MANU CARRASCO

Auditorio Miguel Delibes. 13 de febrero de 2016. Valladolid

Texto: Laura Suárez
Fotos: José María GIUSEPPE

Sábado pre San Valentín, el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid hasta arriba. Qué mejor manera de celebrar el amor que escuchando el nuevo disco de Manuel Carrasco “Bailar el Viento”, con unas canciones que son flechazo directo al corazón para todos los allí presentes.

El artista se hace desear, 20 minutos pasan de la cita establecida y es aparecer y ponerse su público en pie.

Conocimos a Manuel Carrasco tras su paso por Operación Triunfo allá por 2002, y desde entonces no ha parado. Cantante, compositor y músico todo en uno, hace que cada tema que toca se convierta en un auténtico éxito. Y es que este artista transmite sentimiento por todos los lados y eso se siente.

Sus canciones son como la vida misma, historias de amor, desamor...  ¿Quién no tiene una experiencia como estas para sentirse identificado?

Esta noche hemos podido escuchar temas de trabajos anteriores y que sus fans se saben al pie de la letra (nunca mejor dicho), como “Aprieta”,”Y ahora”, “Sabrás”, “No dejes de soñar” o “Mujer de las mil batallas”. Esta última una canción que despertó un sentimiento especial en él: “es una canción necesaria para sentir que lo que hago tiene sentido” en palabras del artista. Composición dedicada a la batalla que luchan las mujeres que sufren cáncer de mama.

Su nuevo disco “Bailar el Viento” es un trabajo muy cuidado, creado a caballo entre Madrid y Nueva York bajo la producción de Pablo Cebrián. Es mucho más moderno, con un nuevo sonido pero con el Manuel de siempre, ese Manuel cercano que nos cuenta que escribe sus temas en los bonitos cuadernos que le regalan sus fans, el que se sienta al piano y de un poema hace que fluya una canción como es el caso de “Pequeña sonrisa sonora”.

Se viven momentos íntimos sentado al piano acompañado únicamente de una armónica, y momentos muy alegres a ritmo de flamenquito guitarra en mano hacen que fluya la noche sin darnos cuenta. Guiño incluido del artista a los versos de Zorrilla: “no es cierto Ángel de amor…” al “Pucela de sus amores”.

Los temas de Carrasco además de cantar al amor, cantan a la complicidad, a las miradas, a sentir, a cumplir tus sueños, en dos palabras… a vivir!

“La voz de dentro", “Dame un segundo”, va recorriendo los temas de su nuevo disco. Llegado el momento de los agradecimientos, a sus músicos que aportan su magia desde Chile, Buenos Aires o París, a la empresa de iluminación local y a todos los que han hecho posible el concierto de esta noche, toca la despedida, que no es tal, ya que quedan los bises y mucha noche por delante: “Ya no” single de presentación del disco, número 1 nada más salir, “Uno por uno” acompañado del saxofón y “Amor planetario” hace al público “Bailar al viento”.

Manu Carrasco se presenta con el corazón al descubierto, a “Ser uno mismo en cualquier parte”, y es el mensaje que nos quiere transmitir para cerrar este concierto de más de 2 horas de duración, dando las gracias a Valladolid por la noche tan bonita que le hemos hecho vivir, se va con el corazón lleno y con ganas de volver, y sus fans encantados que lo haga. Sus próximas paradas Sevilla, Valencia y Palma de Mallorca entre otras ciudades, con entradas ya agotadas

 

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas