Miércoles

Llegó el miércoles 29 de abril, y de nuevo volvíamos a Villarrobledo para disfrutar de uno de los festivales más longevos de nuestra geografía, el “VIÑAROCK”, en su vigésima edición.

Disfrutando del buen tiempo que se hacía presente, nos fuimos acercando al escenario Red Bull para presenciar el arranque festivalero con los valencianos “Mafalda” que presentaban su último disco “Nos deben una vida” , rápidamente empezamos a despegar los pies del suelo para bailar con temas como “Vómito de pija”, “En guerra” o “Ya te llamaremos”.

Recogerían el testigo “Marinah” aportando frescura y matices étnicos con su percusión. Acto seguido, “Vendetta” fueron los encargados de no dar descanso a los asistentes, estrenando su nuevo disco “13 balas”, un directo cargado de ritmo impreso en canciones como “Alerta!”, Time for freedom” o “Egunero”.

El último concierto del escenario Red Bull corría a cargo de los madrileños “Mama Ladilla”, una apuesta segura para desatar pogos y carcajadas de formas simultánea. Hilarante directo que nunca defrauda.

Una vez acabados los conciertos del escenario Red Bull comenzaba la polémica “Fiesta XX aniversario”, y digo polémica por aquello de no estar incluida en el bono del festival. Los encargados de abrir la fiesta fueron “La Sra. Tomasa” y “Muyayo rif” esperemos que en futuras ediciones se les tenga en cuenta para los días principales del festival, pues calentaron el ambiente con su directo para los grupos posteriores.

Llegaba el turno del esperadísimo “Manu chao y la aventura”, quien hizo un cuidadoso repaso por todo su haber discográfico destacando los clásicos como “Clandestino” o “Me llaman calle”, con más de dos horas de música se despidió para dar paso a “La Pegatina”.

Estos últimos nos presentaron dos temas de su último disco “revulsiu”, como “Ni chicha ni limoná” para el contaron con la colaboración de los bosnios “Dubioza kolektiv”. Además, “La Pegatina” ofreció básicos de su repertorio como “Mari Carmen”, “Oliva” y “Miranda”.

Por último “Trashtucada” fueron los encargados de cerrar el 1º día de festival, con un pequeño descenso de asistencia supieron quemar las reservas de los asistente con su particular fusión. Canciones como “Nada nos puede parar”, “de festi?, vale”, “Volante” nos iban llevando al final de la noche para terminar con “Racka Placka”.

Jugoso empiece el del miércoles para ir cogiendo fondo y disfrutar de los 3 días restantes que se avecinaban.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

JUEVES

Atrás quedo la primera noche, y previo a las actuaciones del jueves dimos una vuelta por el abarrotado camping, para más tarde ver las actividades paralelas del festival como “Viña Grow” que alojaba la “II Feria cannabica”.

Llegada la tarde, empezamos con “Envidia Kotxina” que celebran sus 20 años de recorrido como banda y que nos dejaron con aproximadamente una hora de punk rock incisivo, como marca su condición.

La siguiente decisión entre “Esne beltza” y “Gatibu” bandas euskaldunas descantándonos al final por Alex Sardui y los suyos. Gatibu presento canciones de su nuevo “Aurita dantzan” arropadas por clásicos de su discografía como “Bang-bang txik-txiki bang bang”, “Zeu, zeu,zeu” y “Nor zara zu?”. Geniales los bailas de Alex Sardui.

Corriendo, por el tiempo justo entre escenarios, fuimos a disfrutar de la nostalgia con “Siniestro Total” disfrutando de sus clásicos como “Yo dije yeah” y “Mata hippies en la CIES”

Continuamos la jornada con el punk-rock californiano de “Lagwagon”.

Bien entrada la noche, la gran parte de los asistentes se agolpaba para disfrutar del directo de los vallecanos “Boikot”, seguramente una de las bandas que ha pisado los escenarios de Viñarock en más ocasiones. Desde mi opinión personal fue un concierto multitudinario, a golpe de pogo disfrutamos cada uno de los temas que iban desgranando dentro de su recorrido musical como “Inés”, “De espaldas al mundo”, “Gasolina, vidrio y mecha” para la que contaron con la colaboración de Aguayo (Kaotiko). Para terminar fueron despidiéndose con”Amaneció”, “Grito en alto” y “Kualkier día”, en esta última contaron con la colaboración de “Envidia Kotxina”.

Poniendo rumbo al escenario “Delicius sedes” nos encontramos con los sevillanos “Germenes” descargando clásicos del punk rock español así como canciones de su último disco “game over” del que destacaron “Igual de mal” o “Punk´n roll”.

Por último y para cerrar la madrugada del jueves apuramos nuestras reservas con “Kaotiko”. Los Vitorianos supieron disparar el ánimo de los asistentes, con canciones como “Mi mejor colega”, “Juerga”, “Preso 2023” y “Otra noche”. Destacamos la versión de R.I.P “Revolución” dando un cierre enérgico y contundente.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Viernes

Superados los dos primeros días de festival el cansancio comenzaba a hacerse presente, aun así nos decidimos a acercarnos desde temprana hora para ver a los asturianos “Desakato”, Impresionante espectáculo montan encima del escenario, destacando Pepo(voz) que no deja vivo un centímetro de escenario. Desakato es el perfecto ejemplo de lucha, ya que disco a disco han ido ganando un granito de reconocimiento que les hace contar en la actualidad con un numeroso grupo de fans. Ofrecieron canciones como “la ira de los hambrientos”, “El espantayu”, “octubre rotos”, “pánico en Frankfurt, cerrando con “Cuando salga el sol “ y “cada vez”.

A continuación hacían acto de presencia en el escenarios, los extremeños “Sinkope” que pese al sol de justicia que había en en ese momento de la tarde contaron una con numerosa asistencia de viñarockeros. Presentaron cortes de su nuevo disco “Museo de rejas limadas”, pero también hubo espacio, como no podía ser de otra manera para hacer un repaso por su trayectoria, cerrando con la imprescindible “En tarros de miel”.
De nuevo tocaba decir entre dos entre dos bandas que se programaban de forma simultánea “Segismundo Toxicómano” o “Aspencat”, finalmente nos decantamos por los “Segis” y desde luego no defraudaron. Incombustibles ellos y al grito de ¡A afilar los codos, cabrones! , nos fueron ofreciendo temas de sus últimos trabajos como “Murallas” y otros temas clásicos como “Apunta”, “12 años”, destacando entre ellos “Mi vida” con especial mención a Jul Bolinaga (RIP).
Llegó el momento de dejar salir el lado más violento para recibir a los madrileños “Vita Imana” a golpe de acordes y guturales hicieron estallar en forma de headbanding a los asistentes, disparando canciones como “Godwana”, “Nada por ti”, “Animal”, “Seis alamas” o “Paranoia”, como siempre Javier Cardoso y los suyos estuvieron espectaculares.
Llegaba el momento de una de las bandas más intensas del festival, los madrileños “Hamlet”, presentado su último disco “la ira”. Ofrecieron un directo agresivo, contundente , cargado de fuerza con un “Molly” en una forma estupenda y que hizo de forma encomiable la labor de frontman, subiéndose a las pantallas de sonido y comiéndose el escenario acompañado de los suyos, para mí en particular destacaría los momentos en los que sonaron clásicos como “Irracional”, “Antes y después” y “Denuncio a dios”.
Llegaba al escenario el maestro de Carabanchel, aglutinando una impresionante cantidad de festivaleros, deseosos de ese primigenio rock urbano que ha creado escuela. En la primera mitad del concierto abundaban referencias a su último disco “Vergüenza torera”, para después satisfacer la nostalgia de los asistentes con clásicos como “agradecido “, “Sorprendente”, “Flojos de pantalón “y “Maneras de vivir”.

Mientras descargaba “El Reno Renardo”, descanso para cenar, recargar pilas y de nuevo dura decisión a tomar entre la chispa revolucionaria de “Los chicos del maíz” y el estandarte metalero español “Söber”.

Finalmente fuimos a ver a “Sober” quienes demostraron porque están en lo más alto con su nuevo disco “Letargo”, celebrando su 20º aniversario. Ofrecieron una actuación conjunta con “Savia” y “Skizo” bandas de las que los integrantes de Sober forman parte, y que surgieron fruto de un tiempo de inactividad de la banda. Cada una con su

idiosincrasia, ofrecieron un espectáculo visual además de hacernos vibrar con su particular manera de entender la música, y es que aunque las 3 bandas tienen denominadores comunes…gozan de identidad propia.

Quedaban dos clásicos por disfrutar en esta noche de viernes que iba enseñándonos su final, no podían ser otros que “Gatillazo” y “Reincidentes”.

Los primeros capitaneados por el mítico Evaristo, el cual no dejo de desplegar su carácter lúdico, gamberro y sin complejos. Con su Punk-rock reivindicativo escuchamos temas como “esclavos del s XXI”, “Vendido” y “Nº 1 en U.S.A.”. Según finalizaba el concierto hubo un tiempo para hacer un guiño a “La polla records” con “Ellos dicen mierda, nosotros amen”.

Con el cuerpo pidiendo un tiempo muerto fuimos a ver a “Reincidentes” y con canciones como “Vicio”, “Ay! Dolores”, “Nazis nunca más” disiparon toda sensación de cansancio en nuestras piernas. Con “Latinoamérica”, “La infancia en un cargador” o “La republicana”, fuimos despidiéndonos del recinto para abandonarnos al merecido descanso.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sábado

Llegó el último día de festival, era el día de apurar con las fuerzas. La jornada comenzaba suculenta desde el inicio con “Skunk DF” e “Iratxo” quienes pelearon con el sol imperante del momento, consiguieron que las decenas de asistentes se tornaran en cientos con el devenir del set list. Presentaron temas de su nuevo disco como “La ultima bala”, pero repasando también discos anteriores como “Vida”.
Ahora le tocaba el turno al güarrocanrol de “Los de marras”, quienes disco a disco se han ido convirtiendo en uno de los grupos imprescindibles para los afines al rock urbano. Nos presentaban su reciente disco “Surrealismo” escuchando temas como “Ruido”, “¿De qué se ríe?” pero también ofreciendo las canciones que repasan su historia discográfica como “Hierbagüena”, “Es delito” y cerrando con “Sexo en la calle” con la que consiguieron una colaboración total del público, que no dejó de bailar.
Cambiamos la jarana de “Los de marras” por el espíritu combativo de “Habeas Corpus” quienes fueron los encargado de hacer levantar le puño y la conciencia a los asistentes cuando rondaban las 18:30. Con canciones como “Otra vuelta”, “Fanáticos”, “Alas cosas por sus nombre” o “Basta ya!”. Pero no hubo momento para el declive pues dejaron para el final la rabia de temas como “Mano de hierro”, “No te rindas”, “Odio” cerrando con “Sois ejemplo”
De nuevo regresábamos al escenario Zhem , nos disponíamos a ver a “El Ultimo Ke Zierre”, uno de los más veteranos del cartel del festival y que aglutina gran cantidad de seguidores. Entre los temas que nos ofrecieron destacaban los clásicos “Ay de mí!”, “Mis calzones”, “Veneno”, “A cara de perro”, “Soldadito español” y la coreadísima por el público “Escupiré jodidos”. Los de Castellón eligieron para despedir un enérgico directo “Juan de Dios”, Para que quiero más calor”, “Tus bragas” y “A cara de perro”.
A ritmo de Funk andaluz llegamos al escenario Poliakov para liberar el cuerpo según el canon percutivo de Pepe Bao (O´Funkillo) y los suyos. Disfrutamos de cada uno de los minutos que duraron temas como “ya nos vamos pal keli”, “Esos cuernos” o “A jierro”.
Acto seguido, tras un veteranísimo “Kiko Veneno”, otro de los veteranos del festival hacia aparición “El Drogas”, quien aunque ya desvinculado de Barricada ofreció temas como “En la silla eléctrica”, “Victima” o “Blanco y negro”. Eso no quiere decir que no defendiera sus últimos temas, ni mucho menos, vibramos con canciones como “Azulejo frio” o “Peineta y mantilla”.
El jubileo llegaba más tarde con “Canteca de macao”, estrenando nueva formación. Uno de los momentos más bailables y desinhibidos de la noche con canciones como “Bellas”, “Desfase”, “No llores” o “Ragasson”.
Después de coger aire tras la rabia de “Non Servium” llegaba uno de los dulces de la noche, sobre todo por lo emotivo que puede llegar a ser una gira de despedida. “Los suaves” quienes a excepto de su vocalista “Yosi” mostraron una forma estupenda, en lo que respeta al cantante….desde el cariño diré que hizo lo que pudo y tiro de carácter en un momento tan potente como pueda ser la despedida ante miles de personas. Momentos cumbre de la noche fueron aquellos en los que sonó “No puedo dejar el rock” o la esperadísima “Dolores se llamaba Lola”
Se iban avecinando los últimos guitarrazos... Sonaban en coincidencia de horarios con el rock urbano de "Gritando en Silencio" y el mestizaje de "La Raíz", quienes se han convertido en un fenómeno de masas y pusieron el Viña Rock patas arriba como era de esperar.
La puntilla festivalera a la última jornada de Viñarock 2015 para mí, la dieron “Narco”, tremendo directo que nunca defrauda, y que se a la hora que sea en la que les ubique el festival…. Lo ponen todo patas arriba. Quemamos nuestra últimas energías con “Satanízate”, “El chispazo”, “Asesinato alcohol y ácido”, “Son ellos” o la archiconocida “Tu dios de madera”.
Con un montón de km en las botas nos volvíamos para el camping con la música de “Los chichos” que amenizaron el camino a la acampada no solo con su música sino con su buen humor, cuando uno de ellos dijo: “Ahora en el barrio nos llaman los Chichos Maiden”.
Por mi parte un buen sabor de boca como siempre, es de agradecer que un festival como Viñarock disponga su abono a precios populares para que cualquier persona pueda ver a sus grupos favoritos, agradecer una vez más a la organización el buen trato recibido durante el festival.

Txt: César Rodríguez
Foto: David Izquierdo

*por motivos de trabajo nuestro fotógrafo no pudo acudir hasta el viernes,
por lo que algunas fotos son de su archivo

INICIO

CRÓNICAS