THE DICTATORS NYC

-11 ANIVERSAURIO REDUCTO SÓNICO-

Sala Porta Caeli (Valladolid), 17-4-2017

Roge Fluido (letras)
Chusmi (fotos)

 

La ciudad de Nueva York le debe mucho a Handsome Dick  Manitoba y, bueno, también algo a Frank Sinatra. En Valladolid le debemos bastante a la gente de Reducto Sónico por no cejar en cumplir años y mantenerse constantes programando conciertos, que de ningún otro modo podríamos ver por estas tierras,  entre onomástica, guateque y onomástica, fieles a sus principios.

Para este cumpleaños tuvieron la chulería de brindarnos a los míticos Dictators, banda neoyorquina de culto y seminal, plato fuerte en el paladar de punks de viejo cuño, garajeros, rockers y hard rockeros desde principios de los 70. Liderados por el carismático Manitoba –personaje que bien podría haber tenido un papel en Los Soprano- y a pesar de las ausencias de Andy Shernoff –cabeza pensante- y Scott “Top Ten” Kemper (pedazo de guitarrista rítmico), siguen girando por el mundo con la misma actitud, tirando de himnos a todo decibelio y pidiendo relevo para salvar al rock and roll.


A las guitarras están Ross the Boss, otro mítico miembro fundador de la banda (guitar killer muy conocido en el mundo del heavy) y el gran Daniel Rey, antiguo amiguete de la escena neoyorquina y productor y colaborador en tareas compositivas de los últimos trabajos de los Ramones. En la batería está “Thunderbolt” Patterson, excelente aporreador dictatorial desde los 90, y al bajo, en lugar de Shernoff, Dean “the dream” Rispler.

La verdad es que si vas a montar una fiesta, los Dictators son la banda: descarados, divertidos, potentes y con una cantidad de clásicos que no caben en un solo concierto. La sala llena, el público hambriento y no defraudaron, se lió parda.

Comenzaron con Master Race Rock y Haircut and attitude, y a lo largo de una hora y veinte escuchamos, cantamos y pogueamos Pussy and money (mención a los viejos hombres blancos del poder), The next big thing, Stay with me, Who will sabe R’N’R? (“I saw the Stooges covered with bruises”), Baby let’s twist (con Manitoba entre el público), Weekend, New York New York, etc. Pueden permitirse el lujo de prescindir de temazos como Minnesotta strip, I’m right o It’s alright (uno de mis favoritos).


Para despedirse y bis utilizaron una atronadora versión del Kick out the jams de MC5, una de sus inspiraciones en sus inicios.


Su fórmula bebió básicamente de varias fuentes: el protopunk de Detroit, rock and roll clásico, hard rock y power pop y con una inspirada filosofía de los tres acordes dieron salida al punk en su facción New York. No en vano sus componentes han estado relacionados con bandas como Ramones, Fleshtones o Twisted sister.

También tocaron un tema nuevo totalmente marca de la casa, de un próximo álbum que editarán con el nombre de Manitoba (hay divorcios verdaderamente traumáticos, shernoff) y con el cual seguirán de gira, me moló mogollón.

En fin, Dictators, un directo de esos que te gustaría que se repitiera a la semana siguiente después de verlos porque los echas de menos y muchas felicidades al Reducto Sónico por montar estos guateques de alto voltaje.

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas