Joven banda vallisoletana formada por Mario, ex de Balder y que cuenta con gente tan contrastada como Andrés, al bajo, bajista también de Enrocke. Con un estilo claro, entre el thrash y el groove metal y con la influencia de grupos como Slayer, Pantera, Sepultura o Anthrax, ya imaginarás por donde van los tiros. Son directos, duros y contundentes y en este 2012 nos han presentado su primer EP titulado "Path of the bitter Stream". Con cinco temas que les sirven más que de sobra para darse a conocer y para haber tocado junto a numerosas bandas locales y con los nacionales Angelus Apatrida.

Aunque el EP no llega a los 15 minutos ya se aprecia toda la calidad que desplegan, su rabia y su estilo. Con dos voces que se van alternando, una más death, gutural, profunda y otra algo más clara aunque también muy grave, a cargo de Santi y de Miguel. Las guitarras veloces, limpias y claras son asunto de los dos Jorges y para la base rítmica machacona, ultrarápida y con muchos cambios de ritmo, Andrés al bajo y Mario a la batería.

Como una intro y sin llegar a los dos minutos el corte que da título al trabajo: "Path of the bitter stream". Oscuro y misterioso en el que se oye rasgar las cuerdas, con el bajo muy presente y la guitarra punteada y limpia por encima.

Le sigue "Welcome to the slaughter" donde ya vemos el juego que se traen las dos voces que aunque graves, se contrastan. Un tema corto, que no llega a los tres minutos de mucha velocidad y cambios de ritmo. "Tear out your heart" con una guitarra más heavy y una batería muy machacona. La voz más gutural adquiere un tinte más agudo. "In the name", sigue la línea de los dos anteriores, con mayor protagonismo de la base rítmica y un solo limpio, con poca distorsión. La voz más clara lleva el peso de la canción. Para cerrar ese EP "Thrown at war", el más largo, con poco más de cinco minutos, continúa con la rapidez, la batería potente y las guitarras claras y veloces. Un buen cierre para un disco que casi es un single que promete mucho. Habrá que esperar a que graben un redondo más largo.

 

Reseña de Skaidana (Diciembre 2012)

Volver a discos

Crónicas

Volver a ValladolidWebMusical