LA PULQUERÍA + Sin Arreglo

LAVA, Sala Blanca, Valladolid. Lunes 31 de Octubre 2016.

Sandra García Gómez.
(Más fotos en: flickr.com


El ciclo de conciertos Valladolid Planeta Fusión presentó la noche del pasado 31 de Octubre el concierto de La Pulquería y Sin Arreglo (como grupo invitado). Los valencianos escogieron la ciudad como punto de inicio de su gira “Lobo de bar” en la que presentan su cuarto disco de estudio grabado después de un parón de varios años, aunque como ellos mismos dicen: “los alaridos enérgicos de La Pulquería, vuelven a escucharse en la carretera. Al menos durante un rato más.”

La noche de los muertos fue la excusa perfecta para que el público se acercara disfrazado (o no) al evento. La Sala Blanca del LAVA, con algo menos de dos tercios de su capacidad, no logró reunir a muchos asistentes quizás por ser una noche festiva y por encontrarse lejos del centro.


Puntuales a las diez de la noche salieron a interpretar La traca final sobre el escenario las dos parejas de hermanos que forman Sin Arreglo: Rober y Javi Hernández y Pablo y Javi Tascón, acompañados en esta ocasión por viento metal gracias a dos integrantes de Seiskafés y maquillados para la ocasión con media cara “cadavérica”. El público, más o menos animado, coreó algunas letras de sus temas ya conocidos en la ciudad El ritmo manda o Ya no necesito el amor. Recuperaron otros de sus inicios como Historia de un zapato y bajaron el ritmo con Mis entrañas. Durante una hora celebraron la noche de los muertos y reafirmaron que “os tenemos que dejar sudados para la Pulquería” mientras la sala iba llenándose hasta alcanzar el aforo que tendría el resto de la noche.


El cambio de escenario entre los dos grupos se hizo algo largo y cuando la gente empezaba a impacientarse un “speaker” subió a las tablas para anunciar el comienzo de gira de La Pulquería. Gerardo, Pancho, Miguel Ángel, Jordi, Adolfo, Eloy, y el recién incorporado Pablo a la batería, estaban dispuestos a sudar y hacer disfrutar al respetable. Abrieron el concierto con el primer tema de “Lobo de Bar”: Borrascas y anticiclones, canción que transmite buen rollo y con la que entraron directamente en la atmósfera de sus conciertos: bailes, saltos, mucha comunicación con el público y bromas entre ellos. Siguieron con Diez años de ron cola otro tema del nuevo disco.


Retrocedemos en el tiempo al año 2007 y su disco “C’mon fandango” para escuchar Machetazos en el corazón y más aún hasta el año 2004 con Morirse de pena, uno de sus clásicos que enlazaron con otro clásico como es Always (también del 2007). Estrenaban batería en este concierto y tuvo algunos fallos al inicio de las canciones por falta de ensayos, aunque nada desastroso. En el 2010 salió a la luz su álbum “Fast Cuisine” del que forma parte la siguiente canción que sonó esa noche Cabeza hueka.


La siguiente canción, “dedicada a los desaparecidos, a los que ya no están, a la fiesta que celebran allá y no acá” volvió loco al público por ser lo que podríamos considerar el himno de la banda: El día de los muertos, muy adecuado para la noche del 31 de Octubre, y que también sonó antes de comenzar su concierto por los altavoces.


Volviendo a temas más actuales y a su último disco, El viaje de los perdidos habla de los refugiados, de la vergüenza que les causa. Repiten varias veces el estribillo “no se puede decir más claro, hoy las vidas y los sueños bajo el mar duermen ahogados, no se puede, son las voces de los hijos, bajo el mar se han apagado”. Otro tema de “Fast Cuisine” muy conocido El Gran Chingón con su coro al más puro estilo Ramones (“Hey, ho, chingón”) hizo que el público terminara de entrar en calor.


En este punto invitaron a subir de nuevo al escenario a los componentes de Sin Arreglo para cantar todos juntos Donde están, otro corte de “Fast Cuisine”, con un desbordamiento de energía por parte tanto de ellos y del público, saltando, haciendo pogos...Era necesario bajar el ritmo para descansar y lo hicieron con Plata o Plomo, empezando en un semi-acústico hasta después del primer estribillo y luego entrando de nuevo todos los instrumentos, dedicándola a “todas las mujeres de la sala. Habla de una mujer que se hizo cargo de un negocio de hombre y no le fue nada mal”.


Llegó el momento característico de todos sus conciertos en el que Gerardo baja al público con una botella de tequila ofreciendo tragos a la gente de la primera fila. Hubo muchas bromas de nuevo respecto al nuevo batería (Pablo) que se perdió varias veces durante la canción. Todos ellos se ponen sombreros de vaquero para interpretar después Tan sierto que pasó, la canción más mariachi y con más estilo mejicano de su primer disco “Corridos de amor” (2004). Sonó también No hay amor, otro de sus éxitos del mismo disco, y es que tras tantos años de carrera es inevitable que todo el mundo haya escuchado alguna vez una canción de La Pulquería.


En resumen, un concierto muy completo, con un repaso a toda su discografía y éxitos, con la misma energía de siempre sobre el escenario y sin que se note apenas el paso de los años. Un grupo que ha sabido evolucionar y adaptarse sin perder su toque original. Un directo para no perder y una gira que promete.

LA PULQUERÍA

SIN ARREGLO

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas