TRIO DUERO POP

La Cistérniga, Valladolid 28 de julio, Plaza Mayor

.

En los últimos veinte  años estamos asistiendo a un aumento exponencial de músicos que transitan por caminos antes muy distantes de la música occidental. Eran extrañas las mezclas de música popular (rock, pop, jazz, blues, folk) y la denominada música clásica. Algo había de forma excepcional ligado en la mayoría de las ocasiones al rock sinfónico y en la denominada “música contemporánea”…pero de carácter bastante excepcional, eran casi todo hitos muy reconocidos.

Tuvieron que llegar formaciones como el Kronos Quartet o Bang On A Can en USA o Ensemble Modern en Europa para difundir de forma muy amplia estos “cruces” entre el universo popular y clásico, para derribar unas barreras en las cimas de las discográficas que ya no existían en la base, siempre colaborativa entre músicos con entrenamiento clásico y entrenamiento popular, muchas veces de oído y sin atenerse a partituras.

.

En España no es que vayamos muy adelantados en este tema –es más, pienso que desde la desaparición de La Orquesta de las Nubes de Suso Sáiz y Pedro Estevan hemos retrocedido- y menos en estos altos y desolados páramos de Castilla y León, donde todo experimento se hace “con gaseosa”…no con auténtica pólvora musical.

El Trío Duero –sus músicos han cruzado muchas veces de un campo a otro -del pop a la clásica y de la clásica al rock- nacieron con la vocación de interpretar dentro del campo clásico un repertorio “español” muchas veces maltratado, aparentemente secundario frente al centroeuropeo dominante, y siguen el ello. Pero tuvieron la visión de hacer coincidir sus amplios conocimientos – composición, formación- con sus “gustos juveniles” y descubrieron el potencial musical del Pop británico – Moody Blues, Procol Harum, The Beatles, King Crimson, Cream, Led Zepellin..entre otros- y fundir instrumentación “clásica” – guitarra, flauta, viola- ligeramente electrificadas con los temas que escuchábamos en los sesenta y setenta (a partir de Sex Pistols y The Clash pasan otras cosas) y ponerlo –concienzudamente ensayados, soy testigo- en un recital, en un escenario.

..

El resultado no puede ser mejor. He visto la reacción de muchos públicos ante sus actuaciones…público urbano y no tan urbano, joven y no tan joven…siempre lo acogen con mucho agrado y cuesta encender las luces de la sala después de varios bises.

Llega de forma directa a mi generación y de forma muy decidida a los jóvenes: por novedoso, por bien interpretado, por los arreglos de Juan Carlos Martín, “McCarntniano” a carta cabal entre rollingstonianos como yo, compositor musical de Teatro Corsario pero que militó por ejemplo en Qloaca Letal de Valladolid – él es leonés-.

.

Le acompañan Paloma Trillo a la viola y José Luís Diéguez a la flauta, que provienen del campo clásico y la formación después de haber pasado por formaciones de rock y baile en el segundo caso…eran otros tiempos, los setenta, donde el circuito de discotecas demandaba actuaciones en directo cada fin de semana…en el “Chelsea” vallisoletano –Las Delicias- ensayaban muchos de estos grupos y otros jóvenes – es mi caso- frecuentábamos esos locales para seguir sus ensayos.

Desfilan por el concierto de forma muy amplia los temas menos conocidos de The Beatles junto a Moody Blues o King Crimson – los más líricos de esta potente formación- y suelen regalar una versión muy bien arreglada de Starway to Heaven de Led Zepellin…a veces, como sucedió en La Cistérniga el pasado jueves 28 de julio, acabaron con el que para muchos es la insignia del blues-rock británico: Sunshine of your Love, de Cream, sirva de homenaje de todos nosotros a la gran obra musical y personal de Eric Clapton, cuyos conciertos es probable que hayan acabado ya por la degeneración nerviosa que padece. Tiene derecho a mejorar su vida…ha pasado lo suyo.

.

Solo me resta decir que deben venir muchos más conciertos, en salas y teatros, pero habría que ver qué pasa en las discotecas que quedan de la época…seguramente los temas resuenen de forma especial.  ¡Os animo a verles!

Txt: Maguil

Fotos: Manuel Doval

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas