THE KIK

El Gran Cafe. 31 de agosto de 2016. León

Texto y fotos Flucho Wop

 

Los abanderados del llamado “Nederbeat” volvieron a hacer parada y fonda en León, tras su anterior paso por la edición 2012 del Purple Weekend.

En esta ocasión ha sido en El Gran Café de León para cerrar el mes de agosto, ¡y de qué manera!; con un concierto divertido, vibrante y repleto de ritmo.

Lamentablemente este grupo holandés, The Kik, no ha recibido la acogida que merece ya que su concierto del 31 de agosto no contó con mucho público asistente, apenas 30 personas.

Comenzaron el show con “Electriciteit”, tema de su segundo disco, seguido de otras buenas canciones como “De zomer en jij”, “Simone” (de su primer trabajo, versión del tema "The Dancer" de The Allusions) o “Cupido”. También algunos instrumentales de estupenda factura como “De Dave Andriesse Stomp” o “The Man from ODOL” (con coreografía incluida). Un set list con muchas composiciones propias en su inentendible holandés, de puño y letra de los guitarras (Dave y Arjan).

“Erik” (canción que trata de un gato negro) con un final tremendo de guitarras, “Je Bent Als de Wind” con un brutal fragmento de puro r’n’r y Dave a los teclados, y para terminar, un guiño a varios clásicos (pero solo la intro) como sweet child o’ mine, don’t speak, eye of the tiger o smells like teen spirit, en plan broma para tocar “Verliefd Op Een Plaatje” (versión del “Little lover” de The Hollies) y cerrar con otros dos covers (ya habían tocado antes “Suzy” de Ronnie & The Ronnies), “Cleopatra” de Ernie Bender & The Robins (1966) y “Blitzkrieg Bop”. También en varios momentos del concierto sonó el inconfundible punteo del “Misirlou” para arrancar algún tema.

Hubo de todo para pasarlo bien ya que el grupo se entregó y se divirtió igual que los presentes; Paul tocó los teclados con los ojos vendados, le cedió el sitio a Dave que también tocó las teclas además de guitarra y pandereta, Arjan se hizo un solo de guitarra entre el público y todos incluidos Marcel al bajo y Ries a la batería hicieron coreos y posturas. Mucho buen humor pero tocando a la perfección.

Pop-rock de aire sixties con buenas guitarras, finas melodías y armonías vocales para disfrutar y divertirse de lo lindo.

Es una pena que el respetable leonés en esta ocasión no lo haya sido tanto. Parece ser que, en palabras del propio Guillermo de El Gran Café, “el indie tiene más tirón que el rocanrol”.

Aun así mereció la pena. Muy recomendables en sus giras por España (esta vez en Cáceres, Madrid y Barcelona) o en territorio holandés. No les busquéis en otro sitio.

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas