Festival TriBu

Burgos, 21-27 de septiembre 2015

Texto y Fotos: Montse Sing


Mi primera vez en Burgos y me reciben con los brazos abiertos, porque qué mejor bienvenida que un festival que nos presenta artistas de todo tipo de disciplinas: arte en exteriores, música, gastronomía y deportes urbanos. Hay para todos los gustos y colores, niños y adultos y sobretodo, quien quiera pasarlo bien.


A lo largo de la semana hubo actividades de pago, cómo fue el concierto de Carmen Boza en la Casa de las musas y Jacobo Serra en el Carabás. Además, de un concierto de cámara de la Orquesta Sinfónica de Burgos, un dúo vocal extravagante llamado Archipiel y una charla-coloquio sobre autogestión-cultural.  

El concierto de la gaditana Carmen Boza fue íntimo, no en cuanto a público porque el bar estaba lleno, pero por parte de la artista. Ella sola ante el peligro, burgaleses con los ojos abiertos como platos, cuando empieza a cantar su Mansión de los Espejos. Fue un concierto entrañable en verdad, la he podido ver en todos los formatos disponibles (sola, con Toni su guitarrista y productor, y con banda) y señores y señoras, esta mujer nunca defrauda.

Jacobo Serra fue una historia parecida. El Carabás lleno, Jacobo acompañado por su percusionista Nacho, y su último EP “Don’t Give Up” empieza a sonar. Sencillo, melódico, dulce, maravilloso. Jacobo Serra fue uno de mis descubrimientos en la Plaza del Trigo de este pasado Sonorama, y superó toda expectativa. 


El viernes, en el Salón Rojo del Teatro Principal estuvo Julio Ródenas con el equipo de Radio 3 para transmitir en directo el #ViernesEléctrico de Turbo 3 con actuaciones en directo del plato fuerte de esa noche, El Meister, y los locales Kasparov vs. Deep Blue en acústico. 

El Meister, unas horas más tarde, hizo del fresco de la noche burgalesa más tolerable, con su ecléctico trabajo en solitario “Bestiario”. Hizo bailar a más de uno y a disfrutar a todos. 

Para la mañana de sábado tuvimos a los irlandeses Yossarian, que tras muchos problemas con el sonido, salieron a escena. Una formación compleja para lo que terminó sonando, pero perfecto para disfrutar de una mañana de sol junto a los Food Trucks en el Paseo Sierra de Atapuerca (frente al Museo de la Evolución). Cooper terminó tocando a una hora un tanto crítica, pero congregó igualmente a una base de fans interesante que se reunió en frente del escenario.

Por la noche, Cowabunga, un grupo burgalés, amenizó la tarde noche antes de que los Calceto Chacho Boys pincharan en el fresco burgalés. 


El domingo, un día más grande de lo que se espera en un festival y con la suerte de una mañana muy de verano, los vallisoletanos Cosmic Birds trajeron su ‘Solstice’ a Burgos de la mejor manera.

A los niños se les veía muy atentos, y la ‘marcha’ de las fixies y bicis vintage hizo de un domingo aparentemente ordinario, uno mejor aún. Pecker, fue luego el responsable de cerrar el escenario del Paseo Sierra de Atapuerca, y en solitario y con muchos cacharros, terminó la jornada de la mañana. Este último fue un poco soso para la hora que era.

Los deportes urbanos fueron centro de atención en el Espolón. BeRoller te enseñaban a andar en patines y los monopatines iban de un lado a otro acompañados de trucos muy interesantes.

En el mismo Espolón hubo también una exposición especial de arte contemporáneo por parte de colectivos y artistas. Creación, imaginación y colores inundaron la ciudad para que despertemos y no podamos decir que aquí no hay arte.

 

Por último y para cerrar con un bombo, en las escalinatas del CAB (Centro de Arte de Burgos) se hicieron presentes los irlandeses Delorentos, que con sus canciones animadas bailables levantaron a los asistentes (un gran número de ellos eran niños) a terminar el fin de semana de la mejor forma posible.

Una organización impecable, actividades para todos y a diferentes horas para poder por lo menos probar un poco de todo y mostrándonos que hay más de lo que podemos pensar dentro de la cultura local. Y que jamás dejemos este tipo de proyectos.

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas