LUCÍA ROCK + OKER + ZENOBIA

4 de Noviembre de 2017
Sala Kerala, Valladolid

 

Texto: Celia Pérez Hernando
Fotos: Fernando González

La gente ya se concentraba en la periferia de la sala Kerala de Valladolid el pasado 4 de noviembre y, cuando el portero vio llegar las diez en su reloj, el interior lúgubre de ésta comenzó a llenarse.

Bajando las escaleras hacia la pista se comenzaba a oír Master of puppets de Metallica. ¿Sería esto un buen augurio de lo que venía? Todos así lo esperábamos.

Ya cerca del comienzo del concierto, nos presentaron a una joven artista, Lucía Rock, que nos deleitó con tres canciones en acústico, comenzando así la noche con una balada, seguida de Siempre estás allí de Barón Rojo (que rápido el público se unió a corear) y para finalizar por lo alto, Nothing else Matters. Nuevamente, Metallica iba a ser nuestro fiel presagio de la gran noche. ¿Fuimos testigos del comienzo de una promesa en el mundo musical? Ojalá que sí.

Tras Lucía, la sala comenzó a llenarse paulatinamente y, a las 23:10, dio comienzo el concierto de Oker, artista invitado que venía en su gira del décimo aniversario. El grupo madrileño no dejó indiferente a nadie, abarcando con su setlist sus grandes éxitos que sus seguidores en primera fila siguieron al milímetro y que todos pudimos disfrutar, sorprendiéndonos a aquellos que no los conocíamos de antes.  Este grupo ha sido todo un descubrimiento, y aún estáis a tiempo de verlos en directo pues estarán de gira hasta el 10 de febrero que terminará ésta en Madrid.

Finalizada la actuación de Oker después de una hora de ‘dar caña’, la emoción y las ganas de que los cinco integrantes de Zenobia subiesen al escenario para presentarnos su último disco Almas de fuego II aumentaban. A las 00:30 salieron a escena y desde su primera canción, 100 dardos, ya se vio a un público entregado. A continuación, comenzó a sonar La última vez y tras ésta Ícaro, reivindicando la lucha por nuestros sueños. Con este buen sabor de boca, nos hablan de aquellos políticos con afán de robar con La fiebre del oro. Acto seguido, llegaron El pacto, Corazón de hielo, Mi destino y Lengua de serpiente, con la que nos hicieron referencia a aquellas amistades tóxicas.

Entre risas y buenrollismo creado por los músicos (teniendo que destacar los humorísticos comentarios del guitarrista Víctor de Andrés) acababa la noche con Brindemos por una canción, Mi alma es tempestad, Ángel negro, Borraré tu nombre, Una de piratas (que contó con la ayuda de una pequeña mano inocente que portó una bandera pirata), La tormenta y, para culminar la noche y como era de esperar por todos desde que su actuación había comenzado, acabaron con su Lo llevo en la sangre.

Sin darnos cuenta llegó la 1:50 y el grupo se despidió regalando púas y haciéndose la foto habitual con el público. Con grandes vítores para todos los artistas esta grata velada se dio por finalizada.

LUCIA ROCK

OKER

ZENOBIA

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas