.

 
 

Tomando un café con:

ARTURO DUEÑAS HERRERO

Entrevista: Mariano Rubio
Fotos de Esperanza Herranz Torrego

Tomando un Café con Arturo Dueñas Herrero en el Café Teatro Zorrilla, nos cuenta que empezó como guionista y que a partir del guion entró en el cine. Además es Licenciado en Filología Hispánica, Diplomado en Cinematografía por la Universidad de Valladolid, Máster  en Guion en la Universidad de Salamanca, Filmaking Course en la New York Film Academy, Profesor de Lengua y Literatura Españolas en Estonia, Budapest, Brasil y Lisboa para la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

¿Es difícil hoy día hacer cine en España?

Muy difícil, especialmente en Castilla y León. Es preciso realizar una fuerte inversión y en la mayoría de los casos solo recuperas una pequeña parte. Las productoras no suelen leer guiones ajenos, de forma que si quieres sacar tu historia adelante no te queda más remedio que autoproducirte: echando mano de familiares, amigos, préstamos personales... Y una vez que logras rodar la película, viene lo más difícil: distribuirla y exhibirla. Las distribuidoras no te cogen la película porque no tienes actores famosos, de forma que, de nuevo, no te queda más remedio que autodistribuirte. Otro tanto ocurre con las salas de exhibición (y sin distribuidora solo puedes acceder a las salas más alternativas y minoritarias), con el agravante de que necesitas hacer una fuerte inversión en publicidad: si en el primer fin de semana no tiene público suficiente como para hacer caja te la retiran de la cartelera, sin dar tiempo a que funcione el boca a boca. Al final te encuentras debiendo un montón de pasta y sin recursos para seguir.

Soy miembro de la Academia de Cine y entre mis obligaciones está valorar las películas candidatas para los premios Goya, en total unos 130 largometrajes (80 de ficción y 50 documentales, por supuesto, solo puedes ver una mínima parte), de los que al menos el 50% de los trabajos son de directores desconocidos, que no se libran del "primer fin de semana". Solo un 20% de las películas consiguen ser nominadas en alguna categoría, y son las que han tenido alguna visibilidad.

¿Qué impresiones ha tenido en la XXVII Muestra de Cine Internacional de Palencia?

Tengo una relación especial con la ciudad de Palencia en lo profesional, en lo personal y en lo familiar, estoy muy unido a la ciudad y en los  años anteriores me pasaron mi primer cortometraje, rodado en Nueva York (Run, run, run), y dos largometrajes, Aficionados y Tierras construidas. Aunque la sección competitiva está limitada a los cortos, tiene toda la Sección de Largometrajes y está muy vinculada a la Ciudad, con proyecciones en la Biblioteca Pública, en la Casa Junco, en la Fundación Díaz Caneja, incluso en la cárcel de Dueñas. Llevo más de diez años acudiendo al festival, ya sea como director, ya sea como espectador, y soy asiduo a las mesas redondas que organiza Tulani Silva Nascimento en la Red Creativa Audiovisual.

 ¿Y ahora a la Semana del Cine de Medina del Campo?

-  Me hace mucha ilusion porque es la primera vez que presento un cortometraje a concurso, concretamente en la sección de Cortometrajes de Castilla y León. Aunque no es la primera vez que participo en el festival: lo hice en un par de ediciones como actor en varios cortos de la Escuela de Cine de Medina del Campo; en otra ocasión con un corto rodado durante el Maratón EIMA Medina Plató de Cine; o en las Proyecciones en el Balneario, donde se pasó mi documental Misión: Sáhara. Incluso no es la primera vez que participo en la Sección de Castilla y León, ya que lo hice como miembro del equipo de producción del cortometraje Alacranes, de Jorge Monge. Pero es la primera vez que voy a concurso con un corto dirigido por mí.

Anagnórisis o La promesa (título alternativo) es un corto que rodamos hace tiempo, pero que ha tenido un largo proceso de postproducción (montaje, sonido, etalonaje o corrección de color...): muchos meses de trabajo. Actores de Teatro Corsario como Carlos Pinedo u Olga Mansilla trabajaron en él y, cómo no, el querido Julio Lázaro, que murió el año pasado y que no ha podido ver terminado su último trabajo cinematográfico (lo último que hizo como actor fue en Corsario, Barataria).

(NOTA: Finalmente, Anagnórisis ganó el Premio Roel al Mejor Cortometraje de Castilla y León en el Festival de Medina del Campo.)

* ¿ Qué planes tiene de futuro?

 Anagnórisis o La promesa inaugurará el próximo 16 de abril el Festival de cortometrajes La fila. Podremos ver Misión: Sahara en casas de cultura, ciclos de derechos humanos y en circuitos culturales, y espero estrenar comercialmente mi última película, Tierras construidas, sobre el pintor Félix Cuadrado Lomas, después de verano. También se estrenará en los próximos meses un mediometraje sobre el antiguo Hospicio Provincial, hoy en día Biblioteca Pública de Valladolid. Para el próximo año ya tengo rodados un cortometraje documental titulado Tafarrón (sobre las mascaradas de invierno de Pozuelo de Tábara, en Zamora) y un largometraje mezcla de documental y ficción, Pessoas, que se desarrolla entre Valladolid y Cuba, ambos proyectos en período de postproducción.