Jorge Matheus


La relación del artista Jorge Matheus, brasileño/portugués, carioca, 43 años, con el arte es vieja y se compone de muchas idas y venidas. Está graduado en grabado por la Escuela de Bellas Artes, Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) en 1991.

Trabajó durante muchos años en el campo de la publicidad en Río de Janeiro y en el año 2000 se trasladó a París para estudiar francés. Se fué de Brasil en busca de algo mejor y pensó que podía encontrar un lugar donde su trabajo podría ser apreciado. Vivía en una casa de estudiantes de diversos países y fue entonces cuando sintió el peso de estar fuera y tener el mundo abierto ante él, pero sintió un tremendo miedo; al mismo tiempo comenzó a trabajar en una agencia de Marketing Directo, cerca de Euro Disney.

Aunque la felicidad está rodeada por el arte en la capital francesa, la vida era cara y el artista se dió cuenta de la necesidad de cambiar su entorno. Por ello se trasladó a Madrid, España, en 2003, donde vive actualmente. Trabajó en una editorial, en la preparación de revistas, libros, ilustraciones. A veces la pintura abarrotaba su casa, por lo que la falta de espacio, tiempo y dinero le hizo dejar el arte para otro momento.

Durante este tiempo se encontró con una afición por la fotografía y el arte. Cuando compró su cámara se dió cuenta de que Madrid está llena de belleza, pero casi nadie lo sabe. En muchos edificios hay esculturas pero las personas pasan sin detenerse a mirar, por falta de tiempo. Se dedicó a fotografiar la ciudad y fue entonces cuando sintió la necesidad de volver a grabar.

Los planes para el futuro, que tiene varios: Quiere exponer en Brasil, ilustrar libros para niños y presentar sus trabajos en galerías de España. Y no se desanima cuando recibe respuestas negativas, sabiendo que las oportunidades aparecen por todas partes. Le ha invitado a participar en exposiciones en otros países como Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Francia. El año pasado participó de una exposición en París con varios artistas del Brasil y el12 de abril de este mismo 2012 estuvo de regreso en la capital francesa para otra exposición sobre los indígenas del Brasil, con 4 grabados.

Sobre la obra:

Los grabados: “Después de muchos años volví al grabado. Soy diplomado en grabado por la Univerisdad Federal de Rio de Janeiro, en 1991. Fue como un rencuentro con mis raíces y me hizo, y hace, sentirme muy bien. Dejo salir todos mis pensamientos sobre el acetado, la base del grabado, y agarro una punta de acero para empiezar a trabajar”.

Los cuadros: “Son de una fase que creo que no volverá más. Hoy estoy mucho más suelto y me gustan los trabajos actuales. Uno de ellos, el 18, lo hice sin pinceles, directamente con mis dedos”.

Los cuadros Delirius, Favela y Última estación: “Después de viajar a mi país en 2011, volví con ganas de trabajar con algo nuevo, para mí. Son collages, mezclando pintura, lápiz, papel seda y material encontrados en la calle. Con ese viaje pude observar y sentir mi país, mi gente y mi familia de otra manera. Intenté pasar todo eso para mis cuadros”.

“Mi pareja es psicoanalista y creo q eso me ayuda mucho a ‘liberar’ las emociones en cada cuadro”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *