Bye Bye Lullaby + Loquillo.

Fiestas de Salamanca 2017

15 de Septiembre de 2017.  Plaza Mayor de Salamanca

Texto y fotos: chusmi10

Bye Bye Lullaby


Poseedores de tres trabajos: California (2012), Origen (2015), y el reciente Zoologic (2016), que andan presentando por diferentes escenarios, la banda salmantina fue, para mí, un autentico descubrimiento. Folk rock de los 70´ con toques country en varios temas, entre los que se intercalaban algún medio tiempo, convirtieron a esta banda en una de las más interesantes que he escuchado en los últimos tiempos. Banda con un sonido rotundo y robusto, con una intensa carrera que les ha llevado a escenarios como el del  Sonorama, los Conciertos de Radio 3, o Monkey Week entre otros. Esther Valverde (voz, violín y guitarra), Dani H. Serrano (guitarra y voz), Osker Snachez (bajo) y el batería Esteban Lavigne, son una banda más que interesante, un conjunto donde destaca una voz aterciopelada acompañada de guitarras rabiosas herederas de un folk rock de los 70´, pero que conecta con otras influencias y estilos que van del funk instrumental hasta el pop rock de los 80´, pasando por el rock americano, californiano, australiano o británico.


Loquillo.


Salamanca no tiene playa pero por unos momentos se convirtió en Hawái, y la gente surfeo sobre sus olas, y metió un "puto camión" en la plaza, y se rindió ante la mejor banda de rock´and´roll de España, la que alguna prensa especializada denomina la E Street Band española, porque  José María Sanz Beltrán, con sus luces y sombras (¿quién no las tiene?) , tiene la mejor banda de rock de este País. La gira "Salud y Rock and Roll", llego a tierras charras el pasado día 15 de Septiembre para clausurar las fiestas de la ciudad y fue aparecer sobre el escenario y meterse a Salamanca en el bolsillo. La gente escucho clásicos de su carrera  'La mataré', 'Cadillac solitario', 'Feo, fuerte y formal', 'Ritmo del garaje', 'Rock and roll star' y ese 'Esto no es Hawaii (que wai)' impagable, tampoco faltaron temas de  su reciente álbum "Viento del Este" y es que, sin duda, 40 años de carrera, desde los iniciales Loquillo y Los Intocables, dan para mucho.

Loquillo es un tío inteligente y siempre se ha rodeado de los mejores y esta banda con la que gira ya desde hace muchos años está integrada por los mejores...y él lo sabe y les da cancha...y puede que cada vez más. La banda vibra cada minuto que pasa sobre el escenario; posa, juega, se mueve, intercambia posiciones, cada uno tiene su protagonismo (al fin y al cabo uno es importante gracias al otro que tenemos a nuestro lado); Josu García, prefecto y elegante a la guitarra; Mario Cobo el extraordinario guitarrista de los Mambo Jambo, guitarra; el sublime Igor Paskual con ese equilibrio inestable que le hace caer y rodar sobre el escenario; corre, salta y se hace dueño y señor de él, guitarra; el granadina Alfonso Alcalá al bajo; un presumido pero brutal golpeando los tambores Laurent Castagnet a la batería y Raúl Bernal a los teclados y acordeón.

Según avanzaba la noche en la Plaza no entraba ni un clavel, en algunos momentos la policía corto el acceso, y es que Loquillo llego a llevar a  gente de Asturias y seguidores de Valladolid, León, Segovia, Cáceres y más… y es que es casi, casi una religión. Ese "Rock y salud " inicial marco el devenir de un concierto y convirtió la Plaza Mayor a lo largo de dos horas en un templo con una gigantesca pista de baile, donde los temas se enlazaron unos detrás de otros, sin tiempo para el relajo....donde el mensaje sanador de su música fluyo entre su gente. El concierto de anoche fue un gozo incontestable, donde la gente, su gente, disfruto de lo lindo y es que precisamente de eso va el rock: de disfrutar.

 


Bye Bye Lullaby

 

Loquillo

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas