SONORAMA RIBERA

ARANDA DE DUERO (BURGOS)

11-12-13-14 Agosto

Texto: Sandra García Gómez
Fotos: Montse Sing


La decimonovena edición de un festival consolidado como un referente a nivel nacional ha venido cargada de mejoras: mayor espacio en el recinto con el cambio de la zona VIP (se ha ganado espacio para unas 6000 personas, pero aun así la organización ha preferido no aumentar tanto el aforo para no saturar), nuevos y mejores baños en el recinto y un nuevo espacio: el escenario Charco, con grupos de Latinoamérica, son algunos de los puntos que llaman la atención en esta edición.

Más de 60.000 personas (vuelve a batir récord de asistencia) y más de 140 actuaciones repartidas por todo Aranda de Duero y el recinto, son sólo cifras que sirven para hacernos una idea del nivel que está alcanzando el Sonorama Ribera. En palabras del propio Javier Ajenjo, director del festival, están viviendo un proceso de adaptación “creciendo y mejorando” para convertirlo en “un festi al que nos gustaría ir”.


JUEVES 11

Comenzamos la jornada acercándonos al pueblo y la ya famosa Plaza del Trigo, escenario-trampolín para grupos que han despuntado después de su paso por allí, como Izal.

Miss Caffeína dieron un concierto sorpresa para la gente que llenaba la plaza. Aunque tuvieron ciertos problemas de sonido, preludiaron lo que sería su concierto del día siguiente. Reseñable el ambiente en su “Mira cómo vuelo”.

Ya en el recinto, llegamos a escuchar “El Limite” de La Frontera, que quizás por la hora, no presentaba mucha afluencia de gente. El Niño de Elche nos sorprendió con un show lleno de psicodelia, distorsión, fonemas y efectos vocales de estilo B-pop que sorprendieron a unos y desagradaron a otros.

 

Manel, desde Barcelona, presentó un buen aforo en el segundo escenario, con un sonido impecable, aunque quizás un poco monótomo en cuanto al enlazar canciones y temas sobre todo lentos hasta llegar a “Ai dolors” y “Al mar”, dos de sus temas más conocidos que coreó el público.

Quique González & los Detectives eran uno de los platos fuertes de la noche. Escenario principal con escenografía de farolas, uniforme de chaleco para toda la banda y mucho público. Dejaron fluir su magia durante 50 minutos que se hicieron cortos.

Ángel Stanich y su banda, en el escenario Castilla y León, dieron un conciertazo coreado por los seguidores pucelanos que se acercaron a verles. Más hablador que en otras ocasiones y con la colaboración de Guille Aragón a las percusiones nos hizo saltar y bailar con temas como “Metralleta Joe” o “Carbura”. Se huele un nuevo disco próximamente.

El toque nostálgico de esta edición del Sonorama lo puso el Dúo Dinámico. Lleno de público de todas las edades, comenzaron con “Resistiré” como declaración de intenciones, diciendo que ellos fueron “los primeros indies”. Un concierto lleno de anécdotas entre sus canciones más conocidas como “15 años”, “Esos ojitos negros”...y de colaboraciones: Alberto Jiménez de Miss Caffeina, Gabriel de la Rosa de Shinova y Eva Amaral subieron a acompañar al dúo en momentos emotivos de la velada. A pesar de todo ello se notan los años y los desafines en algunas canciones u olvidarse de las letras en alguno momentos empañaron una actuación que por lo demás será digna de recordar.

L.A. en el escenario secundario del recinto principal dieron a sus fieles fans un concierto muy cuidado musicalmente, estrenando “New alerts” y comenzando el concierto con “Stop the clouds”, uno de sus temas más conocidos. A pesar de ser 4 músicos sobre el escenario llenan con su sonido envolvente.


VIERNES 12

La mañana comienza con un Showcase exclusivo para la prensa de Shinova en Le Club. Grupo de origen vasco que presenta nuevo su disco “Volver” el 16 de Septiembre (con Warner Music) y que presenta una increíble apuesta de marketing detrás. Presentados por el director del festival que comentó que “estoy seguro de que van a ser un cabeza de cartel en 3 años” desgranaron algunos de los temas de ese disco como “Viajero” o “12 meses” con letras que hablan de viajar, de música...explicadas por el cantante (Gabriel) Darán que hablar sin duda estos meses.

De vuelta a la Plaza del Trigo llegamos al final de The great barrier, letras en inglés con una potentísima voz femenina y ritmo rockero.

Después de ellos escuchamos a Kitai, grupo explosivo y con un toque canalla que lo dieron todo sobre el escenario e hicieron que aumentara aún más el calor en la plaza.

Tras ellos, el concierto sorpresa de la jornada lo protagonizaron los Niños Imantados, o lo que es lo mismo Love of Lesbian, que salieron a escena disfrazados al más puro estilo The Cure para versionar su “Boys don’t cry” y versionar también “Psycho Killer” antes de tocar “Me amo” y anunciar que no la tocarían por la noche en el recinto principal, pero así hacían un “completo para Aranda”. En palabras del propio Santi Balmes en la rueda de prensa de la tarde “Los Niños Imantados es nuestra respuesta a los que dicen que Love Of Lesbian están sobreexpuestos en todos los festivales nacionales”.

Una vez en el recinto nos acercamos a escuchar a Disciplina Atlántico en el escenario Burgos Origen y Destino. Grupo rock con 5 componentes sobre las tablas y abundantes partes instrumentales.

Carlos Sadness competía contra el calor en el escenario Ribera del Duero y, a pesar de la hora tan temprana, congregaba a numerosos fans que saltaron y bailaron con sus canciones más conocidas.

Egon Soda es otro de los grupos que vamos a tener en cuenta a raíz de esta edición. 6 músicos sobre el escenario (Ricky Falkner y Charlie Bautista entre ellos), sonido impecable y letras coreadas por los asistentes. Sus canciones de “rollo alegre” critican a la sociedad y la economía internacional y sus guitarras recuerdan en muchos momentos al estilo musical americano.

Los Kula Shaker en el escenario principal tampoco dejaron a nadie indiferente. Una introducción “hindú”, incienso por todo el escenario y letras en inglés sirvieron de introducción en su universo musical.

A estas alturas de la tarde cabe destacar que había mucha más gente que la jornada anterior, pero que debido a las mejoras de la organización de este año no se notaba un ambiente saturado. La mayoría de las bandas, tanto desde el escenario como en las ruedas de prensa pidieron que se preste más atención a las salas y a las bandas emergentes, que en general el público no asiste a este tipo de conciertos y sí a los festivales más grandes.

Siguiendo con la jornada, Delorentos, banda irlandesa con un estilo musical cañero y marchoso, animaron a un público no muy numeroso pero que sí conocía las letras y dieron paso a The Hives, una de las cabezas de cartel internacionales del festival que supuso una descarga de energía a cargo de Pelle Almqvist, cantante y showman a partes iguales. Terminaron el concierto con “Tick tick boom” canción conocida por aparecer en un anuncio.

León Benavente congregó a multitud de gente que coreó sus temas más conocidos como “Ánimo Valiente” o “Tipo D”, sin embargo no lograron comerse el escenario y se les notaba algo apagados, cosa que algunos asistentes apreciaron.

Llegó la hora de Love of Lesbian en el que el recinto prácticamente se llenó. En la rueda de prensa anterior al concierto calificaron el Sonorama como “un festival muy humano” optimista y que avanza con cautela consiguiendo cada vez una mayor estabilidad. No se olvidaron de decir a la gente que se acuerde de las salas y sus bandas y ofrecieron un concierto impecable.

The Levitants, otro de los grupos de la poderosa cantera vallisoletana, presentaron su último trabajo “Coimbra” en el escenario Burgos Origen y Destino respaldados por un público que coreó y bailó sus temas. Contaron con la colaboración de Javier Vielba (Corizonas, Arizona Baby) en el broche final del concierto. Son una banda que está creciendo con una enorme rapidez.

Los vizcaínos Belako sonaron tan potentes como siempre, disfrutando sobre el escenario con los temas de su último trabajo “Hamen” y alguno de los anteriores.

Para finalizar la velada Miss Caffeina llenaron el recinto y ofrecieron la mayoría de canciones de su último disco sin olvidar los éxitos que les han llevado hasta donde están ahora, creciendo desde el 2013, año en el que tocaron en el segundo escenario del mismo festival. “Mira como vuelo” es la canción definitiva para que el público se anime.


SABADO 13

Mr. Homeless en el escenario Heineken (Plaza de la Sal) nos hacia comenzar la mañana con estilo folk y rock sureño, pero con la batería ligeramente mal sonorizada y poco público. Hablando con Adolfo Pereira (cantante y guitarrista) nos enteramos de que planean grabar disco en formato trío antes de fin de año.

En La Plaza del Trigo, Modelo de Respuesta Polar recordaban que hace 5 años estaban entre el público y tenían claro que nunca iban a estar sobre el escenario, animando a la gente de que “si soñáis, se consigue”. Power pop con tres guitarras para bailar y moverse.

Nos acercamos a la Plaza del Rollo para ver el ambiente animado por dj’s y observar que multitud de público familiar se acerca a las distintas plazas de Aranda por las que el Sonorama fluye con total naturalidad. La Plaza Arco Pajarito no es una excepción, recuperando a Los Trova, grupo de versiones de una larga trayectoria y presentado a Paco Clavel para hacer bailar a todo el mundo pinchando temas clásicos y ochenteros.

De vuelta al recinto principal, Mucho intentaba animar a la gente para que dejara la sombra y se acercara a las primeras filas. Presentaron en sociedad a su nuevo guitarrista Emilio Saiz (Nothing Places) que ha servido para incorporar más carga de sintetizadores y teclados y sonaron temas como “Grupo revelación” mientras se iba acercando más gente al recinto principal.

Nos acercamos a ver también a Second, que han ido creciendo estos últimos años y a Mando Diao, otro de los cabeza de cartel que aunque no te gusten o no les conozcas desde luego consiguen hacer bailar a todo el mundo.

Después de ellos vinieron Izal con sus canciones más conocidas, un aforo de entradas agotadas y coros por cada esquina. Su final de fiesta vino acompañado de fuegos artificiales y en la rueda de prensa anterior a su concierto consiguieron emocionarnos con su vistazo al pasado y la visión que tienen de Aranda de Duero y el Sonorama. Al fin y al cabo detrás del festival hay todo un equipo que ha terminado por convertirse en una familia y los artistas que pasan por él tienen claro que la organización es cercana y el trato inmejorable.

El sábado para nosotras terminó con Corizonas y la ausencia de Roberto Lozano (Loza) por rotura de clavícula. El público ya estaba cansado pero Vielba, como buen showman, consiguió animarlo. El concierto empezó y terminó con temas del primer disco y se nos hizo corto porque estaba muy bien estructurado.


DOMINGO 14

El último concierto al que asistimos fue el que ofreció la gaditana Carmen Boza en la Plaza del Trigo. Íntegramente en eléctrico, con pedal de loops incluido, hizo que el madrugón mereciera la pena por el subidón de adrenalina en temas como “Culpa y castigo” o la piel de gallina con “Nana noir”. El público terminó coreando “escenario principal” para la artista, que hizo un guiño esperando que dentro de poco volvamos a verla por el Sonorama.


Como resumen de esta edición del Sonorama Ribera: mejor organización, mejores espacios, ambiente inmejorable, grupos que darán que hablar (como Shinova), nuevos escenarios...un festival que continua creciendo cada año que pasa y que para su 20 aniversario promete ser inolvidable.

 

091

Triángulo de Amor Bizarro

Green Silly Parrots

The Levitants

Shinova

Grises

Aira

Izal

Corizonas

 

sonorama en cylcultural

2002 . 2004 . 2005 . 2008 . 2009 . 2010 . 2011 . 2012 . 2013 . 2014 . 2015


 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas