VOSTOK 108 Geisha nice

El disco que nos ocupa, Geisha nice, es el debut de Vostok 108, o lo que es lo mismo, el enésimo grupo de metal melódico de la escena nacional, si bien estos vascos tienen un toque diferente, quizá sea por estar producidos por ninguno de los hermanos Escobedo…

 

Geisha nice comienza con una intro instrumental que no aparece en los créditos, de corte industrial, que da paso a Rompiendo moldes, tema que es toda una declaración de intenciones respecto a su música, mostrándonos lo que ellos saben hacer y lo que nos vamos a encontrar a lo largo del CD, que no es más que rock-metal melódico y oscuro en el que abundan los cambios de ritmo y las bonitas atmósferas creadas por las guitarras de Ion y Kintxi y los arreglos orquestales a base de sintetizadores y pianos a cargo de Joseba Beristáin que colabora con la banda en la grabación de este disco.

Nada más es un buen single y Geisha nice, el tema que da título al disco, tiene una gran base rítmica a cargo de Pinto al bajo y Aritz a la batería que me recuerdan a los mejores Skizoo.

Clones del todo sorprende por su comienzo funky hasta que rompe en un estribillo contundente y un puente en el que  Pello Arribas se hace las típicas preguntas existencialistas acerca de quiénes somos y a dónde vamos.

Quizá lo mejor de Geisha nice está en su epicentro. Se enlazan la balada metalera Sin ti, que es el lamento desesperado de un padre que ha perdido a su hijo y espera reunirse con él en la otra vida, dedicado a un amigo de la banda, Vencer a la verdad e Ignorante confusión que son dos temas con gran pegada.

Es inútil lamentar es la típica canción del género sobre mirar hacia adelante cuyo sonido trae a la mente a los Hamlet de Syberia y Pura vida. Tu camino es un bonito medio tiempo que, aunque las comparaciones son odiosas, me recuerda inevitablemente a Sôber y sus proyectos muertos tras su reciente reunificación, cuya influencia es evidente en todo este tipo de grupos que tanto proliferan últimamente. El hecho de que Geisha nice haya sido producido por ellos mismos y Haritz Harreguy en lugar de alguno de los Escobedo o Alberto Seara, gurús de los grupos de este estilo en España, le aporta un toque diferente.

Vostok 108 rinden a gran altura a lo largo de todo el disco y lo que a mi modo de entender le hace bajar la nota es la voz de Pello, muy uniforme y falta de matices que transmitan con más fuerza y credibilidad el sentimiento que transmiten sus letras. De hecho uno de mis temas favoritos del es Biok, la canción que cierra el disco, la única cantada en euskera, y que gana enteros gracias a la colaboración en las voces de Aitor Uriarte.

En líneas generales un muy buen debut y un grupo a tener en cuenta capaz de moverse con soltura entre el pop y el metal, al que le falta pulir un poco la fórmula porque empieza a estar muy vista.

David De La Rock (agosto 2011)

/vostok108.com/

 
 
cylcultural *********grabaciones