La Alegría De La República

Un Mural no es una pintada

 

por Manuel Sierra

 

CARTA AL SEÑOR ALCALDE DE VALLADOLID

Sr. Alcalde: República es una palabra que procede del latín, quiere decir "cosa pública", cosa de todos, algo en lo que todos estamos implicados porque nos afecta a todos.

Sr. Alcalde: El sábado 31 de marzo de 2012, un puñado de gente, amigos y también desconocidos, pintamos un mural en la calle Juan Mambrilla (aunque a veces, parece la prolongación de la calle Ruiz Hernández), en la parte de atrás de las instalaciones deportivas del Colegio de Santa Cruz, propiedad de la Universidad de Valladolid. Pintamos este mural entre las 8 de la mañana y las dos-tres de la tarde y lo hicimos alegre, festiva, anunciada y pacíficamente.

El viernes día 30 de marzo, a medio día, acudí con otras personas del Ateneo Republicano, del Colectivo Contra el Olvido y de la Asociación de la Memoria de la Transición, para pintar el primero de los 17 cuarterones que contiene la pared y dar cita a través de los medios informativos, escritos y hablados, para el día siguiente a todos aquellos que quisieran participar en este Mural de Autor, Sr. Alcalde, pintado colectivamente. Tardé más o menos una hora en realizar este primer cuarterón y esa misma tarde-noche, mientras de clausuraban las Jornadas "Enseñanza y Cultura Republicana -Represión Franquista", en el Paraninfo de la Universidad de Valladolid, el Servicio Municipal de Limpieza, procedía a borrarlo.

Al día siguiente (sábado 31 de marzo), -como le digo-, empezamos a trabajar muy temprano (protegiendo la acera, el zócalo, los bancos, disponiendo las pinturas, el agua ... y pintando) para que el tiempo nos diera de sí y pudiésemos darlo por acabado antes de las 3 de la tarde. Un mural -de Autor- Sr. Alcalde, pintado entre todos, adultos y niños, músicos y cómicos, fotógrafos y personas de toda condición que se fueron sumando a la pintura.


Este mural, Sr. Alcalde, está pintado sobre una pared propiedad de la Universidad de Valladolid que no solo autorizó su realización sinó que dispuso la pared y aledaños adecuadamente para que lo pintado pudiera perdurar (recobraron de nuevo los cuarterones, limpiaron los ladrillos de los pilares, podaron la enredadera, aparejaron los paños...) En fin, Sr. Alcalde, que fue la Universidad la que ordenó el adecentamiento de la pared para la ocasión. La pared que durante muchos años fue soporte de muy variados y pequeños murales (algunos también hechos por mi o conmigo) y que arrastraba últimamente un deterioro físico evidente que no decía nada bueno para el transeúnte ni para la ciudad (¿o hay que decir" casco histórico"?). Durante todo ese tiempo (años) de deterioro ¿dónde estaba el Ayuntamiento y el Servicio de Municipal de Limpieza, veladores del "decoro urbano" Sr. Alcalde?

Este mural -que no pintada- surge de una propuesta que el Ateneo Republicano hizo a la Universidad para pintar ese muro, hace más de un año. Por razones colaterales se fue posponiendo la realización de la pintura y fue apenas hace dos meses, cuando aquel proyecto lo asumió el Colectivo contra el Olvido y la Asociación de la Memoria de la Transición (Colectivos universitarios perfectamente legales), de acuerdo con el Ateneo Republicano y con la Universidad de Valladolid. Lo asumieron e integraron en las Jornadas antes citadas, que tuvieron lugar del 26 al 30 de marzo. La ejecución del mural se incluyó en los programas de las Jornadas como acto de clausura de las mismas y así fue difundido a través de los medios informativos.

Por supuesto, también fue solicitada al Ayuntamiento, la autorización para realizarlo sin que se denegase ni se prohibiese; de hecho la policía municipal estuvo presente a lo largo de la jornada pictórica y no se produjo incidente alguno sinó más bien todo lo contrario.

Por esto, Sr. Alcalde, es por lo que le escribo a toda prisa, en la noche del lunes 2 al martes 3 de Abril, para tratar de aclarar malos entendidos (¿) y con la urgencia que me produjo saber que usted, Sr. Alcalde, anunció el inmediato borrado de "... esa pintada"

Sr. Alcalde: ese mural que usted quiere borrar (y que borrará, me temo) si no lo agreden antes otras personas llevadas, tal vez, por una ira que no facilitará para nada la normalización de las cosas y que podría generar una espiral de "acción-reacción", cuando menos, arriesgada. Este mural que usted llama "pintada" es un MURAL, una obra de creación (mejor o peor) salida de mis manos, de mis ojos y de mi corazón, ayudado por otras muchas manos, ojos y corazones, pintado así, como lo vengo haciendo desde hace decenas de años (también festiva y pacíficamente) a lo largo y ancho de esta ciudad, de esta provincia, de esta región y de éste y otros países.


¿Recuerda usted Sr. Alcalde los murales de las Calles Serafín y Oración que me encargó la Asociación de Vecinos del Barrio de la Rondilla y que usted inauguró hace años? ¿Eran "pintadas" también? ¿En qué se diferencian de éste? ... o es que la cuestión radica únicamente en un papel o en eso que usted esgrime de "casco histórico" ¿o qué, Sr. Alcalde?

Este es, Sr. Alcalde, un Mural de Autor compartido -como lo son todos los murales públicos-por otras muchas personas -muchas Sr. Alcalde-que le proponen al autor el motivo a pintar, aunando un deseo colectivo que quiere expresar algo, un deseo que es de todos y para todos. Mi tarea como autor es buscar la manera pictórica que traduzca ese deseo general en imágenes comprensibles para quienes sepan de estos quehaceres "artísticos" y para quienes no sepan nada, para quienes participen y para quienes pasan por allí, para los grandes y para los chicos, para quienes saben a dónde ir y para quienes deambulan perdidos o solos por la ciudad.

Los murales, Sr. Alcalde, (mal que les pese a algunos) están ahí para ayudarnos a vivir mejor, para pacificar los espacios y para intentar contar con imágenes lo que nos preocupa, lo que nos alegra o lo que nos indigna. Hablo de murales definitivamente públicos y, como tales, accesibles y exteriores; públicos, de todos y para todos.

Este Mural concreto, Sr. Alcalde, tiene, digamos, como base temática la República y las enseñanzas de la República que están, curiosamente, en la base de nuestra democracia tan difícilmente conseguida con el esfuerzo de todos (de unos más que de otros). Este Mural pretende, Sr. Alcalde, contribuir al recuerdo y al homenaje a quienes desde el ejercicio de la enseñanza en tiempo de la República hicieron lo posible por educar a niños, jóvenes y adultos para ser libres y felices y que lo pagaron con sus vidas y su libertad.

Sr. Alcalde: Este Mural no está hecho contra nadie sino que está hecho para todos, para contribuir a la normalización y la relajación de cuerpos y mentes.

La República, Sr. Alcalde, es parte de nosotros, de nuestra historia y -democrática y políticamente hablando- no estaríamos aquí sino hubiese existido... "res pública", Sr. Alcalde, cosa de todos.

Este Mural, que no "pintada", está realizado con pintura industrial y brochas, una manera de pintar que no utilizaría si ahora tuviese 16, 17, 18 años, porque si los tuviese, pintaría "graffittis", contaría (un mural suele ser un relato) lo que tuviésemos que contar con "sprays" y compresores como hacen muy bien varios (muchos) jóvenes en esta y otras ciudades. Esas pinturas tampoco son "pintadas" Sr. Alcalde, son también obras de autor y por tanto dignas como los murales "a brocha", como el mural de la Calle Juan Mambrilla o Ruíz Hernández, respetables. Lo que sí son "pintadas" (en ese sentido despectivo que usted lo dice) son las que repiten compulsivamente un nombre, o una frase escrita apresuradamente (frustradamente en la mayoría de los casos) hechas, por lo general, para fastidiar una pared sin más o un mural.

Por otra parte, Sr. Alcalde, los murales (a diferencia por lo general de los cuadros), contienen una esencia educativa, un cierto didactismo, un algo que quiere invitarnos a considerar (rápidamente porque no suelen durar mucho tiempo) cuestiones de interés general. En este Mural, Sr. Alcalde, pretendí, pretendimos apuntar en esa dirección aludiendo a cuestiones de origen republicano y a la vez de rabiosa actualidad y que se refieren a conquistas sociales: la libertad de partidos políticos, el internacionalismo, el sistema parlamentario, el asociacionismo, el ecologismo, los movimientos y colectivos minoritarios, y-o marginados, la protección de la infancia, la solidaridad y la paz, Sr. Alcalde.

Precisamente esos pájaros que vuelan lenta, silenciosa y pacíficamente sobre esos trigales tricolores, Sr. Alcalde, son esa paz y libertad a la que pretendí, pretendimos, referirnos infructuosamente, me temo.

No se trata de convocar al miedo ni a la ira, Sr. Alcalde, sinó al agradecimiento para quienes dieron su ilusión y su vida siendo maestros republicanos y también para quienes pusieron su ilusión y esfuerzo con iniciativas como la del mural que usted quiere borrar porque solo se trata de "una pintada".

Gracias por todo a quienes estuvieron a mi lado pintando o animando y gracias por nada a quienes, Sr. Alcalde, hicieron lo contrario.
Manuel Sierra, es pintor


P.D. Me dicen por teléfono que algunas personas (¿) hicieron la noche pasada (ya es de día, 3 de abril) "pintadas" sobre el Mural de la Universidad. Esas si son "pintadas, Sr. Alcalde, pintadas que justifican muy bien el borrado del mural que usted prometió ayer en rueda de prensa !Qué casualidad tan oportuna para un Pleno Municipal, por ejemplo¡

Reportaje sobre el mural

 


cylcultural.org     escritos    cartas abiertas