Desastre. "Soltando Lastre". El Garaje

Hay infinidad de bandas en este país por las que pasan los años y como el mal vino se pican, pero hay otras que con los años cogen cuerpo y se convierten en gran reserva. Así sucede con los Desastre que desde el año 1988 han ido cogiendo solera y han conseguido soltar todo el lastre y realizar un disco de los que cualquier bodega se sentiría orgullosa.

En su larga trayectoria han dejado un buen legado, empezando en 1992 con la publicación de "Juntos y Revoltosos" (Potencial Hardcore) en 1994 cambian de sello y editán "Crisis" (Clavo Records). Tras años de silencio en 1998 graban "...Dando que hablar" (Edel Music) y en 2000 "3 y Medio" (Edel Music). De nuevo cambian de compañía y en 2990 ponen en circulación "Callejon Desastre" (Carcajada Records). En este camino se cruzan y tocan con un montón de bandas de rock, punk y metal que van dejando su impronta, notándose la mano de Fernando Madina y los Reincidentes.

En este nuevo disco titulado "Soltando lastre" se muestran como una banda de rock potente y combativo, sin pelos en la lengua pero con las letras muy claritas y directas, pero siempre con mucho compromiso y de gran calidad compositiva y que consigue emocionar y como ellos dicen

"Si te parece extraño que te diga cantando
que mis cuerdas vocales rasgan como cristales".

Tras los primeros acordes del cedé ya ves que el disco es bueno y como los de Usera desde el proimer tema que da título al redondel calientan el resto del cede para un segundo single. Al sonar "Miradas empañadas" y "Un abrazo al dormir" se te ponen los pelos como escarpias ante estas letras cargadas de sentimiento, dos de los temas que más me han gustado en los últimos años.

Pero saben también darle al rock and roll como lo demuestran en "Rock de carretera" y meter caña burra cuando hace falta con letras directas. Así van sonando mas tranquis en "De pena" y contundentes en "Tambores de guerra", letras sociales para la cotidianeidad a la que estamos acostumbrados.

En la parte final siguen en la misma línea con "Haciendo promesas" y "La reina del salón", comprobándose como el cede no baja de intensidad en ningún momento, ni se hace monótono, ni aburrido, todo lo contario, deseas que acabe para volverlo a ponerlo desde el principio, y cuando tras la garra y fuerza de "La reina del salón" piensas que se acaba suena "Carta a Clara", corte en el que ponen toda la carne en el asador y a modo de piano bar basada en la carta de la abuela de la Plaza de mayo "Chicha Mariani a su nieta Clara Amahi, una delicia de tema casi acústico y muy desgarrador donde el saxo de Javier Pérez y el piano de Pedro Juett lo hacen especial.

En conjunto un gran disco que merece la pena que ocupe un lugar privilegiado en tu estantería.

Manuel Eskela (mayo 2012)

 

 
 
cylcultural *********grabaciones