GUIJUELO ROCKS

5 de agosto de 2017. Plaza mayor de Guijuelo, Salamanca

The Soul Jacket
Hendrik Röver & Los Míticos GT’s
José Luis Pardo Band
The Groovin’ Flamingos
Priscilla Band

José Luis Pardo Band. Guijuelo Rocks

Todo tiene un final…pero también tiene un principio. José Luis Pardo junto a su banda, un poderoso trio de blues enérgico y apasionado, han sido los encargados de inaugurar la primera edición del Guijuelo Rocks, festival que se suma a la infinita oferta de festivales que surgen en estas fechas en la Península Ibérica, y que se celebró el pasado día 5 de Agosto en la localidad salmantina de Guijuelo. Puntual, a las 21:00 horas apareció sobre una Plaza Mayor que así de primeras presentaba una fría imagen…pero que poco a poco se fue animando, en especial, gracias a la amplia comitiva que desde Valladolid se acercó a dicha localidad, que compenso, en parte, la fría respuesta inicial del publico lugareño.

Músico argentino integrante de diferentes formaciones como 63 rd street band, 29 caminos o Albert King Tribute Band. En varias ocasiones ha girado por Estados Unidos compartiendo escenario con destacadas personalidades del mundo del Blues, y desde el 2010 ha establecido su residencia entre Buenos Aires y Madrid donde imparte clases de guitarra y es, además, director de la Escuela de Blues de Madrid. José Luis Pardo uno de los pocos músicos no anglosajones que ha sido capaz de penetrar en el circuito estadounidense y ser reconocido por la exigente crítica de los Estados Unidos, gracias sobre todo a sus numerosas giras y participaciones en los más reconocidos festivales musicales del país, entre los que cabe destacar su portentoso y excelente homenaje a Alber King, con el que triunfó en la mismísima ciudad de Memphis.

Un lujo y un descubrimiento para inaugurar este festival, que en estos tiempos en el que todo pueblo o ciudad de España cuenta con uno de ellos, muchos convertidos en parques temáticos sino de atracciones y otros muchos intentando sobrevivir en el difícil mundo de las modas y de la fama efímera…es de agradecer que surjan iniciativas como estas; sencillas y sin mucho alarde pero hechas con ganas e inteligencia.

Priscilla Band.

Otra de las formaciones que pudimos disfrutar en este primer Guijuelo Rocks fueron los bilbaínos Priscilla Band. Formación amplia y a lo grande que desconcierta unos momentos al aparecer sobre el escenario Juantxu Fonk, su vocalista y maestro de ceremonia…pero el desconcierto dura unos segundos, los suficientes para darte cuenta que estas ante una banda seria que destila Funk y derrocha energía a raudales en el escenario.

Surgen hace 10 años y cuentan con un par de trabajos editados: “Olor A Fonk” (2012)  y “XAlala Kale” (2014), los cuales, en especial este último les ha abierto las puertas permitiéndoles ser finalistas de grandes concursos como el Villa de Bilbao, Euskaltel o ImaginaFunk, y han aparecido en importantes medios de comunicación tanto locales como estatales, recibiendo muy buenas críticas. Priscilla Band transpiran funk y Groove por cada uno de los poros de su piel… derrochan vitalidad, viven lo que hacen y tienen una fe infinita en este estilo, con la única pretensión de hacer bailar y agitar a los asistentes en cada concierto.

Banda con imagen de clásica de banda grande; tres saxos, alto, tenor y barítono a cuyo cargo están Iskarder Verga, Alex Hazas y Julen Yarritu; Urtzi Martín a la trompeta; Joseba Negro a los teclados; guitarra y coros, Xabier Vellé: al bajo Lander Pérez y golpeando la batería Xabier Urrutikoetxea.


 


Hendrik Röver y Los Míticos GT’s

Hendrik Röver, es en el mundo de la música el equivalente a ese albañil, manita y artesano, que desde el anonimato va colocando uno a uno los ladrillos completando la obra. Dice que “el rock americano es posible en castellano”, y lo demuestra a lo largo de todos sus proyectos, bien sea en solitario, con los Del Tonos o con estos Míticos entrañables…porque en este caso sobre el escenario le respaldan dos tipos entrañables y que trasmiten buen rollo. Toño López Baños a la batería y percusiones y Goyo Chiquito, contrabajo y coros ceden sus iniciales para dar realce a ese nombre de banda que hace referencia a un prototipo de carrera. La música que nos ofrece este trio suena a música americana pero sus letras se quedan encerrada dentro de los límites de la Peninsula, sus historias hablan de pequeñas victorias o derrotas, del sobrevivir día a día…de la vida misma, como ese tema, que verdad más grande, que hece referencia a esa desconocida décimo quinta….o será décimo séptima Ley de Newton y que hace referencia, a que por mucho que lo intentemos, siempre nos acabamos pareciendo a nuestros padres…simplemente porque la astilla suele caer al lado del tronco.

Hendrik Röver, a lo largo de su extensa carrera ha demostrado que le importa bien poco estar a la moda o ser un referente en las listas de éxito; es un obrero, un artesano de la música que engrandece la palabra y da prestigio a cualquier reunión musical y el primer Guijuelo Rocks ha dado en la diana incluyéndolo en esta primera edición que se celebró el pasado día 5 de Agosto de 2017 en la plaza Mayor de la localidad salmantina de Guijuelo. Una pequeña porción de la historia musical española que pudimos disfrutar acompañado por Los Míticos GT’s.

Como colofón a un festival redondo todavía teníamos una sorpresa…The Soul Jacket invitaron a subir al escenario al Sr Röver y solo por eso mereció la pena acercarse a la localidad salmantina.

The Soul Jacket

A base de sudor, esfuerzo y mucha carretera The Soul Jacket se han postulado como la mejor banda de rock, que en este 2017, podemos ver sobre un escenario de la Península. Empezando por lo fundamental, con esas canciones rotundas y redondas, siguiendo con la imagen, impecable y seria, que te traslada a cualquier pueblo perdido del medio oeste norteamericano, donde el polvo, las serpientes y los cactus campean a sus anchas, mientras las gentes observan las puestas de sol, todo en ellos es impecable. Una banda repleta de soul y rock setentero donde nos encontramos a Toño López, un tipo (como ya dije en otra ocasión), con pinta de Joe  Cocker  y movimientos de Ian Dury, cercano, agradable que siempre tiene un momento para departir con la gente de cualquier tema…pero sin olvidarnos al resto de miembros; sobrios, elegantes, sin estridencias pero siempre bordeando el límite de la excelencia, Jorge Mizer,guitarra y coros; Guillermo Gagliardi, guitarra y coros; Jann Zerega al bajo y coros; Xabier Vieitez al teclado y un contundente Mauro Comesaña a la batería y coros.

Cuentan con varios trabajos desde que en 2004 entre las poblaciones de Vigo y Nigrán (Pontevedra) estos chicos decidieran juntarse, pero su más reciente  trabajo “Untitled/Volume III“, es el que andan promocionando a lo largo de innumerables conciertos. Álbum de apariencia extraña, sin título y con una portada enigmática, pero con un contenido reconfortante; de él dicen que se aproxima “al blues lisérgico de Fleetwood Mac, melodías muy elaboradas, country rock o los toques de melancolía mística de las “Basement Tapes” de Bob Dylan”grabado en Guitartown Recording Studios, estudio propiedad de otro personaje memorable de la escena nacional, el Sr. Hendrik Rover.

Wood Mama (2012), Gunpowder Valley (2013), Black Cotton Limited (2014) y Soul BBQ (2016) completan su discografía. Una banda, que en donde de verdad brilla, es sobre los escenarios, sus directos son endiablados, siempre difieren…nada de guiones establecidos, solo música en directo sin ataduras pero abierta a sorpresas. Si, además, para cerrar la actuación se puede contar con la oportunidad de poder disfrutar del Sr. Hendrik Rover, no en vano acababa de pasar por el mismo escenario, y algo tiene que ver en el resultado del último trabajo de la banda, la jornada puede derivar a algo mágico e irrepetible. El conjunto final es como un rodillo sonando a la perfección, momentos de improvisación, desarrollos musicales extensos y todo aderezado por la voz impresionante del Sr. Toño, convierten cada encuentro con estos gallegos en una cita especial y única. El folk, el country, la música soul, el rock and roll, incluso algúnos momento funky o psicodélico, adquieren un nuevo significado, una vez que estos chicos lo han digerido.

En este 2017 no existe ciudad, barrio y si se me apura comunidad de vecinos que no organice un Festival de Música….algunos, sino muchos, han derivado en Parques Temáticos, otros recurren a rescatar a viejas glorias (y es que ser moderno e Indie es muuuy complicado). Afortunadamente siempre surgen iniciativas que glorifican la palabra FESTIVAL….Este Agosto a nacido Guijuelo Rocks, una apuesta que pone un listón en un lugar muy elevado; escenario, sonido y sobre todo una acertada elección de grupos confirman una apuesta seria e interesante.

The Groovin`Flamingos

Son la cara B del Soul, por lo menos es lo que ellos dicen. Su música mezcla funk, soul, rock and roll, ritmos latinos y, en general, cualquier música con la que se pueda bailar y sudar. Una combinación explosiva que ellos mismos definen como “Ibérico Soul”. Un cocktail explosivo para una audiencia ávida de baile frenético, emociones fuertes y melodías ejecutadas con una contundencia demoledora. Ello son Juan Carlos Gómez “Gofer” en la guitarra y voces, Eulogio “Yoyo” Bey en la batería, Miguel “Miki” Hernández III en el bajo y Kike Blanco en el órgano Hammond. Cuentan con  un single en Vinilo 7", “We Can Make a Deal / Surfaloo”, con Lontano Records (2011), y un mini-Lp, “Hard to Believe”, editado por Discos Ibérico Soul (2013), al que se suma el reciente “Bang!”, bajo el sello Sweet Records (2015). En ocasiones especiales, y el primer Guijuelo Rocks no podía ser menos, se les une el buen hacer de las superlativas voces de The WaterBottles Vocal Trio, Susana Rubio, Blanca de la Plaza y Txato Martín junto al talento de Edu Jerez a las percusiones y coros. En esta ocasión no se les unieron los Groovie Horns (saxo, flauta, trompeta y en ocasiones trombón); Javier García Olmedillas, Juanan Rivas y Coco Constanzo, otro de los habituales a las fiestas de estos madrileños.

The Groovin`Flamingos, demostraron que las apariencias engañan y que no nos tenemos que dejar llevar por las primeras impresiones… al final lo que quedo es una banda que ofrece un asombroso combinado de Soul, Rn’B, Boogaloo, Hammond Grooves y Funk, salpicado con unas gotas de Garage, Surf y ritmos Ye-yé's, con guiños a la música del cine español e italiano de los sesenta y setenta.

Actuaron, cerrando el primer Guijuelo Rocks, en la localidad Salmantina de Guijuelo

.

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas