FABIÁN

El Gran Café, 11 de noviembre de 2016, León.

Texto y fotos: Flucho Wop

Lo primero para parecer un buen músico es serlo, y además rodearse de buenos compañeros en el escenario. Eso es lo que le pasa a nuestro cantautor de cabecera, Fabián (el leonés, no confundir con el autor del “Tiger”).

No seré yo quien hable ahora de las maravillas de este músico que ha hecho correr ríos de tinta desde la publicación de su último disco “La Fe remota”, a cargo de prensa y crítica, pero las evidencias hablan por sí solas, y el pasado viernes 11 de noviembre en El Gran Café la respuesta de fans (que son muchos en León) y público en general fue prueba inequívoca de que este poeta-cantante gusta allá por donde pisa.

Acompañado por Juan Marigorta (guitarra y coros) y el asturiano Alfredo González (teclados y coros), ofreció un concierto en formato trío, sin batería y con la percusión como mucho del rasgueo de cuerdas de su guitarra acústica. Concierto sin batería pero no acústico ya que Juan desplegó muchos riffs y punteos con la guitarra eléctrica acompañando las melodías de nuestro juglar leonés y los muchos momentos de piano del de Tineo que también hacía coros y voces en falsete.




Bien conocida en estas tierras es la trayectoria de Juan Marigorta, echando mano a casi todo lo que se hace musicalmente hablando en León, pero es que Alfredo González se ha codeado además de con Fabián, con Quique González o Nacho Vegas entre otros y tiene discos en solitario tan apetecibles como “La Paciencia del Faquir”, del año pasado.

El show del Gran Café comenzaba con la sala bastante llena y con un “Turista” con Fabián en la voz como acostumbra, susurrante, aunque por momentos sacaba de dentro esa voz fuerte y grave que posee dándole mucho énfasis a las letras, su punto fuerte.

Melodías cuidadas y letras estudiadas, que hablan de lo cotidiano, de lo extraordinario y de amor, claro; o de desamor más bien, saltando de la prosa al verso. Lo que está claro es que el público asistente se sabía todos los temas y así corearon los “He quedado con los chicos”, “La luz distinta” o “Todas las aves del sur”.


Fabián se reservaba para la segunda mitad de la noche los temas más enérgicos como “Páginas tuyas” que empezó cantando fuera de micro, “Gorriones”, “Sálvalo” o “Premio y castigo” (single de alta escuela, para un servidor). Hubo tiempo para recordar a Leonard Cohen, para agradecimientos y para repasar muchos temas ya clásicos en su discografía como “Mis calles de arena” o “La Tempestad, Etcétera”.

Se cerraba así la segunda parte de la gira “remota”, un éxito con innumerables conciertos por toda la geografía para cerrar un bonito capítulo que es esta fe “terremota” que ha convertido el 2016 en un gran año para Fabián.


El triunfo de la constancia acompañada por las musas en estado de gracia.

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas