RUBÉN POZO, MARK OLSON & INGUNN RINGVOLD

Sala Black Pearl, Valladolid, 18/11/2016

Rubén: Guitarras eléctrica y acústica, armónica, bajo, voz y coros
Mark: Guitarras, bajo Hoffner, djembé, lap steel guitar, voz
Ingunn: teclas, arpa, djembé, voz y coros

Txt. Chail
Fotos. Chail y Elena Ortiz


.

Rubén Pozo se ha embarcado junto con Mark Olson, fundador de los Jayhawks y compositor y líder durante una de las etapas más brillantes del grupo (Incluyendo el gran Tomorrow The Green Grass) y su esposa, la multiinstrumentista y estudiosa del folk Ingunn Ringvold, en una gira por pequeñas y medianas salas de todo el país.

.


Atípico trío el que hacen Rubén con esta pareja. La idea surgió en un concierto de Rubén en León al que por casualidad acudió Mark hace unos meses, quedando prendado con las maneras del guitarrista de la Alameda. La propuesta parecía descabellada pero cuajó. Rubén aporta sus afiladas guitarras a las composiciones de Olson, que abarcan los discos de Jayhawks y épocas más recientes. Mark e Ingunn se compenetran perfectamente con los temas de aire más sureño de Rubén.


.

La actuación tuvo un aire íntimo, muy cercano. La sala registró una media entrada que se prestó para los silencios y la comunión entre artistas y público. Excelente sonido, mucho mejor que el que hemos sufrido en esta sala con anterioridad. Se notan los trabajos de mejora.

Se inicia el concierto con varios temas de Mark acompañados de Rubén e Ingunn. Aires entre cajún y blues-rock. El dúo de voces perfectamente ensamblado y enriquecido por la limpia Stratocaster de Rubén. Tras cuatro temas, se retira Rubén y queda la pareja, entramos  en la parte más intimista del concierto, con la presencia del arpa pulsada por Ingunn, instrumentos tradicionales como el lap steel guitar y temas de su disco "Goodby Liselle".

Vuelve Rubén para interpretar algunos de los temas de sus dos discos en solitario y alguno de Pereza: Pegatina, Tonto de Tanto Rock and Roll, Margot,… Se incorpora  la pareja y se une al repertorio de Rubén para acompañarle de maravilla. Por ejemplo, el bajo Hoffner de Mark en La Chica de la Curva, pone la canción en casa, literalmente. Se les ve felices y compenetrados tocando juntos. Especialmete, la cara de felicidad e Mark es un poema.

Tras una vuelta y repaso de temas de Jayhawks como Blue o Wichita y entre los saludos cariñosos del público termina una actuación marcada por el respeto y admiración entre músicos de trayectoria vital y musical muy distinta pero con una visión común: acercarse y ofrecer su música a personas que de otra manera nunca la hubieran conocido. Excelente.

.

 

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas