BLACKJACK. "All In"

(Molusco Producciones, 2011)

La espantosa cubierta de este disco no augura nada bueno. Pero si quieres hacerte una idea de lo que realmente contiene el debut de Blackjack, echa un ojo a la fotografía del libreto, en la que los albaceteños aparecen frente a una buena colección de discos clásicos con camisas de cuadros, una baraja de póquer y una botella de bourbon. A continuación sube el volumen y baja en seguida las persianas para que los vecinos no te vean tocando una guitarra de aire por toda la casa. Y disfrútalo. Esto es rock de la frontera, como Airbourne a través de un filtro sureño, del que suena en esos tugurios miserables del desierto americano en los que los camioneros se inflan a hostias cuando alguien hace trampas en la mesa. Suena a tópico porque lo es. Todo el concepto de la banda es una sucesión de tópicos. Pero qué demonios, es un disco tremendo.

Al contrario que la portada, la apertura de “Born in Hell” deja las cosas claras desde el principio. De la primera a la última, los riffs y los solos de escuela australiana, los estribillos de puño en alto, los berridos hormonados, los ritmos sincopados de la batería, hasta las referencias directas a AC/DC, Motörhead y los propios Airbourne en las letras, todo es energía y testosterona. Y cuando crees que se te acaba el fuelle te sirven canciones anfetamínicas como “Blackjack”, “Death at Twelve O’Clock” y “Petrol, Pride and Freedom”, que te dan el empujoncito que necesitas hasta la agotadora conclusión de “The Fallen Angel”. Aunque a veces te rechinen los dientes con la pronunciación del batería y vocalista, lo cierto es que todo el disco tiene una pegada apabullante. ¡Que esto lo han masterizado en Abbey Road, señoras y señores! Alguien debería traerlos cuanto antes a nuestros (desmejorados) escenarios. Esa sí que sería una buena jugada.

molusco producciones
 
 
cylcultural *********grabaciones