Correos. "No es lo que parece". Produlam


Correos en poco más de dos años ha conseguido abrirse un hueco en el panorama musical estatal y es que desde su San Sebastián natal han facturado dos epes, el primero en el 2009 con su mismo nombre en 2010 editan "Modernos eternos", siempre con una aceptación bastante buena y todo eso es de agradecer a su agencia de management "La Agencia", una de las más activas del panorama nacional que los ha colocado en un buen montón de escenarios de todo el estado.

Ahora en el año 2011 y con el sello Produlam records ponen en el mercado  “No es lo que parece”, once temas  con el clásico formato de trió de guitarra, bajo y batería se destapan como una banda que se mueve dentro del mundo pop-rock, pero en el que se aprecian acercamientos al punk rock californaniano, al power pop, al punk pop melódico, el indie o el sonido guitarrero de algunas bandas más cercanas al garaje, con los cual similitudes y parecido le encontraras a muchas y a ninguna banda en concreto, eso que se nota la mano de Iker Piedrahita y su estudio El Sotano.

Melodías pegadizas, guitarras distorsionadas y afiladas, importantes golpes de bajo y un batería que marca las composiciones, todo ello unido a la voz en ocasiones cristalina y otras oscura y siniestra hacen de este disco un todo heterogéneo en el que tienen momentos álgidos como "Marte" donde el drogas se hace un dueto y pone en contraste su vozarrón con la melodía de

Temas directos como "Cientos y cientos", más frescos y bailables como "Toda la verdad", entre lo acústico y emocional "Está lloviendo", mas popis "El silencio" o pop punk como se muestran en "El Mundo al revés", con la colaboración de Iker Piedrahita, que pone el sello de la casa.

Todos los temas son destacables y singles en potencia pero yo me quedo con "Ojos nuevos", un temo de lo más melódico y rico en instrumentación al igual que "La respuesta es el silencio", cercana al indie pop de los 90 y "el barranco" por la intensidad que transmite.

Llama la atención la versión que se hacen del "Blowin in the wind" del maestro Dylan, haciéndola al estilo Correos, que es lo positivo, le dan su toque `personal y el resultado es muy positivo.

En conjunto un disco que nos muestra la heterogeneidad que puede tener el pop rock contra la linealidad de la mayoría de las bandas denominadas "indies".

 

MDM (mayo 2011)

 
 
cylcultural *********grabaciones