MADVILLE.

Bar El Obispo, Palencia. 11-11-2016

Crónica: Candido Cisneros
Fotos: Cristina Cuadrado

Cuando me dirigía el día 11 al Obispo no sabía cómo empezar esta crónica. Aún a día de hoy, cuando ya he pasado la resaca del concierto sigo sin tenerlo claro. Realmente me enfrenté a uno de esos momentos que todos tendremos pero ninguno quiere que llegue. Unos días antes del evento David, cabeza visible de Madville me llamó: “tio, lo dejo, me bajo del escenario”. Mi cara fue todo un poema. Todos sabemos que llegará. Nadie lo quiere. Madville ponen punto y aparte a su caminar.

Ni que decir tiene que tanto David González (guitarras y voz) como su compañero de andanzas “madvilleras” Diego Serrano (guitarra eléctrica y acústica) dieron todo de sí mismos durante todo el concierto. Nada hacía presagiar el desenlace. Sólo el hecho de que ya lo habían anunciado.

Comenzaron la noche con SDA (In love with a rockstar), “Country Metal Song” y “Kiss, the Floor”, todas de su propia producción y de sus discos. Conviene resaltar este aspecto en una época en que el refrito del refrito de la versión tributada es lo único que vende.

Tampoco tiene nada malo echar la vista hacia los gustos personales de cada uno, sobre todo, como dijo David, viendo algún grupo que “todo mayor de 35 debe conocer”. Es el caso de “Broken”, de Seether, que tocaron con muchísimo gusto.

Conviene señalar las capacidades de cada uno de los miembros de forma individual, desde la guitarra de Diego, profunda, sincera y personal, a la de David, con un toque muy particular y esencial para acompañar su voz, casi de crooner, grave, cálida y serena. Un caldo de cultivo perfecto para una noche fría.

Continuando con “You´re my Home”, “Dog Days” y “The Songwriter´s Doubt” dieron paso a la segunda versión de la noche, “Machines” de Biffy Clyro.

“Once You Said I Love You” y Redemption Song” dieron paso a una de las versiones más personales y que mejor me recordaron a The Doors que yo haya escuchado: “People Strange”. Perfecta en la voz de David, todo un Rey Lagarto del Carrión.

Tras ella Diego se toma un descanso y David nos lleva a su versión más íntima del concierto, en solitario e íntegramente dedicada a su pareja, allí presente (con alusiones también al abuelo, que tampoco perdía ojo). “I´m Always Thinkin´of You”, “This Is War”, “Playing With Fire” y “Miss Me When I´m Gone” custodiaban “Tangled Up In You” de Aaron Lewis.

No queríamos pero llegó. “There Isn´t Breakfast At Tiffany´s” y “Silence” dieron paso al final. Se notaba en sus caras (y en las nuestras). No queríamos que acabase, por lo que se arrancaron con más canciones por petición popular y gusto personal. “Hace You Ever Seen The Rain” de la Creedence, Wild World de cosecha propa, “Wherever you Will Go” de The Calling dieron por terminado el concierto. Acabaron el concierto con algo del principio, como si de un círculo perfecto se tratase: “Austrian Girls” de la primera época de Madville.

Gran concierto de un grandísimo dúo a los que vuelvo a repetir lo mismo: NO OS RETIREIS!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas