El Niño de la Hipoteca

Porta Caeli, 16 febrero 2018, Valladolid

Texto: María Ampudia
Fotos: Sandra García

 

Este viernes en Porta Caeli hemos disfrutado de un gran acústico de “El niño de la hipoteca”. Este cantautor se dio a conocer por las redes sociales hace tiempo, tras una campaña en YouTube para recaudar fondos y comprarse una guitarra nueva. Así, muchos de sus temas llegaron al público, con letras divertidas, pegadizas y con un toque social muy característico.

Se asemeja a músicos como El Kanka o Rafa Pons, con los que ha colaborado en varias ocasiones. Mueven a un público similar, comparten temas e ideas y parecen congeniar bien y apoyarse mutuamente, quizá a eso se deba su rápida fama.

El concierto del viernes, pese a la poca difusión que asegura el artista, contó con un muy entregado público, llenando la sala del Porta Caeli de “buen rollo”. Sobre media hora antes de la apertura de puertas, ya podíamos ver a gente esperando a la entrada del local. Sin embargo, no empezó el concierto hasta casi una hora después de la apertura de puertas (22.30hrs.). El Niño de la Hipoteca se disculpó de la tardanza alegando que no esperaba tanta gente y que aún había algún fan haciendo cola y comprando la entrada.

El principio del concierto queda eclipsado, desgraciadamente, por los problemas técnicos, que sacan a la luz los nervios del cantante. Tras un discurso nervioso, con disculpas por el retraso y guiños al público, se lanza con uno de sus últimos temas: “Cum laude”.

El público está muy entregado y corea la letra a pleno pulmón, callando así los problemas con el micrófono, que gracias a los técnicos de la sala al fin parece arreglarse.

Aprovecha el parón técnico para volver a agradecer a su manera que haya ido tanta gente y, con los nervios aún a flor de piel, se lanza con sus temas y asegura que en esta actuación no aceptará peticiones de canciones … que no sean suyas.

Continuamos con tres temas muy seguidos. Todos conocidos y cantados por el público tanto o más que por el artista: "No te irás jamás", "Y bailó una eternidad" y "A un palmo de la gloria".

Juega con el público, hace bromas y se mete en temas políticos, sabiendo siempre (o eso parece) con qué público está tratando. Dentro del humor, del apoyo de sus “fanes” y del ambiente alegre que se ha creado en la sala, no faltan las risas, los aplausos y los comentarios del público alentando al Niño de la Hipoteca.

Una vez más, tras el parón para las bromas, se lanza con varias canciones seguidas, esta vez mezclando dos de las más conocidas con una de las que sacó después de conseguir su guitarra nueva: "Romeo y Julieta", "Mi novia de 2°B" y "Mentiras de sofá".

En esta última canta menos gente, por lo que se nota que es de las “nuevas”, pero une el final con una de las frases de la canción anterior, levantando de nuevo al público.

A petición del público, una canción que se hacía de esperar, “El perro Fredy”, llega con muchos aplausos, siendo hasta ahora la más coreada. Esta canción tuvo un gran impacto en la red cuando salió a la luz y parece no haberlo perdido.

Se le empieza a notar el cansancio, por lo que él mismo pide un parón para reponer energía. Pero primero responde a las peticiones con “Alma de cartón” (a la que parece haberle cambiado sutilmente el tono) y "La luz batida".

Para terminar la primera parte del concierto, cambiando un poco el tono de estas dos últimas y metiendo algo de humor, canta “Adán y Eva”.

Volvemos del descanso con mucha menos energía. Aprovecha para las canciones más lentas y menos conocidas, donde se escuchan menos coros, pero los mismos aplausos al terminar. Así, escuchamos “El porvenir” y “Pasando página”.

Y, debido a la gran acogida de los vallisoletanos, esta actuación nos trae una gran sorpresa: ¡una canción inédita! Con su correspondiente historia. Se trata de “Los cuentos” cantada con el rapero Shariff y que muy pronto llegará a YouTube, si las grabaciones van bien esta vez.

Sin mucho descanso, se lanza con “De vacaciones”, uno de los temas menos conocido. Y, para volver a levantar al público y seguir con el buen ambiente, llega "No fumes marihuana".

El concierto empieza a alargarse y los guiños al público se descontrolan un poco, hablando sobre precios, política y anécdotas del cantante.

Entramos así en la recta final del concierto, con los temas más conocidos, muchos de ellos a petición del público: "Bye bye", "Alquitrán y carmín" (donde se escucha más al público), "Que te vaya bien" y una versión de "Copy-paste" a la que añade muchos temas (en inglés mayormente).

Para terminar, como ya es tradición en sus conciertos, desenchufa la guitarra, baja del escenario y pide que no cante nadie para que se le oiga bien. Y en esta versión a pelo, nos dedica “La más bella”, caminando entre el público y agradeciendo a todos por venir.

Un concierto diferente, muy propio de “El niño de la Hipoteca” y con muy buena acogida de todo el público.

valladolidwebmusical/cylcultural****crónicas