“ROSALÍA Y RAUL REFREE”

NOCHES DE SAN BENITO

9 de julio de 2017, Palacio de San Benito, Valladolid

El 9 de Julio dentro del programa de las noches de San Benito pudimos ver uno de los dúos más interesantes del panorama musical actual. Un dúo de un flamenco fresco y para todos los públicos y sin grandes virtuosismos, un flamenco que en ocasiones se acerca más a la música tradicional andina o música tradicional sudamericana gracias a los rasgos que le da la guitarra de Raúl Refree.

Con un patio de la Hospedería de San Benito con una entrada aceptable para ser un Domingo, un público respetuoso y con unas ganas tremendas de ver un directo lleno de fuerza y sentimiento, una auténtica delicia sonora, en un lugar privilegiado como es el Patio y un evento muy bien organizado por producciones extrañas, enclavado el concierto dentro de otro ciclo, Noches de Folk, enclavado a su vez en la noches de San Benito.


Rosalía y Raúl, los dos con un vestuario sombrío haciendo honor a su música de letras tristes. El silencio domino el patio durante todo el concierto. Se escucharon a la perfección las diferentes tonalidades y variaciones vocales de la gran Rosalía, al igual que los arpegios, acordes y toques de guitarra de Refree. Incluso en ciertos momentos se llegaban a oír los comentarios que entre ellos hacían. Está claro que entre ellos hay una gran armonía, feeling y complicidad que podrá dar fruto a grandes composiciones en el futuro  y próximos discos y colaboraciones.


Ambos interpretaron su último disco “Los Angeles” donde pudimos escuchar grandes obras melódicas de una gran fuerza sentimental como son “Catalina” o “Si tú supieras compañera”, dos canciones muy aplaudidas entre el público vallisoletano. Hay que destacar los giros flamencos y versatilidad vocal de Rosalía con un futuro muy prometedor. A esta gran y joven voz hay que unir a un gran músico como es Raul Refree, hijo de Martirio, un músico que ha mamado diferentes géneros musicales durante toda su vida, un músico que es capaz de hacer bandas sonoras para cortometrajes, o hacer una obra de teatro experimental junto con Fermin Muguruza y Albert Pla como es “Guerra” que pudimos disfrutar de ella en el LAVA al final del pasado año.

Raúl Refree colaborador y productor de los discos de Silvia Pérez Cruz o Kiko Veneno, discos que entraran en la historia de la música española, al igual que este disco con Rosalía, donde temas como “Catalina” serán muy escuchados y versionados por grupos en un futuro cercano, serán auténticos himnos melódicos. Que Raul Refree no sea un virtuoso guitarra de flamenco, pero muy versátil, permite que su manera de interpretar en ciertos momentos se acerque a una guitarra tradicional o copla española, en momentos casi grunge o tonalidades rockeras, una guitarra más cercana al pueblo, con sus giros y tonalidades de una guitarra casi de música tradicional sudamericana, y con unos rasgueos sucios llenos de fuerza.

Esto hace que en muchas crónicas y comentarios, como es el que realizo el “El Pais”, a este dúo se le haya encasillado con el seudónimo de “flamenco hípster” o “grunge español”, a este término también contribuye ciertos giros musicales y rasgueos que realiza Raúl Refree como hace en el comienzo de la canción “Por mi puerta no lo pasen” unos giros que están fuera del flamenco tradicional.

Otros temas muy aplaudidos fueron “De plata” y “Nos quedamos solitos”, los giros vocales y armonías, y fuerza vocal de Rosalía hacen que el público se pierda y se olvide por unos instantes de su vida cotidiana, se pierda en las profundas letras y composiciones de Raúl Refree. Si Refree es experto en detectar grandes voces y donde se haya, encontrar y crear feelings musicales, así le sucedió cuando escucho la voz de Rosalia en el Mercat de las Flors de Barcelona, una voz de apenas 22 años con un largo futuro y prometedora carrera musical. La complicidad del dúo, la originalidad y versatilidad de Refree, la fuerza dramática de la voz de Rosalía hacen que estemos ante uno de los dúos más importantes y prometedores de la escena actual en España, ante el cual el público español no puede estar sordo ante lo que hagan en próximos discos, habrá que estar atento.


Apenas 50  minutos de concierto pero con una fuerza tan especial que la gente entendio perfectamente que el listón estaba muy alto y no hacían falta pedir bises. Grandes, muy grandes.

 

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas