FESTIVAL PALENCIA SONORA

10 y 11 de Junio 2016. Palencia.

 

Txt: Sandra García Gómez
Fotos: Montse Sing


Un año más, y ya van trece, Palencia se llena de música en el Parque del Sotillo, en la Plaza Mayor, en la Plaza San Miguel y en diferentes bares de la ciudad durante dos días en los que hemos podido disfrutar de diferentes propuestas sonoras en escenarios incomparables. Buen sonido, ambiente muy familiar y poca gente podrían ser las palabras claves para resumir este festival.


El Viernes 10 abría DJ Natweys para dar paso a la primera banda de la tarde-noche:

Trajano. Poca gente aún y poco tirón. Su estilo musical cercano a la música surf (aunque sin llegar a ello) no logró que la gente moviera los pies. Un público de mediana edad, quizás por las fechas de exámenes universitarios, que poco a poco iba entrando en el pequeño recinto. Entre grupo y grupo, DJ Cheshire amenizó con clásicos e indie.


Mucho, psicodelia y sintetizadores, crítica social muy bien hilada, comenzó con temas de los “viejos” y demostraron que “Mucho mola mucho” haciendo bailar con su “mandanga sideral y cósmica” al público con temas como Motores.


Sonograma (“los canapés del festival”) tocaron antes y después de Novedades Carminha en dos pases breves. Su sonido recuerda a grupos como Supersubmarina o Izal, mucho mejor en directo que lo que pudimos escuchar en internet de ellos. Palencia Sonora ha apostado por Sonograma y puede que lleguen lejos. En cuanto a la banda de Santiago de Compostela, se notaba que tenían fans entre los asistentes, cuando se podían escuchar sus letras coreadas y se dejaban ver bailes en temas como Quiero verte bailar.


El plato fuerte del Viernes era Izal, que aprovecharon que su concierto era el de mayor duración, para repasar temas de toda su discografía. En ese momento el recinto se llenó para escucharles, y aunque falló el equipo de sonido hacia el final de la actuación, supieron llevarlo con humor y se solucionó bastante rápido.


Nos quedamos a escuchar a Monarchy, con una puesta en escena trabajada y aunque sus letras en inglés no hicieron que el público conectara demasiado, su música electrónica y la hora de su actuación hicieron que fuese un buen cierre de la jornada en cuanto a bandas se refiere.

 

El Sábado 11 comenzaba desde las 11h con actividades por el centro de la ciudad.

Quizás un horario tan temprano y el calor de comienzos de Junio no ayudan a que haya mucho público, pero ya en la hora del vermú los Tiki Phantoms se dejaban oír en la Plaza Mayor. Su música surf amenizaba mientras la gente tomaba algo bajo el sol.


Ya por la noche en el recinto del Parque del Sotillo y después de DJ Cheshire, Correos, de uniforme con americanas blancas, reivindicaba que además de en los festivales, hay un circuito de salas que habría que revivir. Tres músicos de sonido potente y con más asistencia que el día anterior a la misma hora que animaban al público a cantar con ellos temas como Jóvenes.


DJ Natweys pinchaba “oldies” mientras se cambiaba el escenario y subía Lagartija Nick, un referente nacional que hizo sin embargo que bajara el ritmo sobre el escenario. No se entendían las letras y el volumen estaba demasiado bajo, pero aun así fans de mediana edad incondicionales coreaban las letras.


En este caso Los Bengala fueron el “canapé” que como Sonograma tocaron antes y después de Belako. Un dúo que se puede definir como pachanguero y música de buen rollo que suenan como una banda completa y animaron a los asistentes.

 

Belako subieron a comerse el escenario y lo lograron. Mucho baile, bajos fuertes y psicodelia que hicieron al público entrar en trance. Todo un subidón de energía.


Dorian eran los cabezas de cartel de la jornada, con un repertorio largo que presentaron como un viaje por todos sus discos. No tan lleno como cabría esperar, pero cumplieron.


En cuanto a The Royal Concept fueron un buen cierre del festival con un directo enérgico, muy animado e intentando hablar en español.


Sin duda un gran descubrimiento de festival para nosotras, conviene no perderse la siguiente edición.

todas las fotos 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas