SUMMER END FESTIVAL

Viernes 25 de agosto de 2017, Simancas

Texto: Sandra García Gómez
Fotos: María Ampudia y Chusmi

El pasado viernes en la localidad de Simancas se celebró la octava edición del Summer End Festival, una fiesta gratuita de la música local que se ha consolidado como una cita a marcar en la agenda para los amantes de los festivales pequeños, con buen rollo y que quieran escuchar lo que se cuece por la escena pucelana hoy en día.


Pudimos disfrutar desde primera hora de la tarde de los directos en acústico en la terraza de La Baruva, con un escenario cuya electricidad era de origen 100% renovable gracias a EnergÉtica coop. Abrimos boca con Umimixx, muy puntual. Esta joven cantautora vallisoletana acusó el calor y las primeras horas con poco público, lo que sumado a la breve actuación no nos dejó tiempo de disfrutarla demasiado. Temas filosóficos, voz aguda y ritmo lento se sumaban al silencio del público.


Sr. Peñi subió al escenario para continuar con la tarde lenta, dejándonos alguna versión de Sr. Chinarro, con algo más de público y una voz grave y potente. Su tema “Alegría de la huerta” sirvió para cerrar su actuación.


La Monda, dúo formado por la polifacética cantautora Montse Sing y por David Calle, debutaba en directo en esta edición para ofrecernos temas propios de Montse y alguna versión indie (“Valiente” de Vetusta Morla o “Zombie” de The Cranberries).


El trío de moda formado por Andrea Garcy, Natalia Fustes y Marta Andrés, Cápitall, fueron las siguientes en actuar en La Baruva. Voces dulces y suaves bien armonizadas con versiones y temas propios de cada una de ellas arreglados para sonar en conjunto.


A estas alturas con el sol propio del verano, el equipo comenzó a calentarse y Buck Mulligan comenzó su actuación con algo de retraso, lo que hizo que el final de sus acordes se solapase con el comienzo del concierto de Paolo Fontana y la Banda del Patio ya en la Plaza Mayor de Simancas. Rock, psicodelia, canciones que se alargan para llevarnos a un estado de trance y algo de stoner son los ingredientes de una banda que acaba de lanzar su segundo EP “Runaway” grabado en analógico y que está dando mucho que hablar en la escena alternativa pucelana.


Brezmes fueron los encargados de inaugurar el escenario Kafka/Mahou, para dejar paso a De Perdidos al Trío en el escenario Último Cero. El desparpajo y el buen hacer musical que demuestran por el escenario estos últimos es digno de admirar. La plaza mostraba una buena afluencia de público para disfrutar de sus ritmos jazzísticos, guiños al público y sonrisas que ayudaron a afianzar el buen ambiente presente en todo el festival.


Octubre Polar sonaron algo saturados en su concierto, aunque lo dieron todo sobre el escenario, con confeti incluido, tras lo cual se sucedieron los conciertos de Guille Jové y su Orquesta Castellana y Cosmic Birds, que recuperaban sobre las tablas a su primer cantante y fundador de la banda, Mario Llana.

Con la oscuridad de la noche ya presente, Sin Arreglo hizo bailar con su rock/ska a todo el mundo, como nos tiene acostumbrados en sus directos. En el escenario Kafka aparecieron Kitai. Los que los hemos visto ya en algunos de los festivales más importantes de la escena nacional estamos acostumbrados a su estética rompedora e inquietante, y en esta ocasión no fueron menos, apareciendo encapuchados y volvieron a sudar sobre el escenario una vez más con su incombustible cantante.


El “concierto sorpresa” de la noche lo ofreció Javier Vielba (El Meister) en solitario, con su guitarra y con canciones de su proyecto personal, de Corizonas y versiones como “Ladrones” de Corzo.

La fiesta terminaba en Simancas con Oscar Mina DJ a los platos con los restos del público, y ya de nuevo en Valladolid con La Sonidera Garbanza en el Kafka.


La vuelta al origen de este festival ha sido todo un acierto y esperamos muchas ediciones más.

 

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas