BEATLEWEEK

Valladolid 29 y 30 de septiembre de 2017

(1ER HOMENAJE BENÉFICO (AECC) THE BEATLES)

Texto: María Ampudia Blanco
Fotografía: Sandra García Gómez


A lo largo de la semana hemos disfrutado en Valladolid de conciertos, vermús, cine y mucho más como homenaje a esta conocidísima banda. Como colofón final, Pasión Eventos nos ha regalado un fin de semana lleno de música en la Sala Blanca del LAVA.

Grupos conocidos y alguno que no nos sonaba demasiado han puesto su música y su arte para traer a casa a The Beatles.

Comenzamos el sábado 29 de septiembre con un público bastante entregado, donde predominan las familias y los fans de siempre.

Abriendo el escenario Naïa, con una puesta en escena envidiable y haciendo constantes guiños al público en un inglés trabajado. Versionan “Ticket to ride” y “Don’t let me down” y se escuchan tímidos coros entre el público. Dejan de lado el inglés un momento para tocar una canción propia para los fans que han ido a verles. Así “Dime” se cuela entre otros dos grandes temas que, esta vez sí, ponen a la gente en movimiento y consiguen unos cuantos bailes: “Help” y “Back to the USSR”.


Continuamos con Paula Bilá, una andaluza que llega pisando fuerte con “Who's gonna love you?”, un tema propio para cogerle gusto al escenario. Una vez conquistado el público ante la asombrosa voz, asegura que nunca se imaginó versionando a los grandes. Por supuesto, no lo deja ahí y nos deja helados con "While my guitar gently weeps" cantada de todo corazón.

Dado el carácter social del festival, que está dedicado a la recaudación de fondos para la lucha contra el cáncer, Paula quiere dar voz a los refugiados y nos regala un tema de su próximo disco: “Refugees”. Finalmente termina con más temas de The Beatles: “Eleanor Rigsby” y "With a little help from my friends".


Seguimos la noche con Tontxu y Niño índigo, que de nuevo empiezan con temas propios como “Jamás te robaré una madrugada” y “Chueca”. Desde el escenario, aprovechan para dar su apoyo a los luchadores a los que va dedicado el festival y agradecer a la organización el trabajo.

Una vez calentado el escenario pasamos a canciones conocidas de The Beatles, cantadas entre coros, risas, sonrisas y muy buen rollo bajo el talento y la pasión de este vasco que se ríe de la ironía de la situación: ‘Un vasco en Pucela cantando en inglés, ¡Aiba la hostia!'. Suenan al son de la guitarra “Norwegian wood”, “Let it be” y un muy emotivo “Hey Jude”.


Sorprendiendo al público, aparecen en mitad de la sala las chicas de Danza fusión tribal, con un remix de temas del grupo homenajeado. Ritmos de danza moderna, movimientos de cadera y una puesta en escena bien coordinada resumen esta representación.


Antes de terminar el día, un grupo que nunca defrauda, Rufus T Firefly se sobrepone a los problemas técnicos del teclado y va viendo llenarse la sala con temas como “Tomorrow never knows”, “Something” y “Lucy in the sky with diamons”.

Se nota cómo son temas que ya han practicado y versionado antes, dándoles un toque único que el público aprecia entre aplausos y coros. Por supuesto, nos dejan también temas propios cerrando su actuación con “Magnolia” y “Río Wolf”.


Y finalmente, terminamos con Sharon Bates, un estilo muy diferente, que sufren el horario y ven cómo gran parte del público se va a dormir. Mezclando de nuevo temas propios y grandes obras de The Beatles.

Volvemos a la sala blanca del LAVA el domingo 30 de septiembre con menos gente y un ambiente más acústico y relajado. Ya no vemos niños entre el público, pero sí varios grupos apoyados en la pared o sentados en el suelo simplemente disfrutando de la música.

Abrimos el escenario con Dinero y Mechanismo (Sean Marholm y Sebastián Maharg), que han invitado a Elsa, la hermana de este primero, a compartir micro con ellos. Empiezan con “You never give me your money” y una canción de Mechanismo: “Anyway”. Tras agradecer al público, Sean presenta una canción que Paul McCartney sacó en su primer disco en solitario y quizá sea menos conocida: “Every night”. 

Finalmente, con el apoyo de Elsa, “Tan Real” suena en representación de Dinero y “Back to the USSR” vuelve a recordarnos a The Beatles.


Seguimos con Anaheim, quien trae “Oh! Darling!” que ya tardaba en sonar y recibe a un público tranquilo y con pocas ganas de cantar. Tras otra versión de “Norwegian Wood” alternan con temas propios y “If I fell”.


Volvemos a ver a las chicas de Danza Fusión Tribal  con la misma actuación del sábado, y suben al escenario Beatles en el alma con una exagerada cantidad de humo que llena la pista.


Con temas propios en español y algún guiño más a la banda dan paso a Los Brincos, que no dejaron pasar la oportunidad para colar entre temas en inglés sus canciones más conocidas como “Un sorbito de champagne”.

Un fin de semana solidario, lleno de sonrisas y recordando a una banda inigualable, conocida por sus mensajes, su ritmo y tantísimo arte.

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas