PINKTONES

On The wing tour
Teatro Zorrilla. 12 de marzo de 2016. Valladolid
Duración: 180 minutos.

TXT: Jorge Mata
Fotos Atnonio Macias (archivo)


Era de imaginar que repasarían los temas del disco “Animals” y así fue, exceptuando el último tema que cierra el disco “Pigs on the wing (part 2)”. Comenzaron con un aperitivo lógico, la canción acústica “Pigs on the wing (part 1)” para tranquilizar un poco al público, con ansias de rememorar, descubrir o disfrutar del sonido que ha marcado varias generaciones, aunque la mía, por desgracia, sólo a unos pocos, todo hay que decirlo, de Pink Floyd. Continuaron con “Dogs”, como era previsible, con ladridos de perros como muy pequeña introducción. Siguieron con mi favorita “Pigs (Three differents ones)” sus reconocidas distorsiones de guitarras y sus juegos de pedales y voz que también aparecen en el álbum. Terminaron con “Sheep” donde en una pantalla circular aparecieron las imágenes de ovejas pastando, más bien aglomeradas o enlatadas como sardinas en las afueras de una ciudad, mientras a dos palmos, en una carreta donde circulaban coches sin cesar contaminando el poco aire puro que podría haber.

Sonaron los relojes y era el tiempo, valga la redundancia, de “Time” y revisar uno de los mejores álbunes de la historia del rock “The dark side of the monn”, no de forma integral como “Animals”, pero si dándole el valor que se merece. Las famosas notas de la hoja y la caja registradora de “Money” y sus vibrantes riffs y acordes, con sólo de saxofón incluido. La canción lenta pero con mucha garra, sobre todo en la voz femenina de una de las dos chicas que hicieron los coros y acompañamientos vocales, puso fin al breve recordatorio de este gran disco el tema “Speak to me”.
El comienzo de dicho álbum como en el caso de “Animals”, aunque sólo dejaron una canción en el tintero, pero este si de forma entera y completa desde la primera hasta la última canción. Tocaron “Wish you were here”. “Shine on you crazy Diamond (1)!, no se puede pedir más, impresionante sólo de guitarras sólo superado por David Guilmore en su día, sin menospreciar a los Pinktones, es sólo por añadir un poco de miga, con su solo de saxofón también muy logrado y acompañado de las voces femeninas. Los teclados notables de “Welcome to the machine” con imágenes de obreros trabajando en fábricas que contaminan y producen radioactividad, una crítica a la sociedad mecanizada por la industria. A continuación “Have a lgar”, rock en estado puro y sus famosas notas de los teclados, para continuar con la balada más reconocia de Pink Floyd, el clásico “Wish you were here, que da título al disco. Para completar la interpretación del mismo terminaron con “Shine on your cracy diamonds (2)”.

Hubo un bis con temas de “The Wall”, incluyendo las cuatro partes de “Another Brick in the Wall” y algún tema más de despedida.

Estuvieron soberbios en el buen sentido de la palabra, no en el término bíblico de la soberbia que utilizan los políticos.

Si estáis interesados en conocer la música de Pink Floyd este es un buen reclamo ver a los Pink-Tones e directo y si ya la conocéis no os va a defraudar, todo lo contrario.

Un comentario al margen del concierto, la discográfica de Pink Floyd tiene más cara que espalda, me refiero a EMI, podría haber remasterizado la discografía del grupo cuando salió en discos compactos y meter algún extra y no como lo han hecho hace uso pocos años, nos habéis timado con los precios abusivos en su día, no sólo en cedé, también en cassette o vinilo. La música es cultura no vuestro negocio, me dirijo a todas las multinacionales pero en especial a este por lo que han hecho con los seguidores de Pink Floyd, en el cual me incluyo, por supuesto.

Fotos de : Pinktones 28 de febrero de 2015. Teatro Zorrilla, Valladolid  

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas