Durango 14

Sala El Sol, 3-12-2016, Madrid

Crónica: David González
Fotos: Cristina Cuadrado

Durango 14 cerraron su gira “Desperado Tour 2016” en la céntrica sala madrileña El Sol. En esta gira en la que han recorrido buena parte del territorio nacional han presentado los temas de su último EP “Vol. 3” que próximamente pasaremos a analizar en la sección de reseñas.


Los madrileños tocaban en casa y se notaba, pues entre el público presente había una notable presencia de amigos y familiares. Llegamos justo a tiempo para su actuación, pero lamentablemente nos perdimos la de los asturianos Blues & Decker que abrían la velada. La circulación en Madrid siempre se vuelve complicada cuando llueve y si a eso le sumamos la propagandística medida del Ayuntamiento de reducir el acceso a la Gran Vía, entre otras calles del centro, conseguimos que aún moviéndonos en autobús urbano como fue nuestro caso lleguemos tarde a todos los sitios, pero esto es harina de otro costal… Volviendo a lo que nos ocupa, repasamos brevemente lo que aconteció en esa noche de sábado en la que nuestros chicos quisieron transportarnos con su escenografía y su música al lejano oeste norteamericano. “Surf & Roll espeso” lo llaman ellos. Me vale. Es una buena definición para que nos hagamos una idea del sonido de esta banda que combina las melodías del rock surfero de los Tiki Phantoms, con el toque swing y rock & roll que le da el saxo de David Pardo y algunos riffs pesados al estilo stoner de Kyuss. Fuman Joe dirige un poco el cotarro haciéndose con el papel de portavoz de la banda. Nos hacen agacharnos para luego saltar y bailar al ritmo de temas como “Aracena”, “Tu madre se comió a mi perro” o “A quemarropa”.

Al ritmo de las palmas y con pases taurinos nos llevan a cambiar de tercio con “Villa Paquita”, y tras “Truck full of chickens” y “Hairy Lemon” llega el quiño a Misión Imposible con “The spy”. Estaban a punto de despedirse por primera vez cuando nos sorprendieron versionando el “L.A. Woman” de los Doors intercalado ente “Surfin’ Wikiki” y “Requiem for a friend”. Tras un breve receso era momento de los bises. Se me hace raro llamarlo bises ya que éstos duraron aproximadamente la mitad de tiempo que la primera parte de su actuación. Aquí nos acechan las “Comadrejas asesinas” con las cuales vivimos un “Duelo al sol”. El ritmo cabalgante de “Desperado” y sus sonidos fronterizos se mezclan con la melodía silvada de “Salamandra”, digna de Ennio Morricone, para despedirse de nosotros de nuevo con el riff de las dichosas comadrejas que lejos de asustarnos nos hacen disfrutar de una noche de rock and roll que nos hace olvidar la que está cayendo ahí fuera.

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas