Guillamino & the Control Z's. "Un altre jo"

Bankrobber

“Me pregunto quién soy”, canta Guillamino. Si él no sabe la respuesta, imaginad los oyentes despistados que abren los ojos como naranjas ante cada una de sus mutaciones.  Guillamino no tiene otro yo, tiene quince. Lo que sorprende es que en este disco muestra solamente uno: su yo más funky. Un yo a base de sonidos orgánicos, voz soulera y el groove de siempre, tirando del hilo de una de sus canciones más populares, “La vida” (2008). Soul y funk en vena, sí.
 
Guillamino estrena banda, los Control Z’s. Y lo hace curiosamente en un disco producido sin usar el control Z. Está grabado en caliente, buscando que la primera toma sea la buena. Tres días de grabación analógica, mezcla en cinta y para casa. Bebiendo de esa adrenalina que desprenden los músicos al tocar juntos y sentirse a gusto, con la sección de metales dándolo todo. Energía y sensibilidad a partes iguales, capturadas al vuelo.
 
Un espíritu que enlaza con la factoría Daptone y todavía más con artistas como Mayer Hawthorne o Jamie Lidell que –como Guillamino- arrancan de la electrónica para derivar hacia el sur. Y cabe recordar también a los grandes referentes, desde Al Green hasta Stevie Wonder. Cero máquinas, ¡humanos al poder!
 
“Un altre jo” es un disco de canciones, rebosantes de groove pero canciones al fin y al cabo. 10 nuevas canciones, todas en catalán por primera vez en un disco de Guillamino.
 
El disco se abre con “És fosc”, paseo nocturno a cielo abierto que empieza intimista para llegar a un crescendo metálico donde los Control Z’s ya juegan sus mejores cartas. Es el momento de mostrar los temas más vitales del disco, el punch de “Verd verd verd”, “Cel tan blau” o el primer single, “Un altre jo”, además de temas pop que pueden dar sorpresas como “Un altre cop”. La segunda parte del disco es territorio de baladas soul, algunas cargadas de energía contenida (“Quan quan quan”) y otras marcadas por una mágica sencillez (“Nina”).
 
Aunque la música camine sola y haga bailar, hace falta reivindicar también la importancia de los textos en este disco. Siempre jugando con el sonido de los monosílabos, las letras revelan un universo introspectivo (“Vi los problemes pasar rodando como esas bolas de polvo gigantes antes de barrer”) que no excluye guiños a la actualidad, esos “sobres blancos llenos de billetes”. Al final, el consuelo de siempre: “Cuando llega el amor, sobran todas esas cosas que nos preocupaban”. Pues sí.


The Control Z's son:
Toni Molina, batería
Gerard Cantero, bajo
Jordi Rudé, guitarra eléctrica, piano, hammond y coros
Genís Bou, saxo tenor, barítono y flauta travesera
Sidru Palmada: trombón
Andrés Tosti, trompeta
Judit Neddermann, coros

Bankrobber <poprobber@gmail.com>

www.bankrobber.net
bankrobber@bankrobber.net

 
 
cylcultural *********grabaciones