SALTO AL VACÍO.

Terraza del café bar “La Luna”, Valladolid 14/8/2015

Txt. Rafa Chail
Fotos: Chail, Tomi Díaz Madrigal y otros

 


Luix Disidente: Guitarra y voz/ Héctor Bumper: batería y voz/Cristina Fernando: Bajo y voz


Tengo que confesar que mi devoción por Luix Disidente viene de lejos. De tan lejos como cuando con 16 años me enseñó un cuaderno arrugado donde garabateaba sus primeras letras, que ya me parecieron fuertes y muy originales. Eso era antes incluso de que existieran los Disidentes, grupo hoy “de culto” pero entonces no muy bien mirado por la progresía que ahora los reivindica. Treinta años más tarde, aún te encuentras fans suyos en cualquier parte de la península o de las islas.


Luix en Ziggy, primer bolo de Disidentes (1.981)

Los Disidentes

http://www.valladolidwebmusical.org/bandas/Disidentes.htm recorrieron en poco tiempo el camino que va de empezar a tocar sin saber ni siquiera afinar las guitarras a dar actuaciones muy convincentes, en las que presentaban como mínimo un par de temas nuevos cada vez (y tocaban mucho). Yo los adoraba, los iba a ver siempre que podía.
Vinieron luego tiempos más oscuros. Ese punk vitalista y ácido se hizo más tétrico, más desesperado.  Después de intentarlo con otras bandas y otras ideas siempre novedosas y arriesgadas, Luix dejó de dedicarse a la música por un tiempo.
Ya en los 2000 nuestro hombre reaparece, con unos cuantos años más y otras circunstancias (ya abuelo, entre otras cosas, espero que no le moleste que lo cuente). Ahora como bajista del grupo de rock and roll más gamberro y descarado que ha habido por aquí, 5 de Septiembre. http://www.valladolidwebmusical.org/bandas/5_septiembre/

En el grupo está también Héctor, otro batallador del rock and roll –Bumpers, La Jungla, Spleen,…- 5 de Septiembre Es otro rollo completamente, nadie quiere tomarse a sí mismo muy en serio, están ahí para divertirse y divertirnos y a ello se ponen con ahínco. 


El bajista de 5 de Septiembre. Foto Iñaki Martín Matos

Los 5S duran hasta que su vocalista Sardi emigra a tierras catalanas y el resto de la banda no consigue, o no intenta sustituirlo.

Y toda esta historia desemboca en que Luix y Héctor, con el veneno en el cuerpo, no se resisten a formar una nueva banda, dándole otra vez un revolcón a todo y volviendo a los orígenes punkis, la revuelta y el coscorrón, para lo cual ha sido clave la presencia fresca y el bajo demoledor de Cristina Fernando Garay.
 


CFG con su hacha. Foto: Cuco

Este nuevo trío de punk-rock dinamitero se presenta con el nombre de “Salto al Vacío” el día de la música de 2.015, causando una conmoción importante entre la gente, que no se esperaba tanto: un montón de temas nuevos e interesantes, solvencia instrumental y entusiasmo a prueba de bombas. Citando a los Ramones, cómo no, y a Tom Waits y a Green Day y a muchos otros. Hablan del punk neoyorkino, de Television, Stooges, de ciudades y momentos que vieron nacer grupos que a base de descaro y convicción conquistaron el mundo tras tocar en garitos, aceras y parques. 

La segunda actuación de Salto al Vacío ha sido nada menos que en la terraza del bar La Luna, clásico de clásicos, un tesoro pucelano. Allí, con sus amplis sobre la acera, tocando para un buen número de parroquianos que se hacían cruces, ¡ver para creer! Esta ciudad empieza a respirar otra vez, volvemos a tener el desparpajo de plantarnos ahí y proponer algo nuevo, directamente, sin complicaciones absurdas ni rollos raros. Algunas señoras, seguramente votantes del hoy huido exalcalde de esta ciudad, se abrían paso por esa acera entre el grupo y su público y se quedaban mirando un ratito… Tampoco pasa nada, señora, ya lo ve Vd.! Nadie sale herido. Sólo pasa que unos cuantos nos lo pasamos de miedo escuchando las nuevas letras de Luix y las evoluciones de estos tres fieras e incluso nos emocionamos bastante.

Ambientazo en La Luna

Hicieron dos pases, dando tiempo a que el personal se bajara unas cervezas, que no sólo de ruido vive el punki. Temas muy interesantes y currados, empezando por una intro instrumental muy cañera que mantiene la tensión sin apenas esbozar melodía. Temas propios en su mayoría y algunas versiones adaptadas el castellano. Ahí hay canciones, hay “chicha”, no es tocar por tocar, estos cabrones siguen teniendo cosas que decir. Por poner un pero, les animo a currar más la parte vocal, estar más pendientes de que se entiendan las letras y de que los coros entren siempre con fuerza. Pero eso seguro que se arregla en un par de bolos más.

Enhorabuena a Salto al Vacío y muchas gracias por seguir ahí. Y enhorabuena a esta ciudad por ir recuperando el tiempo perdido y volver a dejar hablar a la calle



Prohibido perdérselos y mucha atención.  Estáis avisados

 

valladolidwebmusical/cylcultural******crónicas