LOS PICHAS

10 de septiembre de 2017. Plaza Mayor de Valladolid

Texto y fotos: Manuel Doval


Llegó el domingo a las 21.00 y en la plaza mayor uno de los eventos de fiestas que más se habían promocionado por las redes sociales y que había creado unas expectativas que en principio se podría pensar que estaban sobredimensionadas.

Quien se podía pensar que una banda liderada por  un actor de teatro podría llenar la plaza como ya lo hicieron bandas locales como Celtas Cortos o Imperativo Legal. Con puntualidad británica se subieron al escenario Javier Carballo en la parte vocal y frontman de la banda, Alberto Vicente  a la guitarra, Iván al bajo,  Agustín de Villafañez a las percusiones y como el sonido requerido para llenar la plaza era grande se hicieron acompañar por Chuchi Monja a las guitarras y Rubén Lázaro a la batería.

Desde que comenzó el concierto hasta que finalizó, más de dos horas sobre el escenario la banda manejó al público como quiso con un Javier Carballo (actor del grupo de teatro Teloncillo)  inconmensurable, dos metros de altura (metro arriba, metro abajo) que se mueve sobre el escenario, se contonea y le hace un roto a la pelvis de Elvis . Para que la fiesta no decaiga y para que Javier se pueda tomar alguna pausa está Iván, que anima el cotarro, mueve a la gente y a sus compañeros y corre por el escenario y sobre altavoces y monitores.  Agustín,  un histórico de la música local con su batería en bandas como Reflejos,  Rosas en Blanco y Negro, Bitter Fix o Los Rumbeuros, le pega al cajón flamenco, trompetilla y coreografías con sus gafas de valor incalculable le da ritmo. Por último, Alberto le da a las seis cuerdas al flamenco, la rumba, el rock y todo lo que sea música.

Junto a la escenografía nos encontramos con un sonido muy bueno, fueron poco a poco desgranando su show con temas de todas las décadas y todos los estilos, ya que no se cortan a la hora de adaptar a Rafaela Carrá, Formula V, Nino Bravo, Cecilia, Marisol, Rosario, Alaska y los Pegamoides o rumbas variadas.
Temas míticos  que ellos hacen suyos y no se cortan a la hora de convertir el “With Or Without You” de U2 en su “A Bruce Lee dale churrasco”, o su himno a la Rondilla (su barrio de toda la vida), cortes explosivos como “Yo voy de verde” y continuas menciones a la ciudad, las chicas de la ciudad, lo músicos de Pucela, artistas de Valladolid, la gente se hace participe en temas como el “Lalala”,  “El fin del verano”, un perfecto corte para decirnos que el lunes  siguientes a currar, los niños al cole y todos a dedicarse a sus menesteres. Y en momentos llegan al delirio cantando a Torrente o como hizo Lola Flores llevar al éxtasis a sus fans  con “lo que quieres es que te coma el tigre”, donde público y banda se fusionaron.

Para cerrar el evento pusieron a toda la plaza a cantar su Lailolailola con un Javier Carballo entregado al que sólo le faltó arrancar una conga que hubiese sido brutal y de record. Un fin de fiesta que puso e colofón a una noche mágica que cumplió con creces las expectativas generadas, ya que consiguieron mantener al público muy atento, cantar, bailar y divertirse, que en realidad, era lo que se pretendía.


Además Los Pichas mostraron un show muy currado en el que dio tiempo a todo, desde una pedida de mano con final feliz, la reivindicación en todos los aspectos y sentidos de la vida cotidiana, eso si todo de manera muy correcta y cercana, tan cercana como que Javier Carballo estuvo dos temas cantando entre el numeroso público, bailando como una superstar con sus fans y que Javier se hace querer.

Os dejamos un vídeo con fragmentos de su concierto


 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas