VACÍO "Mi dulce infierno". maldito Rc

“Mi dulce infierno” es la segunda referencia del grupo murciano tras su homónimo debut de 2008. Ha sido producido por Alberto Belando y Carlos García (cantante, guitarrista y alma máter del grupo). Éste último ha sabido rodearse de unos buenos músicos para formar una banda de rock y metal melódico donde nos encontramos con unos riffs de guitarra potentes, solos melódicos, y por momentos virtuosos, y contundencia en las bases rítmicas junto a unas letras oscuras y personales que buscan conseguir unas canciones duras y a la vez accesibles. Pero el punto más flojo con diferencia de la banda es su propia tarea a las voces. Su look, calco del Bunbury de “Avalancha” da imagen de por donde van los tiros, y es que la influencia de Héroes del Silencio se hace muy evidente, pero quedando muy lejos del mítico grupo zaragozano. La voz de Carlos es plana, sin matices, sin tomar apenas riesgos, y quizá sea mejor así porque se me antoja que no podría llegar ni a los profundos registros graves que piden las partes reposadas, ni a los agudos en las partes más potentes.

El disco se abre con “Pienso”, canción de la que han rodado un video-clip, y que muestra a la perfección las intenciones del grupo murciano. “Envidia” comienza muy fuerte, rápida, agresiva y trata sobre ese sentimiento tan humano que es la envidia y de cómo librarse de ella. “Sueño de cretinos” tiene un toque más clásico que las anteriores, por momentos me recuerdan a Avalanch o Medina Azahara. Este tipo de influencias están presentes a lo largo de todo el disco pero las más evidentes son las de los Héroes, como dije anteriormente, y la de Sôber, pudiéndose encajar a Vacío en esa corriente que tanto satura el panorama rockero español actual tratando de imitar el sonido de los hermanos Escobedo. Lo poco gusta pero lo mucho cansa. El cuarto tema y que da título al disco, “Mi dulce infierno” es uno de los más inspirados. La colaboración a las voces de Vero Tejero hace que el tema, que tiene un toque gótico, sea más versátil. El disco sigue por esos derroteros hasta llegar a “A veces”, canción acústica que cierra el disco y que es de lo mejorcito del redondo. En esa tesitura calmada, más cercana a la canción de autor, creo modestamente que Carlos se desenvuelve mucho mejor.

Vacío suena bien, tiene buenas intenciones pero ofrece poca novedad y debería pulir algunos aspectos para dar un salto de calidad. El principal es el tema de las voces pero ahí se me antoja complicado el cambio o la evolución.

Myspace

David De La Rock (abril 2011)

 
 
cylcultural *********grabaciones