.

 

Hablamos con Gala Pérez, violinista que el próximo día 30 actuará en Valladolid (Maguil, 2012)

 

¿Cómo son las obras que vas a interpretar el sábado 30 en el Museo Nacional de Escultura Colegio de San Gregorio?

Son obras de dos periodos históricos opuestos. He elegido dos obras clave del periodo barroco ( "Pasacaglia" de Biber, "Ciacconna", de Bach) y dos de este siglo, de compositores contemporáneos finlandeses ( "Laulo" de Jalkanen, "Cadenza"  de Salinen). Siendo formalmente contrarias ( Tema y variaciones en las barrocas frente a modos libres como "Laulo" -canción- o " Cadenza"), históricamente dispares y geográficamente alejadas, intuyo en ellas una suerte de sentimiento compartido. El de una necesaria soledad. 

Comienzo con "La Ciacconna", perteneciente a la II Partita para violín solo de J.S.Bach, quien comenzó a escribir la serie de Sonatas y Partitas a raíz de la muerte de su mujer, por pura necesidad personal. Era la primera vez que no componía por encargo.

Continúo con "Laulo", que nos habla de un personaje mitológico finlandés que, perdido en un terrible bosque de bestias y fieras salvajes, logra sobrevivir al tocar una cítara improvisada con un caparazón de tortuga.

Calma a las fieras y le devuelven silencio. Le sigue " Pasacaglia" de Biber, primera obra para violín solo de la historia,que es un único movimiento de la "Sonata del ángel de la Guarda"perteneciente a las sonatas del  Misterio.

Para finalizar, interpretaré" Cadenza", de Salinen, que contiene curiosamente, en un breve lapso de tiempo, emociones que hemos experimentado en las otras tres obras anteriores. El orden que he dado al programa no es arbitrario, ya que la última nota de cada pieza coincide con la primera de la siguiente, acentuando la continuidad de ese torrente secreto que nos permite navegar a lo largo de tres siglos de historia sin rupturas. En la música, todo es pasado, presente y futuro a la vez.

 

-Intérpretes de violín más destacados actualmente

-Ahora mismo el nivel violinístico internacional es altísimo, y mi opinión no dejará de ser subjetiva. Sin embargo, hay dos mujeres que para mi gusto son destacables. Una de ellas es Janine Jansen, pues sus interpretaciones contienen una sensibilidad muy personal, libre, tremendamente natural y emocional; y la otra es Julia Fischer, un ejemplo de inteligencia, de estilo pulcro, controlado, analítico y refinado. Las dos son para mí grandes referentes.

 

- ¿Qué otras músicas escuchas y te interesan?

-Escucho absolutamente de todo. No tengo fijaciones con estilos, periodos, intérpretes... Puedo sentirme tan inspirada por Rocío Jurado o Sex Pistols como por un madrigal de Monteverdi o un cuarteto de Janacek.

 

-¿cómo ves el panorama de la música clásica en España?

-Lo veo complicado. Estamos en un momento histórico muy delicado, con una política enferma, una sociedad convulsa y la autoestima cultural por los suelos. Europa se parece más a un supermercado gigante que a una civilización plural, integradora y consciente del maravilloso legado de todas las culturas que han ido convergiendo en su seno. La música clásica está envejeciendo mal, y el bótox de temporadas de Zarzuelas, programas anticuados y abrigos de pieles en la ópera no hacen más que evidenciar el estado decrépito de España, el espíritu rancio y pacato de muchas de sus instituciones. Degradar Cultura a una Secretaría del Ministerio para el Deporte es ya una declaración de intenciones demoledora. Mientras siga ninguneándose el poder extraordinario de la cultura como baluarte de desarrollo social y de proyección positiva de nuestra imagen internacional, lo mejor del panorama de la música clásica española seguirá viviendo fuera de este

 

P.- ¿Qué compositores actuales son especialmente interesantes para ser interpretados?

-Siempre partiendo desde la inevitable subjetividad, puedo mencionar algunos dentro de una lista interminable de compositores interesantísimos. Los que sugiero tienen tendencias muy diferenciadas, pero cada uno de ellos, en su estilo, es sólido y convincente. Sin que el orden signifique nada: Helmut Lachenmann, Osvaldo Golijov, Arvo Pärt, Kaija Saariaho, Ned Rorem, Sofía Gubaidulina, Mark-Anthony Turnage y Héctor Parra.

 

-¿Cómo ha evolucionado la música para violín en estos últimos 3 ó 4 siglos?

-Las posibilidades sonoras del violín comienzan a ser tenidas en cuenta en el Barroco, gracias a Monteverdi. En este periodo la evolución compositiva es inseparable al desarrollo de una luthería espectacular, culminando con maestros como Guarnieri, Stradivari, Amati...Los compositores de esta época buscan explorar al máximo todos los recursos expresivos y técnicos del violín. Como ejemplo tenemos a Tartini, Paganini...

En el Clasicismo se establece la estructura como pilar fundamental compositivo, así que la locura barroca queda supeditada a un rigor formal que focaliza toda las intenciones. Mozart, con sus conciertos para violín, es el mejor ejemplo. En el Romanticismo se le vuelve a dar importancia al contenido, además de otorgarle por primera vez una responsabilidad enorme al intérprete. Los compositores, que debían responder al canon de artista semi-dios atormentado, siempre en crisis y dual, transfirieron esos valores a sus composiciones. Comienza la armonía cromática, el efecto sorpresa, los cambios emocionales bruscos...Es un periodo clave en literatura violinística, pues el instrumento, junto con el piano, es el elegido por los compositores como el" rey de los instrumentos", con lo cual hay muchísimo repertorio. Cuando comenzamos con los -ismos, la técnica del violín no evoluciona demasiado, pero sí los diferentes estilos compositivos. Por ejemplo, los nacionalismos aportaron formas de tocar específicas derivadas de cada folklore y con ellas, ciertas diversidades técnicas. Sin embargo, es en el s.XX cuando el violín " explota".

Después de la II Guerra Mundial todo debe ser revisado, re-sentido, replanteado. Y los compositores, como personas reaccionarias y especulares que son, cambian el rumbo musical irremediablemente. La acústica del instrumento es re-valorada y la técnica se ve modificada, lógicamente. Hoy en día, los recursos sonoros violinísticos son extensísimos y casi no queda ni una parte del instrumento que no sea utilizada como productora de sonido. Nos encontramos con partituras que parecen cuadros, mapas, exámenes de matemáticas...y la labor del violinista y su implicación interpretativa hacen que el intérprete sea casi un científico. Debes ser analítico, estudiar la partitura llevando toda tu educación " clásica" en las manos, pero liberando la mente de prejuicios, ideas preconcebidas o ataduras. El violinista del s.XXI debe ser obligatoriamente tolerante y respetuoso.

 

cylcultural.org::::::entrevistas

 

.