RUFUS T. FIREFLY “Ø”. Origami

Una grata sorpresa es la que me he llevado al escuchar “Ø”, el primer disco en castellano (si no tenemos en cuenta su EP “La historia secreta de nuestra obsolescencia programada” del año pasado), y segundo en la carrera de Rufus T. Firefly. Yo no conocía a esta banda y me temía toparme con otro disco de indie-pop “gafapastoso” de esos que pueden sonar impecables pero no dicen nada. Craso error. “Ø” es un disco diferen­te. Melancólico. Delicado. De esos que dejan huella. Un disco en el que han contado con el nuevo gurú de la producción patria, Manuel Cabezalí, quien ha dotado a la banda de un so­nido más depurado y oscuro. No llegan a ser tan rock como Havalina, pero tampoco son tan pop como otros grupos de su generación, se sitúan en medio, casi equidistantes, y puede que ahí resida su encanto.

Abre el disco la inquietante “Otras vidas” a modo de intro. Canción de corta duración, con poca letra pero mucha épica en sus coros y grandes atmósferas que nos indican muy bien por dónde van los tiros.

Le sigue la futurista “Test de Voight-Kampff”, cuyo título es un guiño a “Blade Runner” y a la novela en que se inspira el film “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” de Philip K. Dick. Musicalmente hablando, muy Radiohead…

“Incendiosuicida” es una de las canciones más directas del álbum y una de en las que mejor se aprecia la influencia de bandas como los madrileños Vetusta Morla o los norteamericanos Anberlin, presente a lo largo de todo “Ø”.

“Ruidos y sueños” comienza con guitarras acústicas y un triángulo creando melodías meláncolicas mientras la canción va “in crescendo”  hasta que se apaga poco a poco junto al sonido de un theremin.

Tenemos temas sugerentes como “El día de la bicicleta” y otros más románticos y apocalípticos como “(Escribe aquí el nombre de la persona a la que más quieras)” y “El séptimo continente” que forman el epicentro de este original disco.

“Ya de niños odiaban la música” sigue en la línea de enigmáticos títulos y crípticas letras aunque en este caso con un comienzo arrollador y una lírica rock desgarradora.

“Somos el enemigo” nos invita a acercarnos a su universo y “Asa nisi masa” hace lo propio enfocándose más hacia un público indie-pop recordándome a grupos como los mejicanos Zoé o los valencianos Metropol.

La apoteosis final llega de la mano de “La Gran Men­tira” y su efervescencia sónica muy en la línea del “X & Y” de Coldplay.

foto iris banegas

Pues ahí están. Rufus T. Firefly han decidido pres­cindir de los intermediarios y han creado su propio sello “LagoNaranjaRecords”, recurriendo a amigos y fans para poder financiarse el disco mediante Crowdfoun­ding. ¡Y muy bien que les ha salido”. Próximamente veremos si la repercusión entre el público es acorde a la calidad musical que atesoran.

http://cargocollective.com/rufustf

 

David González (Oct 2012)

 

 
 
cylcultural *********grabaciones