EVETH + DEBLER

16 de Diciembre de 2017. Sala Kerala, Valladolid

Texto: Celia Pérez Hernando
Fotos: Fernando González

 

Ansiosos esperábamos que las once de la noche llegaran en aquella pequeña sala de Kerala para que el concierto diese comienzo. Poco antes de que empezase todo, la joven Lucía Rock subió al escenario para deleitarnos durante unos minutos con Another brick in the Wall de Pink Floyd y Dust in the wind de Kansas.

Con este buen sabor de boca y antes de la hora esperada, salieron los artistas invitados, Eveth. El grupo mallorquín empezó a lo grande con La esfera del miedo, comenzando así la presentación de su nuevo disco, Entelequia. Tras Torre de Babel, Mi momento existe, Eclíptica pasión y un no muy largo etcétera que nos hacían recordar su anterior disco El legado de los sueños, casi acabando su actuación y cuando creíamos que no podía ir a mejor, nos sorprendieron con Dios de Kemet y su solo de violín acompañado de una bailarina de danza del vientre que a todos nos cautivó. Tras ésta, finalizaron su gran noche  con Mar Blanco y Espada de Papel.

Después de su paso unos meses atrás por tierras vallisoletanas en el Bodega Rock, el grupo madrileño Débler se hacía esperar. Cuando las luces se apagaron y su canción 186 Fleet Street comenzó a sonar, empezaron a aparecer en escenario poco a poco un miembro de la banda. Primero fue Nelson (batería), seguido de Sergio García (bajo) y Alex García (guitarra) que fueron quienes dieron comienzo a su fantástico espectáculo. Pronto apareció Dani y tras él, Rubén Kelsen comenzó a cantar, enlazando posteriormente con Nada nos podrá parar.

He de decir que no fue una noche perfecta (técnicamente hablando), puesto que se notó que hubo diversos fallos de sonido, aunque el público supo animar y en breve estos problemas se solucionaron.

Después de este gran comienzo, Mar de Lágrimas comenzó a sonar, y tras éste Se apagó el sol. Cuando las estrellas dejen de brillar fue ansiada por todos los allí presentes, dado que el videoclip de este tema fue lanzado justamente un mes antes y, aunque la ausencia de Ailyn (ex vocalista de Sirenia que colaboró con Débler para esta canción) se hizo notar, la ayuda del público consiguió emocionar  a todos, incluso a los propios artistas al levantar entre todos una tira de luces antes del tercer estribillo.

Viendo el público tan entregado, Renacer el alma y Perdido Edén hicieron vibrar de nueva esa pequeña sala.

Alex y Sergio se sentaron, avecinando la balada Rosas color marfil de su último disco, Somnia. El público coreó desde su principio a su final y mostrando rosas que, para sorpresa de todos, eran de color marfil.

Siempre hay esperanza y Duelo hasta morir nos hicieron salir a todos del letargo y la nostalgia en la que la anterior canción nos había sucumbido. Y tras éstas, Rubén pudo descansar su voz mientras Dani nos deleitaba acompañado del resto de integrantes con Duel of fates, canción de Star Wars que Dani interpretó con su ya conocido arco con leds rojos.

Cuando ya se acercaba el final de la noche, comenzaron las sorpresas pues Tony, cantante y guitarrista de Dunedain, subió con los madrileños para cantar Frente al espejo y, al despedirse, otra sorpresa nos esperaba dado que Diego Palacio, flautista de Mago de Oz y Celtian, apareció para tocar conjuntamente Somnia.

Finalmente acabaron con Sentencia final y, con el público pidiendo otra canción, hicieron subir a los invitados anteriormente citados, y junto de unas cervezas y unos globos que el público dejó volar libremente, el concierto finalizó con La procesión de los borrachos.

 

LUCIA ROCK

EVETH

 

DEBLER

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas