MAGO DE OZ+ CRONOMETROBUDÚ

Burgos. Sala El Hangar. 2-4-16

Texto: Candido Cisneros
Fotografías: El hangar

Pues he de reconocer que era mi primera vez en el Hangar. Ya había oído hablar de la famosa columna en mitad del escenario. Lo que no sabía es que era una fila de columnas  que recorría la sala cual espina dorsal. Normal, por otro lado, debido al origen del edificio y su función.

De esa guisa nos acercamos a ver a los Mago de 2016, con su renovado Finisterra y su formación que, siendo “la nueva”, ya va cogiendo unos añitos. Antes de ello una buena muestra de metal “local”. Y coloco esas comillas en la palabra local porque aunque los Cronometrobudú son de Burgos son muchas las ocasiones en que se les puede ver fuera de su tierra e incluso de España, habiendo girado con los Mago por Mexico, por poner un ejemplo.

Metal muy contundente y actual, aderezado con un violín que no les dá el mismo sonido que a los de Txus. Con un tiempo limitado los “Cronómetro” empiezan con “Amagi” tras la intro “Nibiru”. Mucha tralla desde el minuto 1, combinando la melodía del ya nombrado violín con la potencia recibida por parte de la batería. Apenas unos segundos dan paso a “A Dios Rogando”, donde la dualidad guitarra-bajo demuestran que no son sólo potentes por violín y batería.

En todo momento capitaneados por Javier Castro a la voz, grave y personal, van cayendo los temas. “Codo a Codo”, “De Cero”, “Quijotes de Cristal” no dan tregua a un público que abarrota la sala. Se ve que no sólo Mago de Oz arrastra multitudes en Burgos. Cronometrobudú también. No es fácil ser profeta en la casa propia pero ellos lo son. Terminarán con “Soy yo David” y “Vuelve a Respirar”.

Han anunciado ya nuevo disco en breve que presentarán internacionalmente. Si suena igual que lo que escuché en Burgos, va a ser cremita buena.

 


Mago de Oz. Tras un rato de espera mientras se preparaban los dos medios escenarios llega el momento de Finisterra. No sé si por cosa de la sala o de los propios músicos, dos proyectores (uno en cada mitad) reflejaban la portada de la actualización de dicho disco. En el centro el logo de la banda.

Muy poco diálogo entre temas y mucha caña desde que, tras la intro, atacasen con “Satania”. Tocaron Finisterra de cabo a rabo. No es muy habitual que los grupos de rock hagan algo de este tipo. Es más cosa de música clásica debido a la conceptualidad de las obras. En este rollo fueron los Iron Maiden de “A Matter of Life and Death” quienes comenzaron este asunto (y sus buenas críticas se llevaron), seguidos de bandas como Judas Priest o Metallica por nombrar algunos. Mago pusieron de moda en su día el disco conceptual en las bandas de rock de aquí, más o menos la misma historia con los discos dobles (el primer Finisterra así fue) y tres cuartos de lo mismo están haciendo ahora con tocarse de pe a pa un LP completo y de seguido, en el orden original de la grabación (creo recordar que también lo hicieron con La Leyenda de la Mancha) . Podrían haber cambiando el orden buscando un poco más de complicidad con el público, pero prefirieron este nuevo aire.

Las canciones van pasando. Vemos en todo momento mucha complicidad y alegría entre los miembros de la banda. Patricia, su corista, sale en más de una ocasión de su espacio para cumplir funciones de “frontwoman” de una forma muy acertada. Entre otros momentos destacar el medley que se marcan con “El Señor de los Gramillos”, “Polla Dura no Cree en Dios” y “Kelpie”, haciendo un dueto entre Zeta y Patricia muy bien interpretado y acogido por el público. Papelón el de Patricia supliendo la voz de la soprano invitada en el disco, Pilar Jurado. Una grandísima voz lírica sustituida por una voz rockera muy bien adaptada.

Rompiendo una lanza en favor de los Mago de primeros de siglo, los que van de Finisterra casi hasta la actualidad he de decir que mucho que si salían en las radios, en las televisiones y hasta en la sopa, la acogida que Burgos dio a la “Fiesta Pagana” fue enorme. Como digo, no esperaron a los bises para regalárnosla. La tocaron en su posición discográfica, recibiendo una calurosísima ovación. El mismo resultado se llevó “El Que Quiera Entender Que Entienda”.

Si tengo que sacar algo negativo es que “Conxuro” no fue interpretada, sino que se reprodujo. Así, sin más. Vale que dos minutitos para echar un respiro viene bien a todo el mundo (y más con el intenso calor que hacía allí dentro). Reconozco que me esperaba que la banda tocase el tema sobre la pista de voz original del cd. Para gustos y opiniones.

Siguen cayendo temas hasta que terminan con un “Finisterra” impresionante y se retiran. ¿Volverán?¿Han terminado el disco y ya está? Casi. A la vuelta para el bis Carlitos arranca con el riff de Highway to Hell de ACDC, pero no es más que una excusa para introducir “Molinos de Viento”, el único bis de la noche, donde Burgos entero se llenó de calor (si es que aún no lo había hecho).

Gran noche con dos grandes conciertos de mucho rock.

 

CRONOMETROBUDU

Mago de Oz

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas