Los Zigarros.

Valladolid, Sala Porta Caeli, 10/12/16

Texto: Candido Cisneros
Fotos: Raquel Granja

Pues qué alegría oye. Nada, que no me lo esperaba. Llegué a la sala a ver a los Zigarros, recién llegados de Madrid de casi llenar la Riviera y me encuentro con una Porta Caeli donde no cabía un alfiler. ¡Qué maravilla! Me hace recordar esos tiempos donde la gente contaba las horas para que llegase el fin se semana y ver a sus grupos favoritos, cuando la gente salía a la calle buscando ROCK. Si, con mayúsculas. Porque eso son los Zigarros. Nada de florituras prescindibles, ni pop barato de usar y tirar. Son una apisonadora de Rock n roll.

            Como decía, una sala llena hasta la puerta además, de gente de diversos pelajes. Desde la pija que nunca había roto un plato (y quizá esa noche lo rompió) a rockers de tupé de los de siempre, maduritas, jovencitos, heavies de muy diverso (y largo) pelaje y, parafraseando a los Caskarrabias, hasta gente normal.

            Arrancaron con “Baila Conmigo” y “A Todo Que Sí”, de su segundo disco el cual, venían a presentar. Tras ellas, su particular versión de Pappo, “No Obstante Lo Cual”.

            Fueron poco a poco cayendo los temas de los dos discos de los Zigarros, con una energía, buen rollo y mucho calor que daba la banda al público y que este le devolvió en todo momento. No hubo ni una sola canción que no fuese coreada, bailada, aplaudida y disfrutada. Pero no estoy hablando de las primeras filas, siempre más incendiarias y metidas en el concierto. Hablo de toda la sala, de todo el público. Una de esas cosas que ya casi no quedan, que hacen recordar tiempos mejores para el rock n roll y dejan ver que aún hay futuro, a pesar de tanta música chicle que se nos intenta vender.

            “Desde Que ya No Eres Mía”, “Voy Hacia el Mar”, “Cayendo por el Agujero”, todas fueron muy bien recibidas por el público. La verdad que fueron pocos los descansos que nos dieron para respirar. Alguna que otra vez Ovidi se dirigía al público mientras Álvaro afinaba, o cuando Nacho cambiaba de instrumento.

            “”Odiar”, “Resaca”, “Tras el cristal” o “Ya me olvidé” formaban parte del grueso del concierto. Nadie se movió en ningún momento de su lugar, nadie siquiera pestañeaba mientras Álvaro (guitarra) se arrancaba con uno y otro de sus solos, acompañado en muchos momentos de su hermano, el cual, dejaba más protagonismo a aquel durante sus momentos de cada canción.

            “Tendrías Que Haberla Visto”, “Como un Puñal”, “Voy a Bailar” y “¿Qué Harás Amor?” dejaron respirar un poquito nada más. Quizá fuese el momento más rocker, más clásico de la noche. Fue el momento perfecto para que Álvaro saliese del escenario para tocar su solo entre la gente, entre la gente, lo cual llevó el concierto a uno de sus puntos álgidos, con el público más entregado que nunca.

            Mientras pasan las canciones y unos y otros afinan la banda va improvisando partes instrumentales con mucho carácter y sentido. Arrancándose muchas veces Adrián (batería) seguido por Nacho (bajo) y Álvaro (guitarra). Se nota improvisado, se nota fresco y se nota buen ambiente encima del escenario. Y eso el púbico lo ve, lo nota también y lo comparte. Gran hermandad rockera en todo momento.

            Antes de los bises terminan con “Suena Rock n Roll”, “Tenía que Probar” y la celebradísima “Hablar”.

            Apenas dos minutos estuvieron en el camerino. Quizá el tiempo necesario para secarse un poco el sudor, abrir una cerveza, darla dos tragos y a tocar otra vez.
           
            La tremenda “Dispárame” introdujo al single principal de “A Todo Que Sí”, como es “Dentro de La Ley”, que marcó un gran final de concierto.

            Estaba claro que no se querían ir, que querían seguir tocando. Por ello, se arrancaron con “My Generation” de The Who. Echando un vistazo al set list podíamos ver que no estaba incluida, por lo que vemos el gran ambiente creado en el concierto.

            Una gran actuación que esperemos no tarde mucho en volver por tierras castellanas.

            Hay futuro para el rock n roll.

 

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas