de música sefardí “Aromas de Sefarad”

Iglesia del Convento de la Concepción del Carmen, Valladolid.
Viernes 2 de octubre de 2015. 21:00 horas.

Txt: Maribel García
Fotos: Facebook músicos

El viernes 2 de octubre a las 21 horas, y dentro de las actividades organizadas por el Ayuntamiento de Valladolid con motivo de la conmemoración del "V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús", disfrutamos de una serie de canciones cuyo eje principal fue la gastronomía sefardí. Un tributo a los descendientes de aquellos judíos que vivieron en nuestro país hasta fines del siglo XV, cuando fueron expulsados y, que a pesar del tiempo y las dificultades, han conservado su identidad y su patrimonio hispánico, preservándolo dentro del entorno cultural de la diáspora y enriqueciéndolo con sus creaciones durante su largo exilio.

En cuanto al lugar elegido para conmemorar este aniversario no podía ser más significativo, ya que este convento de clausura de monjas carmelitas fue la cuarta fundación personal de Santa Teresa de Jesús, que a su vez era nieta de conversos (como bien explicó posteriormente Paco Díez). La acústica de la iglesia, por el contrario, no es la más adecuada para un concierto, hecho que se suple con el ambiente de recogimiento de este espacio.

A las 21 horas dio comienzo el concierto, que era de entrada libre, completándose el aforo. Paco Díez arrancó la actuación, con un guiño oriental en su vestimenta, realizando un recorrió por el pasillo central de la nave de la iglesia y entonando un tema que acompañaba del sonido de una caracola y que evocaba sonidos marineros. Seguidamente interpretó otras canciones, “Alta, alta es la luna” y “El kafé d'amaneser”, que nos transportaron a lugares tan lejanos como Turquia y Grecia.

Posteriormente hizo su aparición Raúl Olivar, gran intérprete de la guitarra flamenca que cuenta con una gran formación y trayectoria musical. Las canciones sefarditas en la voz de Paco Díez, en ocasiones acompañadas con el laúd árabe, y los sones flamencos de la guitarra se complementan perfectamente, dando como resultado una gran riqueza acústica.

Durante el concierto Díez va explicando la historia y las letras de los romances judíos, así como anécdotas de sus encuentros y viajes. Igualmente en varias ocasiones hace partícipe al público invitándolo a que repita los estribillos.

Hay que agradecer y admirar la intensa labor de investigación y divulgación que ha llevado a cabo este músico, rescatando aspectos muy importantes de las raíces de nuestra cultura tradicional y trasmitiendo ese legado que se encontraba casi olvidado.

Y en este afán de investigar y difundir nos habló de su colaboración en un proyecto: la edición en castellano de un libro de gastronomía tradicional sefardí “Aroma de pimientos asados” (Ruthy Davidov) que irá acompañado de un disco de canciones sefarditas.

El concierto continuó con un tema de boda de Marruecos y otros de cocina, procedentes de Salónica o Grecia; en “Gizado de berendjenas” trata las distintas formas de guisar las berenjenas. Seguidamente interpretó una canción que alude al momento de encender las velas en la fiesta judaica del Janucá y otras de carácter litúrgico (“Bendigamos al altísimo”, “Señor del mundo”) o una historia de Moisés (Moshé) en la que se unen la personal voz de Paco con los compases virtuosos de tientos y tangos que salen de la guitarra de Raúl, momento álgido en el que el público prolongó sus aplausos.

Para finalizar, tras una hora y cuarto de actuación, un tema de Marruecos “Hi Torá Lanu Nittana” y el agradecimiento de Paco Diez a los que hicieron posible este concierto (Ayuntamiento, religiosas del Convento, técnico de sonido…).

En fin, una gran actuación que evoca los sonidos y los sabores tradicionales de otros tiempos y recuerda una historia de emigración y diáspora (que por desgracia se sigue repitiendo) y una añoranza de un país, en este caso Sefarad.

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas