Enric Montefusco

#CoordenadasPolares

Centro Cultural Casa del Cordón, Burgos 09 de febrero 2017

Texto y fotos: Montse Sing [What Montsy Hears]  

Burgos no es una ciudad clave en las giras de artistas de determinados géneros. ¿Por qué? Ni idea. La sala Estudio 27 ha cerrado. Una sala que traía directazos internacionales y era conocida solo por aquellos que buscamos actividad musical del tipo. Quedan pocas donde puedas ver conciertos, y de grupos medianamente conocidos pero de enorme calidad aún más difíciles de encontrar. 

Por suerte, el Centro Cultural Casa del Cordón, que pertenece a la Fundación Caja de Burgos, aún apuesta por traer artistas nacionales e internacionales a salas con gran calidad acústica y a un precio asequible. Esta vez, dentro del ciclo #CoordenadasPolares.

El jueves 9 de febrero fue el turno de Enric Montefusco, el que fue vocalista y front-man de Standstill, la banda con más antigüedad de la escena independiente nacional. Tras 19 años en los escenarios, cerraron su trayectoria de forma indefinida con dos conciertos en Barcelona en 2015. En octubre del pasado año, Montefusco sacó a la luz su proyecto en solitario "Meridianas". Íntimo y narrativo, temas como "Flauta Man", "Uno de nosotros" y el tema que da nombre al álbum, "Meridianas", sacan a relucir la potencia lírica de sus textos. 

Acompañado por su ecléctica banda, los temas de su nuevo proyecto retumbaron en la Casa del Cordón para las más o menos 70 personas que estaríamos allí reunidas. La banda la forman: Ramón Rabinad a la batería (cuya anécdota de su temporada como batería de Rosa López [sí, la de OT] le sacó los colores), Charlie Bautista a las teclas, guitarra, tambor, acordeón y trompeta (todo un hombre orquesta y sustituyendo a Pere Jou) y Jaime del Blanco, "leñador que vive en el bosque con moño hipster que toca el violín", o eso dijo Enric.

También pudimos disfrutar de algunas canciones de Standstill, como "Adelante, Bonaparte" y "¿Por qué me llamas a estas horas?". La expresión en la cara de los fans de la ahora "extinta" banda, bordaba la nostalgia y la emoción más profunda.

El concierto acabó con "Todo para todos" y "Obra maestra" en el vestíbulo del centro, donde todos, conocedores y novatos de las Meridianas de Enric Montefusco, coreábamos y bailando alrededor de la banda.

 

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas